Existen muchos tipos diferentes de exámenes prenatales, que examinan tanto a la madre como al feto en busca de posibles problemas. Diferentes exámenes son apropiados en diferentes momentos de su embarazo. Algunas pruebas se realizan de rutina; otras se completan sólo cuando hay una razón importante para hacerlas, como un historial familiar de una condición.

Algunos exámenes prenatales son exámenes de revisión, mientras que otros son de diagnóstico. Un examen de revisión proporciona información sobre la posibilidad de que exista un problema. Por ejemplo, una prueba de detección de alfafetoproteína (AFP) puede mostrar que el riesgo de padecer columna bífida es del 1%. Un examen de diagnóstico puede decir que está presente un problema específico.

Los diferentes tipos de examinación prenatal incluyen:

Examinación Prenatal en Su Primera Visita

En su primera visita de cuidado prenatal, su profesional en el cuidado de la salud realizará exámenes de sangre y de orina.

Análisis de sangre

En un examen sanguíneo, se retira sangre de su brazo usando una jeringa y se envía a un laboratorio para su evaluación. Los exámenes de sangre revisan:

Tipo Sanguíneo y Factor Rh

Existen cuatro tipos de sangre principales: A, B, AB y O. Cada uno de estos tipos de sangre también se clasifica por los tipos de antígenos presentes: proteínas en la superficie de las células sanguíneas, una de las cuales se llama factor Rh. Si usted lleva esta proteína, es Rh positivo. Si no lleva esta proteína, es Rh negativo. Aproximadamente el 85% de las personas son Rh positivas.

Cuando la madre es Rh negativa y el padre es Rh positivo, el feto tiene una probabilidad de al menos el 50% de ser Rh positivo (al heredar el factor Rh del padre). Esto provoca posible incompatibilidad de Rh, y la madre podría desarrollar anticuerpos a los antígenos Rh en la sangre del bebé si una pequeña cantidad de la sangre del bebé se mezcla con la sangre de la madre. Esto ocurre rara vez en el primer embarazo de una mujer, ya que por lo general las células fetales sólo ganan acceso a la circulación de la madre mucho después en el embarazo o durante el parto. Además, la mujer se puede sensibilizar al factor RH durante un aborto o embarazo ectópico.

Los síntomas y complicaciones de la incompatibilidad de Rh sólo afectan al feto o recién nacido; la salud de la madre no se ve afectada. Si los anticuerpos de la madre atraviesan la placenta y atacan la sangre del feto, los glóbulos rojos del feto se descompondrán y esto provocará anemia fetal. Esto puede causar inflamación del cuerpo del bebé, daño cerebral, insuficiencia cardiaca, problemas respiratorios, o incluso la muerte del feto o recién nacido.

La incompatibilidad de Rh se puede prevenir en la mayoría de los casos mediante inyecciones maternas de inmunoglobulina Rh (RhIg), la cual previene la sensibilización de la sangre de una madre Rh negativa. La primera inyección se administra a las 28 semanas de embarazo. La segunda inyección se administra dentro de un lapso de 72 horas después del parto (o aborto espontáneo o aborto voluntario) para desensibilizar a la sangre de la madre para futuros embarazos.

Una vez que una mujer Rh negativa desarrolla anticuerpos para un bebé Rh positivo, el tratamiento RhIg no ayuda. Por lo tanto, la examinación prenatal y las medidas preventivas son extremadamente importantes. El feto será monitoreado cuidadosamente durante el embarazo, y el bebé podría necesitar una transfusión sanguínea después del parto. En casos severos, el feto podría recibir una transfusión sanguínea mientras esté en el útero.

Anemia por Deficiencia de Hierro

Si usted está anémica, tiene niveles bajos de hierro en su sangre. La anemia puede conllevar a cansancio extremo e incrementar su riesgo de parto pretérmino. Se le pueden prescribir tabletas o inyecciones de hierro.

Enfermedades de Transmisión Sexual (STD)

Muchas STD pueden dañar a su bebé en desarrollo. Los profesionales en el cuidado de la salud realizan rutinariamente pruebas para detectar clamidia y gonorrea, mediante un cultivo, y los análisis de sangre siguientes: hepatitis B, sífilis y virus de inmunodeficiencia humano (VIH).

Inmunidad a Ciertas Enfermedades

La varicela y el sarampión alemán (rubéola) pueden provocar defectos de nacimiento si la madre se infecta por primera vez durante el embarazo.

Fibrosis Quística (CF)

La CF es una enfermedad genética. Ambos padres deben ser portadores del gen CF para que el bebé contraiga la condición, para la cual no hay cura. Esta prueba por lo general se ofrece a todas las mujeres embarazadas, incluso si no hay historial familiar. Es más probable que la CF ocurra si los padres son de Europa oriental o de ascendencia judía.

Exámenes de Orina

En un examen de orina, usted recolecta una muestra de su orina en un contenedor estéril. La orina se envía a un laboratorio para su evaluación. Los exámenes de orina se realizan en cada visita prenatal y revisan:

  • Azúcar (glucosa): la presencia de azúcar en la orina indica diabetes gestacional, un tipo de diabetes que ocurre sólo en el embarazo. Si hay azúcar presente en su orina, su profesional en el cuidado de la salud ordenará exámenes adicionales para confirmar el diagnóstico.
  • Proteína: la presencia de proteína en la orina podría indicar una infección aparato urinario. Posteriormente en el embarazo, las proteínas en la orina pueden ser señal de pre-eclampsia, una condición caracterizada por un aumento repentino en la presión arterial y (algunas veces) aumento excesivo de peso
  • Cetonas: la presencia de cetonas en la orina indica que su cuerpo extrae la energía de las grasas y no de los carbohidratos. Esto puede significar que usted no está recibiendo lo suficiente para comer o está deshidratada.
  • Bacterias: la presencia de una cantidad significativa de bacterias en la orina indica una posible infección en el aparato urinario. Su profesional en el cuidado de la salud podría prescribir antibióticos para tratar la infección.

Examinación Prenatal Realizada a lo Largo del Embarazo

Se pueden realizar muchos tipos diferentes de exámenes para valorar la salud y desarrollo de su bebé.

Ultrasonido

Un ultrasonido usa ondas sonoras para examinar estructuras internas, incluyendo al feto en desarrollo y la posición de la placenta. El ultrasonido es un examen no invasivo que no posee riesgo para la madre o el feto. Dependiendo del trimestre en el que esté, se puede usar un ultrasonido por diferentes razones.

Ultrasonido

Imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Primer Trimestre :

  • Confirmar un embarazo
  • Estimar la edad gestacional
  • Identificar la ubicación del embarazo (en el útero o en las trompas de falopio)
  • Revisar en busca de un defecto en el tubo neural
  • Revisar en busca de gestaciones múltiples
  • Revisar en busca de anormalidades cromosómicas

Segundo Trimestre :

Identificar posibles anormalidades fetales

  • Semanas 11-14: características de un posible síndrome de Down
  • Semanas 18-20: posibles malformaciones congénitas
  • Revisar en busca de embarazos múltiples
  • Confirmar edad gestacional y crecimiento fetal
  • Revisar el nivel de líquido amniótico
  • Determinar el sexo del bebé

Tercer Trimestre :

  • Determinar la ubicación y desarrollo de la placenta
  • Revisar el bienestar y movimiento fetal
  • Identificar cualquier anormalidad uterina y pélvica de la madre
  • Revisar la adecuación de la cantidad de líquido amniótico

En el principio del embarazo, su médico podría utilizar una ecografía transvaginal. Durante este procedimiento, se inserta una sonda delgada dentro de su vagina y se generan imágenes del útero y ovarios en un monitor de computadora y son evaluadas por un profesional capacitado. Usted necesitará vaciar su vejiga antes de la prueba.

Más adelante en el embarazo, su médico realizará una ecografía transabdominal. Durante este procedimiento, su abdomen es cubierto con un gel y un técnico pasa una herramienta similar a una varilla llamada transductor a través de su abdomen. Se generan imágenes del feto en un monitor de computadora y son evaluadas por un profesional capacitado. Cuando este procedimiento se realiza durante el primer trimestre, se requiere tener la vejiga llena.

Si su embarazo se considera de alto riesgo, podría realizarse un ultrasonido avanzado, incluyendo una valoración de la anatomía fetal y valoración del corazón fetal. Este procedimiento es similar al ultrasonido transabdominal, pero enfoca un problema específico y usa equipo más sofisticado. Usted también podría tener un ultrasonido en 3D, el cual usa sondas especialmente diseñadas para crear una imagen tridimensional del feto.

Además, se podría realizar un ultrasonido Doppler, el cual puede detectar células sanguíneas en movimiento y miden su dirección y velocidad.

Revisión Triple o Revisión de Marcador Múltiple

La revisión triple es un examen de sangre materna que mide los niveles de tres sustancias producidas normalmente por el feto o placenta. Esta prueba se usa para identificar embarazos que tienen un riesgo más alto del promedio de ciertos defectos congénitos, como síndrome de Down y defectos del tubo neural.

La revisión triple se puede realizar entre la semana 15 y 22 de embarazo. Sin embargo, es más precisa cuando se lleva a cabo entre la semana 15 y 17. La revisión se realiza mediante un retiro normal de sangre y no posee riesgo para la madre o el feto.

La revisión triple se ofrece a todas las mujeres embarazadas, pero se recomienda para mujeres que:

  • Tienen un historial familiar de defectos congénitos
  • Tienen 35 años de edad o más
  • Usaron medicamentos o drogas posiblemente dañinos durante el embarazo
  • Tienen diabetes y usan insulina
  • Tuvieron una infección viral durante el embarazo
  • Han estado expuestas a altos niveles de radiación

Las tres sustancias que mide la revisión triple son:

  • Alfa fetoproteína (AFP) - proteína normalmente producida por el feto
  • Gonadotropina humana coriónica (hCG) - hormona producida dentro de la placenta
  • Estriol - estrógeno producido tanto por el feto como por la placenta

Los niveles se expresan como altos, bajos, o normales. La siguiente tabla presenta la posible evaluación con base en el nivel de la sustancia:

AFPEstriolhCG
Defectos del tubo neuralAltoNormalNormal
Síndrome de Down (trisomía 21)ReducidoReducidoIncrementado
Trisomía 18ReducidoReducidoReducido

La detección triple es un examen de revisión, no un examen de diagnóstico. Esto significa que la prueba sólo puede valorar el riesgo, no puede diagnosticar una condición. El riesgo individual de una mujer de defectos congénitos se calcula usando los niveles de AFP, estriol, y hCG combinados con la edad de la madre, peso, raza, y si ella requiere insulina debido a diabetes.

Los resultados de la prueba por lo general están disponibles en 3-5 días, pero pueden tardar hasta dos semanas. Los resultados se expresan como probabilidades. Por ejemplo "las probabilidades de que este bebé tenga síndrome de Down ahora son mayores, menores, o iguales" a lo que se esperaba con base en la edad e historial médico de la madre.

Si la revisión triple muestra riesgo incrementado, se realiza examinación adicional, así como una canalización con un especialista genético. Es importante tener en mente que esta prueba sólo indica la probabilidad de un resultado; no es un diagnóstico. Además, muchas mujeres con una prueba de revisión positiva no tienen un hijo con un defecto congénito. A esto se le considera un resultado "falso positivo".

Algunas veces la AFP se examina sola, sin hCG y estriol. Además, se puede agregar un marcador adicional a la prueba, haciendo de la revisión triple una revisión cuádruple. La sustancia es inhibina A, la cual es una glucoproteína. Estudios han encontrado que un mayor número de marcadores incrementa la precisión del examen de revisión.

Amniocentesis

Una amniocentesis es un procedimiento de diagnóstico durante el cual se retira una muestra de líquido amniótico y se evalúa. El líquido amniótico es el líquido que rodea a un feto en desarrollo y contiene células normalmente arrojadas por el feto.

Amniocentesis

imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Cuando se realiza temprano en el embarazo (de la semana 15 a la 18 de embarazo), se usa para detectar:

La amniocentesis se recomienda para mujeres que:

  • Tienen un historial familiar de defectos congénitos
  • Tienen 35 años de edad o más
  • Tienen un hijo previo con un defecto congénito
  • Tienen resultados anormales de un examen sanguíneo de revisión, como la revisión triple

También se puede realizar una amniocentesis cerca del momento del parto para valorar la madurez pulmonar del bebé o para revisar si hay una infección alrededor del bebé.

Durante una amniocentesis, un médico inserta una aguja a través de la pared abdominal y dentro del útero para remover una pequeña cantidad de líquido amniótico (1-2 cucharadas). Se usa un ultrasonido para guiar al médico cuando inserte la aguja. Se puede usar un anestésico local. Usted podría experimentar calambres, dolor, o presión. El procedimiento durará aproximadamente 45 minutos, pero retirar el líquido tarda menos de cinco minutos.

Después del procedimiento, el médico revisará los latidos cardiacos del feto para asegurarse que esté normal. Usted debería descansar durante varias horas después del procedimiento y abstenerse de las relaciones sexuales y actividad vigorosa durante el resto del día. Llame a su profesional en el cuidado de la salud si usted experimenta fiebre, sangrado en curso, calambres severos que duran varias horas, o fuga de líquido amniótico.

Las células fetales en el líquido amniótico crecen en un cultivo celular, y el ADN se analiza para detectar anormalidades cromosómicas. Los resultados pueden tardar hasta un mes, pero el tiempo varía. Los resultados de una amniocentesis son altamente precisos (99%).

El riesgo principal con la amniocentesis es el aborto espontáneo. El riesgo de aborto espontáneo varía de 1 de cada 400 a 1 de cada 200. El riesgo de aborto espontáneo incrementa aproximadamente a 3 de cada 100 casos cuando el procedimiento se realiza tan temprano como a las 11 semanas. Si el procedimiento se lleva a cabo antes de las 13 semanas, existe un pequeño incremento en el riesgo de pie zambo. También puede ocurrir infección después de la amniocentesis, pero es poco común. Una ligera cantidad de líquido amniótico se puede filtrar, pero por lo general se detiene por sí sola. Es raro que la filtración sea continua. Si lo es, el embarazo se monitorea cuidadosamente.

Si los resultados de la amniocentesis indican que podría haber un problema, se recomienda asesoría.

Muestra de Villus Coriónico (CVS)

La muestra de villus coriónico (CVS) es un procedimiento de diagnóstico durante el cual se retira una muestra de las células de vello coriónico de la placenta y se examinan para detectar anormalidades cromosómicas y defectos genéticos congénitos. La CVS se realiza a las 10-12 semanas de gestación y puede examinar enfermedades como síndrome de Down, Tay Sachs, y fibrosis quística. Sin embargo, el procedimiento no examina defectos en el tubo neural. La CVS también se puede usar para examinación de paternidad.

La prueba se recomienda para mujeres que:

  • Tienen un historial familiar de defectos congénitos
  • Tienen 35 años de edad o más
  • Tienen un hijo previo con un defecto congénito

La CVS no se recomienda para mujeres que:

  • Tienen una infección activa (STD)
  • Tienen sangrado vaginal
  • Tienen curvatura severa del útero

Existen dos maneras en las que un médico puede retirar células de vello coriónico:

  • CVS a través del cuello uterino: el médico inserta un catéter delgado a través de la vagina y el cuello uterino y lo conduce hasta la placenta, donde se extrae una pequeña cantidad de tejido. El ultrasonido se usa para ayudar a guiar al médico y reducir el riesgo al feto.
  • CVS transabdominal (TA). de manera similar a la amniocentesis, el médico introduce una aguja desde el abdomen hacia el interior de la placenta, donde se extrae una pequeña cantidad de tejido. Se puede usar un anestésico local. Justo como con la CVS TC, el ultrasonido se usa para ayudar a guiar al médico y reducir el riesgo al feto

Después del procedimiento, usted debería planear descansar y abstenerse de las relaciones sexuales y la actividad vigorosa durante el resto del día. Usted podría experimentar calambres o dolor y ligero goteo de sangre. Llame a su médico si usted experimenta fiebre, escalofríos, o fuga de líquido amniótico.

Si usted lleva más de un feto, el médico tomará una muestra de cada placenta. Esto se puede realizar usando una combinación de CVS TA y CVS TC. Sin embargo, la CVS técnicamente es más difícil en la gestación múltiple.

Los resultados preliminares pueden estar disponibles dentro de un lapso de dos a cuatro días, pero podrían no ser precisos. Los resultados finales están disponibles aproximadamente de siete a 10 días después del procedimiento. El procedimiento tiene altos índices de precisión; 98%-99%.

El riesgo primario con CVS es el aborto espontáneo, que ocurre en 1 de cada 100. Una infección como resultado de CVS es poco común. Cuando esta prueba se realiza antes de las 9 semanas, se ha reportado un riesgo incrementado de anormalidades en los miembros fetales. La CVS puede causar que se filtre una pequeña cantidad de sangre fetal dentro de su circulación. Si usted es Rh negativa, esto puede crear un problema; usted debería recibir inmunoglobulina Rh después del procedimiento.

Si los resultados de CVS indican que podría haber un problema, se recomienda examinación y asesoría adicional.

Muestra de Sangre Umbilical Percutánea (PUBS)

La muestra de sangre umbilical percutánea (PUBS) es un procedimiento de diagnóstico que examina la sangre del feto. La sangre se retira del cordón umbilical donde se inserta dentro de la placenta. Realizado a las 18 semanas o después, PUBS se usa para detectar:

  • Anormalidades cromosómicas, como síndrome de Down
  • Trastornos sanguíneos, como enfermedad hemolítica fetal
  • Malformaciones del feto
  • Infección fetal
  • Anemia fetal
  • Isoinmunización (cuando una madre Rh negativa produce anticuerpos para el factor Rh)

PUBS también se puede usar para administrar ciertos medicamentos al feto.

Esta prueba se recomienda para mujeres que:

  • Tienen un historial familiar de defectos congénitos
  • Tienen 35 años de edad o más
  • Tienen un hijo previo con un defecto congénito
  • Tienen resultados anormales de una amniocentesis o CVS
  • Tienen enfermedad de isoinmunización a Rh

Durante PUBS, un médico guiará una aguja delgada a través de la pared del abdomen y pared uterina al cordón umbilical. El ultrasonido se usa para ayudar a guiar al médico y reducir el riesgo al feto. Se puede usar un anestésico local. El médico inserta la aguja donde el cordón umbilical entra a la placenta y retira una pequeña muestra de sangre fetal.

Después del procedimiento, usted debería planear descansar y abstenerse de las relaciones sexuales y la actividad vigorosa durante el resto del día. Podría experimentar calambres o dolor. Llame a su profesional en el cuidado de la salud si usted experimenta fiebre, escalofríos, o fuga de líquido amniótico.

La sangre se envía a un laboratorio para su análisis, lo cual por lo general tarda aproximadamente tres días. Los resultados de PUBS son altamente precisos.

PUBS es considerablemente más invasivo que otros estudios de diagnóstico, debido a que la aguja entra a la circulación fetal. Tiene un riesgo ligeramente más alto de aborto espontáneo que la amniocentesis en el 1.2% al 4.9%. Otros riesgos incluyen pérdida sanguínea del sitio de punción, infecciones, y labor pretérmino. Además, aproximadamente del 3% al 12% se complican por un descenso en la frecuencia cardiaca fetal. En algunos casos, esto puede ser severo y podría requerir parto por cesárea, dependiendo de la edad gestacional y la condición fetal.

Revisión de Estreptococo de Grupo B (GBS)

El estreptococo de grupo B (GBS) es una bacteria que puede causar infecciones de amenaza para la vida en recién nacidos. Muchas personas son portadoras de GBS pero no se enferman. Una de cada cuatro a cinco mujeres embarazadas son portadoras de GBS en el recto o vagina. Durante el parto, un recién nacido podría entrar en contacto con esta bacteria.

Uno de cada 100 a 200 bebés que nacen de una madre que es portadora de GBS desarrollará señales y síntomas de la enfermedad. Una mayoría (75%) de casos ocurre dentro de la primera semana de vida y la mayoría son aparentes unas cuantas horas después de nacer. La infección con GBS puede llevar a una infección grave, neumonía y meningitis. Una vez diagnosticadas, las infecciones con GBS se pueden tratar mediante antibióticos intravenosos.

Una mujer puede ser revisada de GBS durante el embarazo. La prueba se debería realizar posteriormente en el embarazo, durante las semanas 35 a la 37. El médico toma una frotis tanto de la vagina como del recto, la cual se envía a un laboratorio y se hace crecer en cultivo.

Si el resultado de la prueba es positivo, entonces a usted se le considera portadora de GBS. Si usted resulta positivo para GBS o está en alto riesgo, su médico recomendará darle antibióticos intravenosos durante la labor y el parto. Por lo general se usa penicilina o ampicilina. Si usted tiene alergia a esos medicamentos, se puede usar clindamicina o eritromicina.

Generalmente no se recomienda que las mujeres tomen antibióticos antes de la labor para prevenir GBS (a menos que la condición se identifique en la orina), ya que no suprime suficientemente la infección durante el tiempo suficiente para prevenir la infección en el recién nacido.