El propósito de la revisión es el diagnóstico y tratamiento tempranos. Los exámenes de revisión por lo general se administran a personas sin síntomas actuales, pero que podrían estar en alto riesgo de ciertas enfermedades o condiciones.

Exámenes de Revisión

Auto-Examinación de Seno - A la examinación de sus propios senos se le llama auto-examinación de senos (BSE). A usted se le anima a realizarse una BSE regularmente y avisarle a su médico inmediatamente si nota algún cambio.

Muchas mujeres alegan que nunca sienten nada o que su seno es tan abultado que no sabrían lo que se siente cuando algo anda mal. Debido a que una mujer puede palpar su seno mucho más regularmente que un médico, es muy importante que se realice una BSE.

En lo que se debe enfocar una mujer es en algo nuevo o diferente. Una porción particularmente abultada del seno se debería sentir por una mujer, y ella puede desarrollar lo que se siente imaginariamente. Vuelva a hacerlo un mes después y siéntalo nuevamente. Si es diferente, consulte al médico. Si hay alguna pregunta, siéntalo en otra semana. Algunos quistes pueden aparecer y desaparecer. Las masas que aparecen y desaparecen por lo general no son cancerosas.

The American Cancer Society tiene un equipo que está disponible. Éste es muy útil debido a que tiene modelos de senos que tienen cáncer tanto profundo como superficial dentro del modelo. Además de nuevos abultamientos, otras cosas que debería buscar una mujer son secreción del pezón (ya sea transparente o con sangre), hoyuelos en la piel, engrosamiento de la piel, enrojecimiento de la piel, dolor, nuevos abultamientos, o una sensación de llenado en la axila. Finalmente, es importante tener en mente que este equipo no sustituye los exámenes clínicos.

Examinación Clínica de Senos - Durante su examinación física de rutina, su médico o profesional en el cuidado de la salud podría realizar una examinación clínica del seno (CBE). Durante una CBE, su médico sentirá cuidadosamente sus senos y debajo de sus brazos para revisar abultamientos u otros cambios inusuales.

Mamograma - Un mamograma es una radiografía especial del seno, el cual con frecuencia puede encontrar tumores que son demasiado pequeños para que usted o su médico los sientan. Su médico podría sugerir que usted se realice un mamograma, especialmente si tiene alguno de los factores de riesgo listados anteriormente.

La capacidad de un mamograma para detectar cáncer depende de factores tales como el tamaño del tumor, la edad de la mujer, la densidad del seno, y la habilidad del radiólogo.

Ultrasonografía - Durante una ultrasonografía, se rebotan ondas sonoras (llamadas ultrasonido) en tejidos y los ecos se convierten en una imagen (mamograma). El ultrasonido se usa para evaluar abultamientos que hayan sido identificados por una BSE, CBE, o mamografía. Los ultrasonidos no se usan como una herramienta de revisión.

Imagen de Resonancia Magnética (MRI) - Un procedimiento en el cual se usa un imán vinculado a una computadora para crear imágenes de áreas internas del cuerpo. Las MRI se usan para evaluar masas en el seno que se hayan encontrado mediante BSE o CBE, y para reconocer la diferencia entre cáncer y tejido cicatrizante. El uso de MRI de seno ha incrementado últimamente, pero este examen no es para todas las mujeres, y se le debería dejar a su médico una discusión completa sobre quién se beneficiaría más.

Indicaciones de Revisión

Las indicaciones de revisión para cáncer de seno (en particular, mamografía) aún están en debate por parte de varias organizaciones profesionales.

Las indicaciones de revisión recomendadas por the American Cancer Society y National Cancer Institute incluyen:

  • Las mujeres se deberían realizar su primer estudio de revisión inicial entre los 35-40 años de edad.
  • Las mujeres en sus 40 años se deberían revisar cada 1-2 años con mamografía.
  • Las mujeres de 50 años y mayores se deberían revisar cada año.
  • Las mujeres que tienen riesgo más alto del promedio para cáncer de seno deberían buscar el consejo médico experto sobre si ellas deberían comenzar la revisión antes de los 40 años de edad y la frecuencia de la revisión.