Definición

El prolapso vaginal ocurre cuando las paredes vaginales caen hacia el interior y hacia abajo. Sucede cuando se debilitan los tejidos de soporte de la región inferior de la pelvis. La falta de sostén hace que las paredes de la vagina colapsen. También se ven afectados otros órganos o estructuras que se encuentran cerca de la vagina. Tipos de prolapso vaginal incluyen:

  • Cistocele (vejiga caída): cuando involucra el frente de la vagina y la vejiga
  • Rectocele: cuando involucra la parte posterior de la vagina y el recto
  • Enterocele: cuando involucra la parte superior de la pared vaginal y el intestino delgado

La severidad del prolapso vaginal se puede definir sencillamente como:

  • De primer grado: prolapso dentro de la parte superior de la vagina
  • De segundo grado: prolapso más profundo dentro del canal vaginal
  • De tercer grado: prolapso hasta la abertura vaginal o más allá de la abertura

Existen formas más sofisticadas de medir y describir los prolapsos utilizadas por los médicos especializados.

Causas

El prolapso vaginal es causado por el debilitamiento de las estructuras de soporte de la región pélvica. Los tejidos de contención incluyen la fascia (un tejido fibroso), los ligamentos y los músculos.

Músculos del piso pélvico y órganos

Músculos y órganos de la base pélvica
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Factores de Riesgo

Los siguientes factores incrementan su probabilidad de desarrollar prolapso vaginal:

Síntomas

El prolapso vaginal puede no causar síntomas. Pero cuando lo hace, los síntomas pueden incluir:

  • Presión vaginal
  • Una sensación de llenado o pesadez vaginal
  • Una sensación de tirón en la pelvis
  • Malestar en la vagina
  • Dolor en la parte baja de la espalda que se alivia al recostarse
  • Frecuencia urinaria
  • Micción al reír, toser, o hacer ejercicio
  • Dificultad con las evacuaciones intestinales
  • Relaciones sexuales dolorosas

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico, y le realizará un examen físico. El prolapso vaginal que no tiene síntomas se puede diagnosticar mediante examinaciones ginecológicas de rutina. Su médico la puede canalizar con un ginecólogo, quien le realizará un examen pélvico.

Tratamiento

Hable con su médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. El prolapso de primer o segundo grado sin síntomas puede no requerir tratamiento. Las opciones de tratamiento incluyen:

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel consisten en realizar un esfuerzo consciente para tensionar los músculos pélvicos. La sensación es similar a cuando se intenta evitar la micción. Cada tensión (contracción) de los músculos debe mantenerse por 10 segundos y luego relajar. Repita este paso un total de 10 veces por cada período de ejercicios. Toda la rutina debería repetirse cuatro veces al día.

Inserción de Pesario

El médico puede colocarle un pesario en la parte superior de la vagina. Un pesario es un dispositivo de goma en forma de aro. Ayuda a apoyar el útero y la vejiga.

Cirugía

El prolapso vaginal grave o asociado con síntomas persistentes puede requerir cirugía. La cirugía, denominada reconstrucción pélvica, suele incluir colporrafía y, en algunos casos, histerectomía. La colporrafía es la reparación quirúrgica de las estructuras de soporte de la pelvis. También se sutura la vagina a una estructura estable para sostenerla.

Si se le diagnostica prolapso vaginal, siga las indicaciones de su médico.

Prevención

Para ayudar a prevenir el prolapso vaginal:

  • Haga ejercicios Kegel regularmente, en especial antes y después de dar a luz.
  • Evite el estreñimiento.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Si usted fuma, deje de hacerlo. Fumar puede causar tos crónica y debilitar los tejidos conectivos.
  • Limite levantar objetos pesados.
  • Evite el trauma en el canal de parto al dar a luz.