Facebook Pixel

Un Estudio Descubre que los Diureticos son Mejores Que las Nuevas Medicinas para Tratar la Hipertension

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Un Estudio Descubre que los Diuréticos son Mejores Que las Nuevas Medicinas para Tratar la Hipertensión

De acuerdo a los National Institutes of Health, casi 24 millones de estadounidenses están tomando medicamentos para disminuir las presión arterial alta, gastando un estimado de $15.5 billones cada año. La presión arterial alta, o hipertensión , se define como presión sistólica mayor de 140 mnHg y/o presión diastólica mayor de 90 mnHg, aunque los individuos cuya presión arterial rebasa los 130/85 mnHg están en alto riesgo de volverse hipertensos en un futuro cercano. La presión arterial alta - que se observa en uno de cada cuatro adultos - aumenta el riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias, derrame cerebral e insuficiencia cardíaca congestiva, y finalmente puede llevar a una insuficiencia renal y ceguera si no se controla. Debido a que los medicamentos que disminuyen la presión arterial (antihipertensivos) pueden reducir de manera significativa el riesgo de muerte e incapacidad relacionadas con la hipertensión, se ha desarrollado un gran número de medicamentos para tratar esta enfermedad.

Al principio, la terapia antihipertensiva involucraba principalmente el recetar diuréticos de tiazida o medicamentos betabloqueadores. En los últimos 10 - 15 años, se han unido nuevas clases de antihipertensivos a las filas, incluyendo a los inhibidores (ACE) de la enzima convertidora de angiotensina, los bloqueadores del canal de calcio, los bloqueadores alfaadrenérgicos y los bloqueadores del receptor de angiotensina. Muchos de estos nuevos medicamentos pueden ser más de cinco a diez veces tan caros como los antiguos diuréticos. La investigación previa se ha enfocado principalmente en qué tan bien los antihipertensivos reducían la presión arterial en comparación con una pastilla de placebo (inactiva). Ha habido menos investigación en cuanto a cuál de estos medicamentos es mejor para reducir el riesgo de complicaciones por hipertensión. Los resultados de una prueba clínica de ocho años, publicados en la edición del 18 de diciembre de 2002 del Journal of the American Medical Association , sugiere que los diuréticos del tipo de la tiazida menos caros son igual de eficaces que - en algunos casos incluso mejor que - los inhibidores ACE más caros y que los bloqueadores del canal de calcio para prevenir eventos importantes de las arterias coronarias y para aumentar la supervivencia.

Acerca del Estudio

Los investigadores de la Antihypertensive and Lipid-Lowering Treatment to Prevent Health Attack Trial (ALLHAT) estudiaron a 33,357 hombres y mujeres (de 55 años o más de edad) que tenían hipertensión más otro factor de riesgo para la enfermedad cardíaca (un ataque cardíaco o una apoplejía previa, diabetes tipo 2, etc.). Los participantes del estudio se seleccionaron de 623 centros a lo largo de los Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos, y se les asignó aleatoriamente para que recibieran un diurético (clortalidona: 12.5 a 25 mg/día); un bloqueador del canal de calcio (amlodipina: 2.5 a 10 mg/día); o un inhibidor ACE (lisinopril: 10 a 40 mg/día). También se recetaron otros antihipertensivos si el doctor de un participante lo consideraba necesario para controlar su presión arterial.

Una vez reclutados, se reunió información sobre la edad, la etnia, el género, la educación, la presión arterial, el índice de masa corporal y el uso actual de medicamentos (incluyendo la aspirina y la complementación con estrógeno) de cada participante, y se hicieron revisiones médicas cada tres meses durante el primer año y después cada cuatro meses.

En un promedio de seguimiento de cinco años, los investigadores registraron si los participantes del estudio tuvieron una enfermedad mortal de las arterias coronarias, un ataque cardíaco no mortal, una cirugía de bypass de las arterias coronarias o una apoplejía mortal o no mortal. Después compararon las presión sistólica y el riesgo de desarrollar las distintas enfermedades cardiovasculares en aquellos que tomaban el diurético con aquellos que tomaban el inhibidor ACE o el bloqueador del canal de calcio.

Los Resultados

Después de cinco años de seguimiento, no hubo una diferencia estadísticamente significativa en la mayoría de resultados cardiovasculares observados entre quienes tomaron el diurético y quienes tomaron el inhibidor ACE o los bloqueadores del canal de calcio. Sin embargo, los investigadores sí observaron lo siguiente:

Comparados con los participantes que estaban tomando el diurético (clortalidona), aquellos en el bloqueador del canal de calcio (amlodipina) tuvieron

  • En promedio, aproximadamente 1mm HG más alto de presión arterial sistólica
  • 38% mayor riesgo de desarrollar una insuficiencia cardíaca con un consiguiente 35% mayor riesgo de ser hospitalizados o de morir

Comparados con los participantes que estaban tomando el diurético, aquellos con el inhibidor ACE (linosipril) tuvieron

  • En promedio, aproximadamente 2mm HG más altos de presión arterial sistólica
  • 19% mayor riesgo de desarrollar una insuficiencia cardíaca
  • 15% mayor riesgo de apoplejía (40% más alto en los afroamericanos)
  • 11% mayor riesgo de ser hospitalizado o tratado por angina (dolor de pecho)
  • 10% mayor riesgo de tener que someterse a una revascularización coronaria (tal como una cirugía de bypass de las arterias coronarias )

Mientras que la presión arterial sistólica promedio para los afroamericanos y aquellos con más de 65 años fueron más altas; la edad, la raza, el sexo, diabetes el estado o la base de referencia de la enfermedad cardíaca coronaria no afectó el riesgo de complicaciones hipertensivas en el estudio.

Se toleró mejor a los diuréticos que a los inhibidores ACE, y no pareció haber una ventaja especial para los diabéticos que tomaban el nuevo medicamento, como algunos lo han sugerido anteriormente. De hecho, el antiguo diurético fue superior al inhibidor ACE (lisinopril) para varios resultados cardiovasculares y fue superior al bloqueador del canal de calcio (amlodipina) para la insuficiencia cardíaca tanto en participantes diabéticos como no diabéticos.

Aunque estos resultados son significativos, existen limitantes para este estudio. Primero, puesto que no hubo ajustes para el otro antihipertensivo recetado por algunos doctores, es probable que las combinaciones de esos medicamentos puedan haber influido sobre los resultados. Segundo, debido a la duración del estudio, no hubo oportunidad de evaluar otros nuevos medicamentos (bloqueadores del receptor de angiotensina, antagonistas de la aldosterona selectiva) así que todavía no sabemos cómo podrían compararse con los antiguos diuréticos. Finalmente, no se hicieron ajustes respecto a la dieta, la actividad física, uso de suplementos y medicamentos que probablemente pudo haber influido sobre las disminuciones de la presión arterial individual a lo largo del estudio.

¿En Qué Manera le Afecta?

De acuerdo al estudio, los diuréticos del tipo de la tiazida son insuperables en su tolerancia y rentabilidad. Ahora más que nunca, los doctores tienen razón en considerar seriamente utilizar diuréticos como primera línea de tratamiento para la mayoría de sus pacientes hipertensos, reservando los medicamentos más nuevos y más caros para aquellos que necesitan terapia adicional con medicamentos.

Aunque en la mayoría de los casos se desconoce la causa de la hipertensión, hay muchos pasos que puede dar para reducir su presión arterial, que podrían ayudarle a evitar la necesidad de tomar un diurético o cualquier otra medicina:

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Institutes of Health
http://www.nih.gov

American Heart Association
http://www.americanheart.org

Fuentes:

The ALLHAT Officers and Coordinators for the ALLHAT Collaborative Research Group. Major outcomes in high-risk hypertensive patients randomized to angiotensin-converting enzyme inhibitor or calcium channel blocker vs diuretic: The Antihypertensive and Lipid-Lowering Treatment to Prevent Health Attack Trial (ALLHAT). JAMA . 2002;288:2981-2997.



Último revisado 19 de diciembre de 2002 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!