La cirugía siempre se reserva para condiciones que no han respondido a tratamiento médico. Esto es particularmente cierto con los pies, debido a que la curación puede ser un problema, especialmente si usted tiene diabetes . Si usted tiene diabetes y está contemplando cirugía, consulte con el médico que se esté haciendo cargo de su diabetes antes de proceder. Considere los riesgos y beneficios.

Están disponibles procedimientos quirúrgicos para los siguientes problemas de los pies:

Uñas del Pie Encarnadas

En casos severos, se necesitan tratamientos más intensivos. La cirugía podría involucrar cortar la porción afilada de la uña encarnada, retirar el blanco de la uña, o retirar una porción del tejido afectado. Métodos no quirúrgicos para tratar uñas del pie encarnadas usan químicos (por lo general fenol), cauterización (calentamiento), o láseres para remover el tejido de granulación en exceso causado por la infección crónica.

Juanetes

Juanete

© 2009 Nucleus Medical Media, Inc.

Si el malestar persiste después de tratamiento conservador, se podría necesitar cirugía. Procedimientos quirúrgicos incluyen:

Bunionectomía - Este procedimiento involucra rasurar el hueso protuberante de la articulación de su dedo gordo. En una variación de este procedimiento, se hace una incisión muy pequeña, a través de la cual se inserta el taladro para rasurar el hueso, guiado por el tacto o por rayos X. La bunionectomía no es una cura, pero las personas por lo general quedan satisfechas con los resultados, los cuales pueden ser duraderos.

Cirugía para Juanetes - La cirugía para juanetes involucra realinear la articulación de su dedo gordo y el hueso junto con tendones y ligamentos. Para algunas personas, podría ser adecuado un procedimiento que permita la corrección de la deformidad sin cortar o unir el hueso. En casos severos, se debe ubicar de nuevo el hueso metatarsal. La recuperación tarda 6-8 semanas, y usted necesitará usar un yeso o usar muletas. Por lo general, los pacientes quedan satisfechos con los resultados a los seis meses.

Dedos del pie en martillo

Se podría necesitar cirugía en algunos casos severos. Si su dedo del pie aún está flexible, sólo se podría involucrar al tendón o tejido suave. Si su dedo del pie se ha vuelto rígido, se necesita cirugía del hueso, pero ésta algunas veces se puede realizar en el consultorio del médico. Un procedimiento llamado artroplastia PIP involucra liberar los ligamentos en la articulación y retirar una pequeña pieza del hueso del dedo del pie, de esta manera creando una nueva articulación. Esto restablece a su dedo en su posición normal. Su dedo se sostiene en posición con un cable rígido durante aproximadamente tres semanas, y después se retira el cable.

Neuromas

Por lo general, la cirugía para retirar el neuroma interdigital (entre los dedos del pie) es exitosa. Usted podrá caminar inmediatamente después, pero podría necesitar un bastón. Sin embargo, algunas veces el tejido del nervio vuelve a crecer y se forma otro neuroma.

Dolor en el Talón

Se podría realizar cirugía en el talón para aliviar el dolor para los espolones del talón, fascitis plantar , y bursitis . No se recomienda cirugía hasta que métodos no quirúrgicos hayan fallado durante al menos seis meses y de preferencia hasta por 12 meses. Los tratamientos no quirúrgicos para el dolor del talón son efectivos en el 90% de los pacientes.

Fasciotomía Plantar para Fascitis Plantar - Este procedimiento libera la fascia plantar del hueso del talón. La fascia en deterioro donde se adjunta al hueso del talón es la causa del dolor. El procedimiento convencional usa una incisión grande y requiere un tiempo de recuperación de aproximadamente dos meses para retomar las actividades normales. Una variación menos invasiva llamada endoscopía usa incisiones pequeñas y todavía está siendo examinada.

Cirugía para Espolones del Talón - La cirugía para espolones del talón involucra cortar y liberar la fascia plantar y remover los espolones. Los espolones del talón por lo general son causados por fascitis plantar, y por lo tanto los dos problemas están asociados. Esta cirugía no siempre es exitosa, pero en algunos casos es el único recurso. La recuperación por lo general requiere inmovilización del pie y el uso de muletas durante aproximadamente dos semanas. La cirugía debería ser un último recurso.

Deformidad de Haglund (Protuberancias por el Uso de Zapatillas)

En casos severos, se podría necesitar cirugía para remover o reducir el crecimiento del hueso, el cual está en la parte posterior del hueso del talón. Sin embargo, según un estudio, la cirugía no fue efectiva para más del 30% de pacientes, y de hecho, el 14% estuvieron peor posteriormente. Expertos aconsejan que usted intente todas las medidas conservadoras antes de elegir este camino invasivo.

Síndrome del Túnel Tarsal

Algunas veces se realiza cirugía para aliviar la presión sobre el nervio, pero estudios están contradictorios con respecto a su efectividad. El síndrome del túnel tarsal causado por condiciones conocidas, como tumores o quistes, podría responder mejor a la cirugía que cuando no se conoce la causa.

Tendinitis de Aquiles

Si su dolor persiste después de tratamiento conservador, la cirugía es una posibilidad. El tendón se explora y se remueven las áreas del tendón degeneradas. Rara vez, hay una pequeña ruptura dentro del tendón, y esto se repara. La cirugía requiere una incisión grande. Después de la cirugía, usted necesitará un yeso durante 3-6 semanas. La mayoría de los pacientes que necesitan cirugía para Tendonitis de Aquiles son corredores dedicados, jugadores de tenis, o jugadores de básquetbol.

Pies Planos

Los niños con pies planos a menudo los superan, particularmente niños altos y esbeltos con articulaciones flexibles. Un experto sugiere que si se forma un arco cuando un niño se pone de puntillas, él probablemente superará la condición. Muchos niños y adultos con pies planos no tienen síntomas en absoluto.

En general, se recomienda el tratamiento conservador para pies planos adquiridos en la adultez. El tratamiento generalmente incluye alivio al dolor y plantillas ortopédicas o hechas a la medida para apoyar al pie y prevenir el avance. En casos muy severos, se usa un procedimiento quirúrgico llamado artrodesis para corregir la desalineación de las articulaciones. Éste no es un prospecto probable, ya que la mayoría de adultos con pies planos pueden arreglárselas bien con zapatos, plantillas, etc. Si un pie plano ocurre gradualmente durante la adultez, esto podría requerir atención médica.