Definición

Síndrome de muerte súbita infantil (SIDS) se refiere a la muerte inesperada e inexplicable de un niño menor de un año de edad. El SIDS es poco frecuente durante el primer mes de vida. Alcanza su mayor incidencia entre los 2 y 4 meses de edad y luego disminuye gradualmente.

Causas

Los expertos no saben por qué mueren repentinamente algunos bebés. La investigación espera encontrar una causa que se pueda prevenir. Existen muchas teorías. Es probable que la investigación revele que las muertes por SIDS se deben a varias causas diferentes, pero importantes. Algunas causas sugeridas incluyen:

  • Anormalidades en una sección del cerebro que controla la respiración durante el sueño y la vigilia
  • Anormalidades en el control del ritmo cardiaco
  • Cambios en la manera en la que funciona la serotonina, un neurotransmisor, en el cerebro
  • Cambios en algunos componentes del sistema inmune
  • Respuesta inadecuada de alerta ante la obstrucción respiratoria o asfixia (una falta de oxígeno o exceso de dióxido de carbono en el cuerpo causado por la interrupción de la respiración; puede causar pérdida de la consciencia)

Tallo cerebral

tallo cerebral
Área del cerebro relacionada con la regulación de la respiración.
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan la posibilidad de sufrir SIDS son:

  • Edad del lactante: menos de 6 meses de edad
  • Bajo peso al nacer
  • Retraso en el crecimiento fetal
  • Historial de muerte a causa de SIDS en un hermano
  • Historial de un evento agudo de amenaza para la vida
  • Incidente previo de apnea grave sin explicación (cuando la respiración se interrumpe repetidamente) que haya requerido resucitación
  • Dormir boca abajo o de costado en lugar de hacerlo boca arriba
  • Otros factores de riesgo son más generales e incluyen:
    • Edad de la madre: menos de 20 años durante el primer embarazo
    • Familias nativas de Alaska, nativos americanos y de raza negra
    • La pobreza puede influir
    • Sexo masculino
    • Fumar durante el embarazo o dentro de una casa donde el bebé esté durmiendo
    • Consumo de alcohol, opiáceos, o cocaína durante el embarazo
    • Antecedentes de anemia o una infección del tracto urinario durante el embarazo
    • Cuidado prenatal nulo o tardío
    • Parto prematuro
    • Infección reciente y/o fiebre
    • Clima frío a finales de otoño o invierno
    • Sobre-calentamiento
    • Bajo estatus socioeconómico o bajo nivel de educación
    • No usar chupón a la hora de acostarse

Síntomas

Un bebé que muere de SIDS por lo general parece estar saludable. Él puede haber tenido un resfriado o infección gastrointestinal en las dos semanas previas a su muerte. Por lo general no hay señales de alerta de que un bebé esté a punto de morir de SIDS.

Diagnóstico

Se deben descartar todas las posibles enfermedades y causas de muerte antes que se haga un diagnóstico de SIDS. Se llevará a cabo una investigación completa incluyendo:

  • Autopsia
  • Valoración de la escena de la muerte
  • Revisión de los historiales médicos del bebé y de la familia

Tratamiento

Se debe llamar al personal médico de emergencia tan pronto como se descubra que el bebé no está respirando. Debe realizarse CPR infantil inmediatamente. Busque atención médica de inmediato, incluso si el bebé comienza a respirar nuevamente. Se debe evaluar completamente la causa del incidente. Las familias pueden necesitar asesoría para la pena después de la muerte. Algunos padres encuentran útiles los grupos de apoyo.

Prevención

No se conocen maneras para predecir cuáles bebés morirán a causa de SIDS. Varias acciones pueden ayudar a disminuir el riesgo de su hijo de SIDS:

Durante el embarazo:

  • Reciba cuidado prenatal temprano y regularmente.
  • No fume ni consuma drogas durante el embarazo.

Después del parto:

  • Ponga al bebé a dormir boca arriba. No permita que un bebé duerma boca abajo o de costado. La práctica de poner al bebé a dormir boca arriba ha reducido considerablemente la incidencia del SIDS en muchos países. Pida a su médico más información sobre colocar a su bebé para dormir.
  • Otros factores que podrían ayudar a reducir el riesgo de SIDS incluyen:
    • Proporcionar un colchón firme para la cuna.
    • No coloque cobertores, un edredón, almohada, o piel de carnero debajo del bebé.
    • No deje que el bebé duerma sobre una cama de agua.
    • Retire de la cama los juguetes blandos, de peluche.
    • Mantenga el cuarto del bebé a una temperatura cómoda (68º F - 72º F).
    • No vista excesivamente al bebé.
    • Permita el uso de chupón durante la hora de la siesta y a la hora de acostarse.
    • No cubra la cabeza o rostro del bebé.
    • Evite comer en exceso.
    • No fume dentro de la casa, o deje de hacerlo por completo.
    • Lleve al bebé para que reciba cuidado médico regular.
    • Vacune a su hijo en los momentos recomendados.
    • Aprenda CPR infantil.
    • Permita que el bebé duerma en su cuna en la misma habitación en la que usted duerme (pero no deje que duerma en la misma cama)
  • La American Academy of Pediatrics no recomienda el uso de un monitor de apnea exclusivamente para prevenir el SIDS. No se ha demostrado que esta práctica tenga alguna influencia.

Asegúrese que cualquier otra persona que cuide a su hijo también esté al tanto de estas recomendaciones, especialmente de que el bebé debería ser colocado boca arriba para dormir.