Definición

Un queloide es un área elevada, carnosa y firme de la piel. Se forma cuando el tejido cicatricial de una lesión que está cicatrizando (p. ej., una herida cutánea profunda) se presenta más allá del área afectada. Esto provoca un crecimiento que puede variar en tamaño de una a varias pulgadas. Los queloides no son perjudiciales para la salud en general.

Causas

Por motivos desconocidos, el tejido cicatricial comienza a formarse de forma incontrolada. Las proteínas continúan multiplicándose después de que la herida se haya cubierto. El proceso puede continuar durante semanas o meses. Esto es especialmente cierto para las siguientes áreas:

  • Lóbulos de los oídos
  • Hombros
  • Parte superior de la espalda
  • Pecho
  • Parte posterior del cuero cabelludo y cuello

Factores de riesgo

Los factores que aumentan la probabilidad de tener queloides incluyen:

  • Etnicidades afroamericana, asiática o hispana
  • Entre 10-30 años de edad
  • Heridas cutáneas profundas, como aquellas provenientes de quemaduras o cicatrices quirúrgicas
  • Cicatrices de acné, vacunas o varicela
  • Antecedentes familiares

Cicatriz quirúrgica normal

Cicatriz normal debida a cirugía
En teoría, el tejido cicatricial debería dejar de formarse en este punto. Debido a los queloides, el tejido cicatricial se formará más allá de los bordes de la cicatriz original.
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Síntomas

Con frecuencia, los queloides comienzan como bultos pequeños en el sitio de una lesión cutánea. Gradualmente, se forman más allá de los bordes de la herida original. Los queloides no se extienden por debajo de la superficie.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor
  • Ardor
  • Picazón
  • Sensibilidad

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Usted podría ser canalizado con un especialista. Los dermatólogos se especializan en la piel. Pueden confirmar el diagnóstico y asistir en la extracción. Un cirujano plástico puede realizar la extracción.

Las pruebas pueden incluir una biopsia. Esto puede realizarse para descartar la formación de tumores o de otros trastornos cutáneos.

Tratamiento

En casos muy infrecuentes, algunos queloides se disuelven solos. Sin embargo, en el caso de los pacientes que tienen riesgo de padecer la formación de queloides, es frecuente que un queloide vuelva a aparecer después de haber sido eliminado. Los principales objetivos del tratamiento para queloides son:

  • Remover la queloide para permitir la recuperación normal
  • Detener la incomodidad causada por el dolor, el ardor, la comezón o la sensibilidad
  • Evitar la repetición
  • Minimizar la cicatrización

Las opciones de tratamiento pueden variar. El médico puede recomendar más de uno, según el grado de afección.

Inyecciones Corticosteroides

Estas inyecciones se colocan directamente en la lesión cutánea. Se repiten cada 3 ó 4 semanas durante seis meses. Los esteroides alivian la comezón y el dolor. Pueden retardar la formación de colágeno. Esto provoca que el queloide reduzca su tamaño. Este procedimiento puede combinarse con cirugía para extraer toda lesión remanente.

Vendajes de Compresión

Este proceso se utiliza para aplicar presión en el queloide. La presión hará que se aplane. El vendaje vuelve a aplicarse cada 7 a 10 días. El tratamiento puede continuar durante un período de 3 a 12 meses.

Cirugía

Es posible que se realice una cirugía para extraer el queloide. Con frecuencia, se realiza en combinación con inyecciones de corticosteroides.

Criocirugía

Este método se utiliza para congelar pequeñas lesiones contenidas. La criocirugía puede realizarse junto a inyecciones de corticosteroides.

Radioterapia

Esta terapia es muy exitosa. Se limita debido a las toxicidades.

Interferón alfa

Estas inyecciones pueden reducir las tasas de recurrencia después de la cirugía.

Fluorouracilo intralesional

Este fármaco puede ser beneficioso para los queloides.

Imiquimod

Esta crema se ha utilizado para impedir una nueva formación de queloides después de la extracción.

Prevención

Para ayudar a reducir sus probabilidades de formación de queloides, tome las siguiente medidas:

  • Evite un trauma de la piel.
  • Atienda las cortaduras o abrasiones inmediatamente para minimizar la cicatrización.
  • Evite la cirugía cosmética electiva.
  • No tatúe o perfore sus oídos u otras áreas del cuerpo.