Facebook Pixel

Tratamiento para la leucemia

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Tratamiento para la leucemia

El tratamiento para la leucemia es complejo. Este varía según el tipo de leucemia y no es el mismo para todos los pacientes. El médico planea el tratamiento para ajustarse a las necesidades de cada paciente. El tratamiento depende no sólo del tipo de leucemia, sino también de:

  • Ciertas características de las células leucémicas
  • La extensión de la enfermedad
  • Si la leucemia ha sido tratada con anterioridad

El tratamiento también depende de la edad del paciente, los síntomas y su salud en general. Siempre que sea posible, los pacientes deberían ser tratados en un centro médico que tenga médicos con experiencia en el tratamiento de la leucemia. Si esto no es posible, el médico del paciente debería platicar sobre el plan de tratamiento con un especialista en dicho centro.

La leucemia aguda necesita ser tratada de inmediato. El objetivo del tratamiento es provocar la remisión de la enfermedad. Entonces, cuando no haya evidencia de la enfermedad, se puede suministrar más terapia para prevenir una recaída. Muchas personas con leucemia aguda pueden ser curadas. Los pacientes con leucemia crónica que no tienen los síntomas podrían no requerir de tratamiento inmediato. Sin embargo, ellos deberían someterse a revisiones frecuentes para que de esta manera el médico pueda ver si la enfermedad está progresando. Cuando el tratamiento es necesario, éste por lo general puede controlar la enfermedad y sus síntomas. Sin embargo, la leucemia crónica rara vez puede curarse.

Muchos pacientes y sus familias quieren aprender todo lo que puedan acerca de la leucemia y las opciones de tratamiento para que de esta manera puedan llevar una parte activa en las decisiones sobre la atención médica. El médico es la mejor persona para responderle estas preguntas. Cuando platique sobre el tratamiento, el paciente (o, en el caso de un niño, la familia del paciente) podría hablar con el médico sobre estudios de investigación de nuevos métodos de tratamiento. Tales estudios, llamados ensayos clínicos, están diseñados para mejorar el tratamiento del cáncer.

Consiguiendo una explicación

Cuando una persona es diagnosticada con leucemia, el estrés y la conmoción son reacciones naturales. Estos sentimientos podrían hacer difícil pensar qué preguntas hacerle al médico. También, los pacientes podrían encontrar dificultad para recordar todo lo que el médico dice. Con frecuencia, ayuda realizar una lista de las preguntas que se le van a hacer al médico. Tomar notas o, si el médico accede, utilizar una grabadora puede hacer que recordar las respuestas sea más fácil. Algunas personas encuentran que también ayuda llevar a un familiar o algún amigo con ellos para involucrarlos en la plática, para tomar notas o sólo para escuchar. Los pacientes no necesitan hacer todas sus preguntas o recordar todas las respuestas al mismo tiempo. Ellos tendrán otras oportunidades para que el médico les explique cosas que no quedaron claras y para pedir más información. He aquí algunas preguntas que los pacientes y sus familiares podrían preguntar al médico antes que el tratamiento comience:

  • ¿Qué tipo de leucemia es?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
  • ¿Cuál me recomienda? ¿Por qué?
  • ¿Un ensayo clínico sería apropiado?
  • ¿Cuáles son los beneficios esperados de cada tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y posibles efectos secundarios de cada tratamiento?
  • Si tengo dolor, ¿cómo me ayudará usted?
  • ¿Tendré que cambiar mis actividades normales?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿Cuál es el costo aproximado del tratamiento?
  • ¿Cómo puedo saber qué es lo que cubre mi compañía de seguros?

Consiguiendo una segunda opinión

Algunas veces es de utilidad tener una segunda opinión acerca del diagnóstico y plan de tratamiento. (Muchas compañías de seguros proporcionan cobertura para una segunda opinión.) Existen numerosas maneras para encontrar a un médico que pueda dar una segunda opinión.

El médico del paciente podría ser capaz de sugerir a otro médico que se especialice en leucemia infantil o de adultos. Los médicos que tratan la leucemia en los adultos son los oncólogos y hematólogos. Los oncólogos y hematólogos pediátricos tratan la leucemia infantil. Los pacientes pueden obtener los nombres de especialistas de su sociedad médica local, un hospital cercano o una escuela de medicina.

Métodos de tratamiento

La mayoría de los pacientes con leucemia son tratados con quimioterapia. Algunos podrían recibir radioterapia y/o un trasplante de médula ósea (BMT por sus siglas en inglés) o terapia biológica. En algunos casos, una cirugía para extirpar el bazo (una operación llamada esplenectomía) podría ser parte del plan de tratamiento.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de medicamentos para matar las células cancerosas. Dependiendo del tipo de leucemia, los pacientes pueden recibir sólo un medicamento o una combinación de dos o más. Algunos medicamentos anticancerosos pueden ser tomados de forma oral. La mayoría son administrados por inyección IV (inyección intravenosa). Con frecuencia, los pacientes que necesitan recibir muchos tratamientos IV se les administra el medicamento a través de un catéter. Una punta de este pequeño tubo flexible es colocado en una vena grande, por lo general en la parte superior del pecho. Los medicamentos son inyectados dentro del catéter, en lugar de directamente a la vena, para evitar la incomodidad de inyecciones frecuentes y lesiones a la piel.

Los medicamentos anticancerosos administrados a través de una inyección IV o vía oral entran al torrente sanguíneo. Estos actúan sobre las células leucémicas en las mayores partes del cuerpo. Sin embargo, los medicamentos por lo general no llegan a las células del sistema nervioso central porque son detenidas por la barrera sanguínea cerebral. Esta barrera protectora está formada por una red de vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos filtran la sangre que va hacia el cerebro y la médula espinal. Para llegar a las células del sistema nervioso central, los médicos utilizan quimioterapia intratecal . En este tipo de tratamiento, los medicamentos anticancerosos son inyectados directamente en el líquido cefalorraquídeo.

La quimioterapia intratecal puede ser administrada de dos formas. Algunos pacientes reciben el medicamento mediante una inyección en la parte baja de la columna vertebral. Otros, especialmente los niños, reciben la terapia intratecal a través de un tipo especial de catéter llamado reservorio de Ommaya . Este dispositivo es colocado bajo el cuero cabelludo, donde proporciona una ruta hacia el líquido cefalorraquídeo. Los medicamentos anticancerosos son inyectados en el reservorio en lugar de la columna vertebral. Esto puede hacer que la quimioterapia intratecal sea algo más fácil y confortable para el paciente.

La quimioterapia es administrada en ciclos: Un periodo de tratamiento seguido de un periodo de recuperación, luego otro periodo de tratamiento y así sucesivamente. En algunos casos, el paciente recibe la quimioterapia como paciente de consulta externa en un hospital, en el consultorio médico o en casa. Sin embargo, dependiendo de que medicamentos se estén administrando y la salud general del paciente, podría ser necesaria una estadía en el hospital. He aquí algunas preguntas que los pacientes y sus familiares podrían hacer al médico antes de empezar la quimioterapia:

  • ¿Qué medicamentos serán utilizados?
  • ¿Cuándo comenzarán los tratamientos?
  • ¿Con qué frecuencia se administrarán?
  • ¿Cuándo terminarán?
  • ¿Tendré que permanecer en el hospital?
  • ¿Cómo sabremos si los medicamentos están funcionando?
  • ¿Qué efectos secundarios ocurren durante el tratamiento?
  • ¿Qué tanto tiempo duran los efectos secundarios?
  • ¿Qué puede hacerse para controlarlos?
  • ¿Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios posteriormente?

Radioterapia

La radioterapia es utilizada en combinación con la quimioterapia para algunos niños con leucemia. La radioterapia (también llamada terapia con radiación) utiliza rayos de alta energía para dañar a las células cancerosas y detener su crecimiento. La radiación proviene de una máquina grande. La radioterapia para la leucemia podría ser administrada de dos formas. Para algunos pacientes, el médico podría dirigir la radiación hacia un área específica del cuerpo donde haya acumulación de células leucémicas, como puede ser el bazo o los testículos. Otros pacientes podrían recibir radiación que es dirigida a todo el cuerpo. Este tipo de radioterapia, llamada irradiación total del cuerpo , es generalmente administrada antes de un trasplante de médula ósea. He aquí algunas preguntas que los pacientes y sus familias podrían hacer al médico antes de recibir la radioterapia:

  • ¿Cuándo comienzan los tratamientos?
  • ¿Con qué frecuencia se administran?
  • ¿Cuándo terminarán?
  • ¿Puede continuarse con las actividades normales?
  • ¿Cómo sabremos si el tratamiento está funcionando?
  • ¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?
  • ¿Cuánto tiempo durarán?
  • ¿Qué se puede hacer al respecto de estos?
  • ¿La radioterapia puede causar efectos secundarios posteriormente?

Trasplante de médula ósea

El trasplante de médula ósea también podría ser utilizado para algunos pacientes. La producción de médula ósea en pacientes con leucemia es destruida por las altas dosis de medicamentos y radiación, entonces es reemplazada por médula ósea saludable. Esta nueva médula ósea podría venir de un donador o podría ser médula que haya sido extraída del paciente y conservada antes del tratamiento con altas dosis. Si se utiliza la misma médula ósea del paciente, podría primero ser tratada afuera del cuerpo para eliminar las células leucémicas. Los pacientes que reciben un trasplante de médula ósea por lo general permanecen en el hospital durante varias semanas. Hasta que la médula ósea trasplantada empiece a producir suficientes glóbulos blancos, los pacientes deben ser cuidadosamente protegidos contra infecciones. He aquí algunas preguntas que los pacientes y los familiares podrían hacer al médico acerca de un trasplante de médula ósea.

  • ¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios?
  • ¿Qué se puede hacer al respecto?
  • ¿Por cuánto tiempo estaré en el hospital?
  • ¿Qué cuidados serán necesarios después de que deje el hospital?
  • ¿Qué cambios en las actividades normales serán necesarios?
  • ¿Cómo sabremos si el tratamiento está funcionando?

Terapia biológica

La terapia biológica implica el tratamiento con substancias que afectan la respuesta del sistema inmunológico al cáncer. El interferón es un tipo de terapia biológica que es utilizado en contra de algunos tipos de leucemia. He aquí algunas preguntas que los pacientes y sus familiares podrían hacer al médico antes de empezar una terapia biológica:

  • ¿Qué tipo de tratamiento será utilizado?
  • ¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?
  • ¿Cuánto tiempo durarán los efectos secundarios?
  • ¿Qué se puede hacer para controlarlos?
  • ¿Cómo sabremos si el tratamiento está funcionando?

Ensayos clínicos

Muchos pacientes con leucemia toman parte en ensayos clínicos (estudios de tratamiento). Los ensayos clínicos ayudan a los médicos a descubrir si un tratamiento nuevo es seguro y efectivo. Estos también ayudan a los médicos a responder a preguntas sobre cómo funciona el tratamiento y qué efectos secundarios produce. Los pacientes que toman parte en los estudios podrían estar entre los primeros en recibir tratamientos que se han mostrado prometedores en la investigación. En muchos estudios, algunos de los pacientes reciben el tratamiento nuevo, mientras que otros reciben tratamiento convencional para que de esta manera el médico pueda comparar los diferentes tratamientos. Los pacientes que toman parte en un ensayo hacen una importante contribución a la ciencia médica. Aunque estos pacientes tengan ciertos riesgos, ellos podrían tener la primera posibilidad de beneficiarse de mejorados métodos de tratamiento. Los médicos están estudiando nuevos tratamientos para todos los tipos de leucemia. Ellos están trabajando en nuevos medicamentos, nuevas combinaciones de medicamentos y nuevos programas de quimioterapia. Ellos también están estudiando maneras de mejorar el trasplante de médula ósea.

Muchos ensayos clínicos implican varios tipos de terapia biológica. Las interleucinas y los factores estimulantes de colonias son formas de terapia biológica que están siendo estudiadas para tratar la leucemia. Los médicos también están estudiando maneras de utilizar anticuerpos monoclonales en el tratamiento de la leucemia. Con frecuencia la terapia biológica es combinada con quimioterapia o con trasplante de médula ósea. Los pacientes con leucemia (o sus familiares) deberían hablar con el médico sobre si están interesados en tomar parte de un ensayo clínico.

Cuidado de apoyo

La leucemia y su tratamiento puede causar numerosas complicaciones y efectos secundarios. Los pacientes reciben atención de apoyo para prevenir o controlar estos problemas y para mejorar su comodidad y calidad de vida durante el tratamiento. Los pacientes con leucemia contraen infecciones con mucha facilidad. Ellos podrían recibir antibióticos y otros medicamentos para ayudarlos a protegerse de las infecciones. Por lo general se les aconseja que permanezcan alejados de aglomeraciones y lejos de personas que tengan resfriado y otras enfermedades infecciosas. Si se desarrolla una infección, puede ser seria y debería tratarse inmediatamente. Los pacientes podrían permanecer en el hospital para tratar la infección.

La anemia y las hemorragias son otros problemas que por lo general requieren de atención cuidadosa. Las trasfusiones de glóbulos rojos podrían administrarse para ayudar a reducir la dificultad para respirar y la fatiga que provoca la anemia. La transfusión de plaquetas puede ayudar a reducir los riesgos de hemorragias graves. El cuidado dental también es muy importante. La leucemia y la quimioterapia pueden hacer a la boca muy sensible, susceptible a infecciones y propensa a sangrar. Los médicos con frecuencia advierten a los pacientes de realizarse un examen dental completo antes que comience el tratamiento. Los dentistas pueden enseñar a los pacientes como mantener su boca limpia y saludable durante el tratamiento.

Efectos secundarios del tratamiento

Es difícil limitar los efectos de la terapia para que sólo las células leucémicas sean destruidas. Ya que el tratamiento también daña a las células y tejidos saludables, causa efectos secundarios. Estos efectos del tratamiento de cáncer varían. Dependen principalmente del tipo y extensión del tratamiento. También, cada persona reacciona de manera diferente. Los efectos secundarios podrían ser incluso diferentes de un tratamiento al siguiente. Los médicos tratan de mantener los efectos secundarios al mínimo. Los médicos y enfermeras pueden explicar los efectos secundarios del tratamiento y pueden sugerir medicamentos, cambios en la alimentación u otras maneras de tratarlos.

Quimioterapia

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen principalmente de los medicamentos que recibe el paciente. Además, como con otros tipos de tratamiento, los efectos secundarios podrían variar de una persona a otra. Por lo general, los medicamentos anticancerosos afectan la división celular. Las células cancerosas se dividen con mayor frecuencia que las células saludables y son más propensas a ser afectadas por la quimioterapia. Aun así, algunas células saludables también podrían ser afectadas. Las células saludables se dividen con frecuencia, incluyendo los glóbulos sanguíneos, las células en las raíces del pelo y las células en el tracto digestivo. Estas son propensas a ser dañadas. Cuando la quimioterapia afecta a las células saludables, se podría reducir la resistencia del paciente a las infecciones. Los pacientes podrían tener menos energía y se podrían tener moretones o sangrar con facilidad. Podrían perder su cabello. También podrían padecer náuseas, vómito y úlceras en la boca. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen gradualmente durante los periodos de recuperación entre los tratamientos o después de que estos terminan.

Algunos medicamentos anticancerosos pueden afectar la fertilidad de los pacientes. Los periodos menstruales en las mujeres podrían volverse irregulares o detenerse. Podrían tener síntomas de menopausia, como bochornos y resequedad vaginal. Los hombres podrían dejar de producir esperma. Ya que estos cambios podrían ser permanentes, algunos hombres optan por congelar y almacenar su esperma. La mayoría de los niños tratados para la leucemia al parecer tienen una fertilidad normal cuando crecen. Sin embargo, dependiendo de las dosis y los medicamentos utilizados y en la edad del paciente, algunos niños podrían no ser capaces de tener hijos cuando maduren.

Radioterapia

Los pacientes que reciben radioterapia podrían quedar muy agotados. Descansar es muy importante, pero los médicos por lo general sugieren que los pacientes permanezcan lo más activos posible. Cuando la radiación es dirigida a la cabeza, los pacientes por lo general pierden su cabello. La radiación puede causar que el cuero cabelludo o la piel en el área tratada se ponga roja, sensible, reseque y con comezón. A los pacientes se les enseñará como mantener la piel limpia. Ellos no deberían utilizar ninguna loción o crema sobre el área tratada sin el consentimiento del médico.

La radioterapia también podría causar náuseas, vómito y pérdida de apetito. Estos efectos secundarios son temporales y los médicos y enfermeras pueden ofrecer con frecuencia métodos para controlarlos hasta que el tratamiento finaliza. Sin embargo, algunos efectos secundarios pueden ser permanentes. Los niños (en especial los más pequeños) que reciben radiación en el cerebro podrían desarrollar problemas de aprendizaje y coordinación. Por esta razón, los médicos utilizan las dosis más bajas posibles de radiación y administran este tratamiento solamente a los niños que no pudieron ser tratados exitosamente con sólo quimioterapia. También, la radiación a los testículos es probable que afecte tanto a la fertilidad como a la producción de hormonas. La mayoría de los niños que tienen este tipo de tratamiento no son capaces de tener hijos posteriormente. Algunos podrían necesitar de tomar hormonas.

Trasplante de médula ósea

Los pacientes que reciben un trasplante de médula ósea enfrentan un gran riesgo de infecciones, hemorragias y otros efectos secundarios debido a las altas dosis de quimioterapia y radiación que reciben. Además, la enfermedad injerto contra huésped (GVHD, por sus siglas en inglés) podría ocurrir en pacientes que reciben la médula ósea de un donador. En la GVHD, la médula donada reacciona en contra de los tejidos del paciente (con mayor frecuencia el hígado, la piel y el tracto digestivo). La GVHD puede ser ligera o muy grave. Puede ocurrir en cualquier momento después del trasplante (incluso años después). Se pueden administrar medicamentos para reducir el riesgo de GVHD y para tratar el problema si este ocurre.

Alimentación para los pacientes con cáncer

A algunos pacientes con cáncer se les dificulta comer bien. Ellos podrían perder su apetito. Además, los efectos secundarios comunes de la terapia, como naúseas, vómito o úlcera en la boca, pueden dificultar el acto de comer. Para algunos pacientes, la comida sabe diferente. También, las personas podrían no sentirse con ganas de comer cuando están incómodos o cansados. Comer bien significa obtener las calorías y proteínas suficientes para ayudar a prevenir la pérdida de peso y recuperar fuerzas. Los pacientes que comen bien durante el tratamiento de cáncer con frecuencia se sienten mejor y tienen más energía. Además, ellos podrían ser más capaces de controlar los efectos secundarios del tratamiento. Los médicos, enfermeras y nutriólogos pueden proporcionar recomendaciones para una alimentación saludable durante el tratamiento de cáncer.

Cuidados de seguimiento

Los exámenes regulares de seguimiento son muy importantes después del tratamiento de la leucemia. El médico continuará revisando al paciente muy de cerca para asegurarse que el cáncer no haya regresado. Las revisiones por lo general incluyen exámenes de sangre, de la médula ósea y del líquido cefalorraquídeo. De vez en cuando, el médico realiza una revisión médica completa. El tratamiento de cáncer podría provocar efectos secundarios muchos años después. Por esta razón, los pacientes deberían continuar con las revisiones regulares. También deberían reportar los cambios o problemas de salud a su médico tan pronto como aparezcan.

Apoyo para los pacientes con cáncer

Vivir con una enfermedad grave no es fácil. Los pacientes con cáncer y aquellos que los cuidan enfrentan muchos problemas y retos. Salir adelante con estos problemas es menos difícil cuando las personas tienen información y apoyo. Los pacientes de cáncer podrían preocuparse con respecto a conservar su empleo, atender a la familia o seguir con otras responsabilidades. Los padres de los niños con leucemia podrían preocuparse por saber si sus hijos serán capaces de integrarse a las actividades normales de la escuela o sociales. Los niños en sí podrían estar afectados por no ser capaces de integrarse a las actividades con sus amigos. También son comunes las preocupaciones sobre los exámenes, los tratamientos, las estadías en el hospital y los gastos médicos.

Los médicos, enfermeras y otros miembros del equipo de cuidados de salud pueden responder a las preguntas sobre el tratamiento, el trabajo u otras actividades. También, reunirse con un trabajador social, consejero o miembro del clero puede ser útil para los pacientes que quieren hablar acerca de sus sentimientos o platicar sobre sus preocupaciones. Los amigos y parientes pueden ser de mucho apoyo. Muchos pacientes también encuentran de utilidad platicar sus preocupaciones con otros que tienen la misma enfermedad. Los pacientes con cáncer con frecuencia se reúnen en grupos de apoyo. En estos grupos ellos pueden compartir lo que han aprendido para salir adelante con el cáncer y los efectos del tratamiento. Además de los grupos para adultos con cáncer, grupos especiales de apoyo para niños con cáncer o para sus padres están disponibles en muchas ciudades.

Sin embargo, es importante tener en mente que cada paciente es diferente. Los tratamientos y métodos para tratar el cáncer que funcionan en una persona podrían no ser los adecuados para otra-incluso si ambas tienen el mismo tipo de cáncer. Siempre es buena idea platicar las advertencias de amigos y familiares con el médico. Con frecuencia, un trabajador social o médico en el hospital o clínica puede sugerir grupos de apoyo que puedan ayudar con la rehabilitación, el apoyo emocional, la ayuda financiera, el transporte o el cuidado en el hogar.

Fuente:

The National Cancer Institute, May 2001



Último revisado Mayo de 2001 por EBSCO Publishing Editorial Staff

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!