¿Qué Es la Influenza?

La influenza, o "gripe", es una infección del tracto respiratorio superior causada por el virus de la influenza. Las cepas de la influenza difieren de un año al otro. Hay dos tipos principales:

  • Tipo A
  • Tipo B

Las personas contraen la gripe cuando inhalan microgotas infectadas provenientes de una persona que es portador del virus. También se puede transmitir al tocar una superficie contaminada y luego llevarse la mano a la boca o la nariz.

Cada invierno, la gripe se propaga por todo el mundo. Cualquier persona puede contraerla, pero algunos corren más riesgo:

  • Personas que viven o trabajan en lugares hacinados (p. ej., geriátricos, escuelas, fuerzas militares, guarderías infantiles)
  • Recién nacidos
  • Ancianos
  • Mujeres en el tercer trimestre de embarazo
  • Personas que padecen diabetes
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado (p. ej., pacientes con cánc)
  • Pacientes con SIDA
  • Personas que toman medicamentos inmunosupresores
  • Personas con afecciones crónicas (pulmonares, cardiacas, renales o sanguíneas)

En los EE. UU., un promedio de entre 5% y 20% de la población contrae gripe cada año. Más de 200.000 personas son hospitalizadas por complicaciones asociadas con la gripe. Cerca de 36.000 personas mueren a causa de esta enfermedad.

Los síntomas incluyen:

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolores musculares severos
  • Fatiga severa
  • Dolor de cabeza
  • Disminución del apetito, otros síntomas gastrointestinales (p. ej., náusea, vómito)
  • Escurrimiento nasal, congestión nasal
  • Estornudos
  • Ojos llorosos, conjuntivitis
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Nódulos inflamados en el cuello

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos antivirales
  • Descanso en cama
  • Líquidos
  • Analgésicos de venta libre
  • Descongestionantes
  • Medicamentos para aliviar la tos

¿Cuál Es la Vacuna contra la Influenza?

Existen dos tipos de vacunas contra la influenza:

  • Vacuna contra la gripe: vacuna trivalente contra la influenza
  • Vacuna contra la gripe en aerosol nasal: vacuna viva atenuada contra la influenza

La aplicación de la vacuna contra la gripe está aprobada a partir de los seis meses de edad. La vacuna se fabrica a partir de un virus inactivado y se aplica mediante inyección, normalmente en el brazo.

La vacuna de rociador nasal para la gripe está aprobada para personas saludables entre 2 y 49 años de edad que no estén embarazadas. Está hecha de virus vivos, debilitados. Se aplica mediante un aerosol nasal.

Ambas vacunas contienen tres virus de la influenza, según cuáles sean los virus que probablemente circularán durante un determinado año.

¿Quién y Cuándo Debería Vacunarse?

Si desea disminuir sus probabilidades de contraer gripe, reciba la vacuna. Determinados grupos prioritarios deberían recibir la vacuna cada año. Esto se vuelve importante, debido a que con frecuencia hay escasez de vacunas contra la gripe. Los grupos prioritarios incluyen:

  • Niños de seis meses a cinco años de edad
  • Niños mayores de cinco años que tengan ciertos factores de riesgo
  • Mujeres embarazadas
  • Personas de 50 años de edad y mayores
  • Personas con algunas condiciones médicas crónicas
  • Personas que viven en asilos o instalaciones de cuidado a largo plazo
  • Contactos familiares de cualquiera de los mencionados anteriormente
  • Contactos familiares y cuidadores fuera de casa de niños menores de seis meses de edad
  • Trabajadores del cuidado de la salud

El mejor momento del año para recibir la vacuna es durante el mes de octubre o noviembre (en el hemisferio norte). Aunque, también se puede recibir en diciembre o más adelante. La temporada de gripe puede comenzar tan temprano como en octubre y durar tanto como hasta mayo.

Se recomienda que se apliquen dos dosis (con un intervalo de cuatro semanas o más entre ellas) a los niños que cumplan con determinadas condiciones:

  • Menores de nueve años que reciban la vacuna contra la influenza por primera vez
  • O que hayan sido vacunados por primera vez durante la temporada previa, pero que hayan recibido sólo una dosis

Además, se recomienda que reciban la vacuna las personas entre 5 y 18 años de edad.

¿Cuáles Son los Riesgos Asociados con la Vacuna contra la Influenza?

Casi todas las personas que reciben la vacuna contra la influenza no tienen problemas después de su aplicación. Pero existen ciertos riesgos asociados con la vacuna contra la Como con cualquier vacuna, existe un riesgo de problemas severos, incluyendo reacción alérgica severa.

Los riesgos asociados con la vacuna contra la gripe incluyen:

  • Dolor
  • Enrojecimiento
  • Inflamación alrededor del lugar donde se aplicó la inyección
  • Fiebre de bajo grado
  • Dolores

Los riesgos asociados con la vacuna en aerosol nasal incluyen:

  • Escurrimiento nasal
  • Dolor de cabeza
  • Vómito
  • Dolores musculares
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Tos

¿Quién No Debería Vacunarse?

Algunas personas deberían consultar a su médico antes de recibir la vacuna contra la influenza. Éstas incluyen:

  • Personas que tengan alergia grave a los huevos de gallina
  • Personas que previamente hayan sufrido una reacción grave a una vacuna contra la influenza
  • Personas que desarrollaron síndrome de Guillain-Barré en las seis semanas posteriores a una aplicación previa de la vacuna contra la influenza
  • Niños menores de seis meses
  • Niños menores de cinco años con sibilancia recurrente
  • Personas enfermas

¿De Qué Otras Maneras Se Puede Prevenir la Influenza Además de la Vacunación?

Buenas medidas preventivas incluyen:

  • Lavarse bien las manos. Usar un producto desinfectante.
  • Evitar tocarse los ojos o nariz antes de lavarse las manos.
  • Evitar morderse las uñas.
  • Evitar compartir objetos personales durante la temporada de gripe.

¿Qué Sucede en Caso de un Brote?

Si se produce un brote, el objetivo principal es vacunar a la mayor cantidad posible de personas susceptibles, en especial de los grupos prioritarios. Además, el uso de medicamentos antivirales (p. ej., oseltamivir, zanamivir) puede acortar la duración de la enfermedad cuando se administran dentro de los dos días posteriores a la aparición. Algunos medicamentos antivirales también se pueden administrar antes de la exposición al virus de influenza tipo A para prevenir la enfermedad. Por último, las personas infectadas deberían mantenerse aisladas en la mayor medida posible.