Facebook Pixel

Riesgo Reducido de la Enfermedad de Alzheimer: ?un Beneficio Posible de la Terapia de Reemplazo Hormonal?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Riesgo Reducido de la Enfermedad de Alzheimer: ¿un Beneficio Posible de la Terapia de Reemplazo Hormonal?

Varios factores pueden contribuir al riesgo de una persona de desarrollar la enfermedad de Alzheimer (AD por sus siglas en inglés), incluyendo factores hormonales. Actualmente los científicos están estudiando qué efectos, de existir, tienen las hormonas en el riesgo de AD y si el uso de la terapia de reemplazo de hormonas (HRT por sus siglas en inglés) por mujeres durante la menopausia ejerce algún efecto protector sobre ese riesgo.

Los resultados de tales estudios han sido contradictorios, pero uno reciente, publicado en el Journal of the American Medical Association , encontró que las mujeres quienes tomaron la HRT tuvieron un riesgo menor de desarrollar AD más tarde en la vida comparadas tanto con mujeres como con hombres que no usaron la HRT. La comparación con los hombres es importante, debido a que después de las edades de 80 a 85 años, las mujeres parecen tener un riesgo más grande para AD que los hombres de edad similar.

Acerca del Estudio

Los investigadores de varias instituciones usaron datos de un estudio de los factores genéticos y de estilo de vida en el riesgo para AD en hombres y mujeres mayores residentes en Cache County, Utah. Fueron evaluados los datos de un total de 3246 sujetos: 1357 hombres (edad promedio de 73 años) y 1889 mujeres (edad promedio de 75 años).

De 1995 a 1997, los sujetos fueron valorados para ver cuántos de ellos tenían AD. Fueron ocupados varios métodos comúnmente usados y bien aceptados para el diagnostico del AD, incluyendo cuestionarios de revisión y exámenes detallados por psiquiatras y neuropsicólogos geriátricos. Tres años después, durante 1998 al 2000, los sujetos fueron vueltos a evaluar para ver cuántos casos nuevos de demencia se habían desarrollado.

Los investigadores también entrevistaron los sujetos femeninos para averiguar cuántos habían usado la HRT en algún momento de sus vidas. Ellos clasificaron a los usuarios de la HRT como "anteriores" o "actuales," y también clasificaron el uso basados en la duración, incluyendo menos de 3 meses, de 3 a 10 años y más de 10 años. Entonces calcularon el riesgo de los sujetos de desarrollar AD y usaron análisis estadísticos para relacionarlo con el uso de la HRT.

Los Resultados

De los 3246 sujetos estudiados, 35 hombres (2.6%) y 88 mujeres (4.7%) desarrollaron la AD durante el periodo de 3 años entre la valoración inicial y el seguimiento. Las mujeres que usaron la HRT tuvieron un 59% menos de riesgo de desarrollar la AD comparadas con las mujeres que no usaron la HRT y tuvieron un 23% menos de riesgo comparadas con los hombres. La reducción en el riesgo fue vista principalmente en mujeres quienes fueron usuarias anteriores de la HRT (en oposición a las usuarias actuales) y en aquellas que la usaron por más de 10 años. Esto llevó a los investigadores a hacer la hipótesis de que el efecto potencial protector de la HRT sobre el riesgo de AD en la etapa tardía de la vida depende de que las mujeres tomen la HRT más temprano en la vida (en la menopausia), antes de que la AD haya empezado a desarrollarse.

Al hacer los análisis estadísticos, los investigadores controlaron otros ciertos factores (conocidos como "factores desconcertantes") que pudieron haber influenciado el riesgo de AD, incluyendo la edad y el nivel de educación.

Sin embargo, como muchos estudios observacionales, éste tiene ciertas limitaciones, incluyendo las siguientes:

  • Los sujetos estudiados fueron un grupo muy homogéneo - esto es, ellos tuvieron características socioeconómicas y socioculturales similares y todos ellos residían en el mismo condado. Por tanto, los resultados no pueden necesariamente ser generalizados al público en general.
  • Este estudio se basó en los propios recuerdos de los sujetos de su exposición a la HRT. Los resultados hubieran sido distorsionados si los sujetos de forma no intencional hubieran desinformado su exposición a la HRT, un acontecimiento que es común en esta clase de estudios.
  • Pudieron haber sido algunas otras características desconocidas de las mujeres que tomaron una HRT (distintas de los factores desconcertantes para las que fueron controladas) que pudieron haber influenciado su riesgo de AD.

¿En que manera le afecta?

Así que, ¿significan los resultados de este estudio que los médicos deben empezar a prescribir la HRT como un medio de prevenir la enfermedad de Alzheimer? Todavía no. Es necesaria más investigación, incluyendo ensayos clínicos, especialmente a la luz de los descubrimientos hechos públicos este verano del estudio Women's Health Initiative mostrando que la HRT incrementan ligeramente el riesgo de cáncer de seno, ataque cardiaco y apoplejía . Es importante notar que la mayoría (72%) de los usuarios actuales de la HRT en el presente estudio estuvieron recibiendo terapia consistente en estrógeno solo, lo cual todavía está siendo estudiado por la WHI.

A medida que la investigación continúe desarrollándose, hable con su médico acerca de sus riesgos y beneficios individuales potenciales de tomar la HRT. En cuanto a la prevención del Alzheimer - un número de estudios sugieren que ciertos factores alimenticios y medicamentos, junto con el ejercicio tanto para el cuerpo como para la mente, tienen el potencial de reducir el riesgo. Pero son necesarios más datos posteriores antes de que puedan hacerse recomendaciones generales.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health
Postmenopausal Hormone Therapy
http://www.nhlbi.nih.gov/health/women/index.htm

Alzheimer’s Disease Education & Referral Center
http://www.alzheimers.org

Fuentes:

Zandi PP, Carlson MC, Plassman BL, et al. Hormone replacement therapy and incidence of Alzheimer disease in older women: The Cache County Study. JAMA . 2002;288:2123-2129.

Resnick SM, Henderson VW. Hormone therapy and risk of Alzheimer disease: A critical time. JAMA . 2002;288:2170-2172.



Último revisado Nov 7, 2002 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!