Facebook Pixel

?Tratar la Depresion Puede Ayudar a Reducir el Dolor y el Sufrimiento por Artritis?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

¿Tratar la Depresión Puede Ayudar a Reducir el Dolor y el Sufrimiento por Artritis?

La depresión , que está caracterizada por sentimientos de profunda tristeza y falta de interés en actividades placenteras, puede causar una amplia gama de síntomas, tanto físicos como emocionales. De acuerdo con the National Institute for Mental Health (NIMH), aproximadamente 10 millones de estadounidenses adultos experimentan una depresión mayor en un año determinado, y otros 11 millones sufren de una depresión ligera en algún momento durante su vida.

Osteoarthritis (OA) , o enfermedad degenerativa de las articulaciones, es el tipo más común de artritis. Se caracteriza por una ruptura de los cartílagos de las articulaciones (la parte de la articulación que amortigua la terminación de los huesos). Cuando este cartílago se rompe, provoca que los huesos se froten uno contra otro, dando como resultado dolor y pérdida del movimiento. Aproximadamente el 33% de los estadounidenses de 65 años de edad tienen osteoartritis en sus rodillas, y el 80% de más de 70 años tienen osteoartritis en alguna parte de su cuerpo.

La artritis es la causa principal de discapacidad en los estadounidenses ancianos, reduciendo su calidad de vida y limitando su actividad. La depresión también es muy común entre los ancianos estadounidenses y a menudo está asociada con la incapacidad funcional, como la de la clase causada por la OA. Esta relación llevó a un grupo de investigadores a preguntarse qué efecto (sí es que lo había) tendría el tratamiento de la depresión en los niveles de dolor y la habilidad funcional de los pacientes que sufrían de ambas enfermedades.

Los resultados de su estudio, publicados en el número de noviembre 12 del 2003 de la revista The Journal of the American Medical Association encontró que entre los ancianos estadounidenses que padecían de ambas enfermedades; OA y depresión, mejorar la calidad en el cuidado que recibían para su depresión no sólo mejoró su depresión, sino que también disminuyó su nivel de dolor y aumentó su estado funcional y su calidad de vida.

Acerca del estudio

Los investigadores enlistaron a 1001 pacientes ancianos (de 60 años de edad o mayores) que habían sido diagnosticados tanto con depresión como con osteoartritis (osteoartritis primaria). Entonces ellos dividieron a los participantes en dos grupos: El grupo de intervención (aquellos que serían tratados para su depresión) y el grupo de cuidado normal (aquellos que no serían tratados para su depresión).

El grupo de intervención podía elegir el tratamiento para la depresión que ellos preferían. Estas elecciones consistían ya sea en tomar medicamentos antidepresivos o recibir de seis a ocho sesiones de psicoterapia.

Todos los participantes completaron una encuesta de sus síntomas al momento de su reclutamiento en la prueba (conocida como la línea de base) y a partir de entonces cada tres meses durante un año. La encuesta evaluó los síntomas depresivos de los pacientes, intensidad del dolor de la artritis (en una escala del 0 al 10), dificultad para llevar a cabo sus actividades diarias (en una escala del 0 al 10), estado general de salud y calidad de vida en general.

Los resultados

Los investigadores encontraron que después de un año, a pesar del tipo de tratamiento, los pacientes que recibieron el tratamiento para la depresión (el grupo de intervención) no sólo tuvieron menos síntomas de depresión, sino que también experimentaron menos dolor (5.62 contra 6.15), menos interferencia con sus actividades diarias debido a la artritis (4.40 contra 4.99), menos interferencia con las actividades diarias debido al dolor (2.92 contra 3.17) y una sensación de mejoría en la salud en general y calidad de vida que los pacientes que no recibieron tratamiento para la depresión (el grupo de cuidado normal).

¿Cómo le afecta esto?

El estudio encontró que entre los adultos ancianos que padecían tanto de osteoartritis como de depresión, mejorar la calidad del cuidado que recibieron para su depresión benefició tanto a su depresión como a la artritis. Este resultado es consistente con la noción de que la percepción del dolor es bastante subjetiva e influida considerablemente por los estados emocionales.

Una explicación posible para esto es que los neurotransmisores (como la serotonina y la noradrenalina) comúnmente afectados por los medicamentos antidepresivos realmente ayudan a reducir el número de señales de dolor que se transmiten por el sistema nervioso periférico (la parte externa del sistema nervioso del cerebro y la columna vertebral). También es posible que los pacientes que recibieron la psicoterapia en este estudio aprendieran consejos para ayudarlos a lidiar con su dolor de manera más efectiva.

Con base en los resultados de este estudio, los investigadores recomiendan que, de manera particular en el entorno del cuidado primario, los médicos tomen un enfoque biosocial (psicológico y fisiológico) para el control de la artritis. Esto incluye la prueba de revisión para la depresión en todos los pacientes ancianos con osteoartritis.

De acuerdo a los investigadores, los beneficios de este enfoque de dos puntas puede extenderse más allá de reducir los niveles de dolor y mejorar los resultados funcionales. Realmente puede ayudar a reducir la carga considerable en salud pública presentada por artritis patológica y depresión en la vejez.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Arthritis Foundation
http://www.arthritis.org

National Institute of Mental Health
http://www.nimh.nih.gov

Fuentes:

Lin EHB, Katon W, Von Korff M, et al. Effect of improving depression care on pain and functional outcomes among older adults with arthritis. JAMA. 2003;290:2428-2434.

Osteoarthritis (OA). Arthritis Foundation.
Disponible en http://www.arthritis.org/conditions/DiseaseCenter/oa.asp
Accedido el 12 de noviembre del 2003.

The numbers count. National Institute of Mental Health.
Disponible en http://www.nimh.nih.gov/publicat/numbers.cfm
Accedido el 12 de noviembre del 2003.



Último revisado Noviembre 13 del 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!