¿Qué Es el Rotavirus?

El rotavirus es un virus que puede provocar:

  • Diarrea grave: en los EE. UU., es la causa más frecuente de diarrea en bebés y niños
  • Vómito
  • Fiebre
  • Deshidratación

El rotavirus se transmite a través de las heces. Se propaga fácilmente mediante las manos y los objetos contaminados.

Según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de los EE. UU., casi todos los niños son propensos a infectarse con el rotavirus antes de cumplir los cinco años de edad. En los EE. UU., se estima que cada año el rotavirus es responsable de:

  • 400.000 consultas médicas
  • 200.000 visitas al servicio de urgencias
  • Entre 55.000 y 70.000 hospitalizaciones
  • Entre 20 y 60 muertes

Los síntomas incluyen:

  • Fiebre
  • Malestar estomacal
  • Vómito
  • Diarrea
  • Pérdida de interés por comer y beber
  • Deshidratación

El rotavirus es más común en invierno y primavera. Los síntomas suelen aparecer aproximadamente dos días después de la exposición. El vómito y la diarrea acuosa pueden durar de 3 a 8 días.

El tratamiento incluye la recuperación de los líquidos corporales perdidos mediante la ingesta de líquidos. En los casos más graves, puede ser necesario administrar líquidos a través de una línea intravenosa.

¿Cuál Es la Vacuna Contra el Rotavirus?

La vacuna contra el rotavirus, llamada RotaTeq, es una vacuna de virus vivos. Esto significa que contiene un virus vivo capaz de desarrollar inmunidad contra la enfermedad. La vacuna se administra oralmente.

Otra vacuna, llamada Rotarix, sirve para prevenir la gastroenteritis causada por el rotavirus en bebés.

¿Quién y Cuándo Debería Vacunarse?

La vacuna RotaTeq se administra en tres dosis, la primera entre las 6 y las 12 semanas de vida, con un intervalo mínimo de cuatro semanas entre la primera y la segunda dosis. La última dosis se aplica una vez que el bebé tiene 32 semanas de vida. No se recomienda la aplicación de esta vacuna fuera de estos límites de edad.

La primera dosis de Rotarix se aplica por vía oral a los bebés a partir de las 6 semanas de vida. La segunda dosis se aplica después de un intervalo de al menos cuatro semanas y antes de que el bebé tenga 24 semanas de vida.

¿Cuáles Son los Riesgos Asociados con la Vacuna contra el Rotavirus?

La mayoría de los bebés tolera perfectamente la vacuna. En muy pocos casos, los niños pueden tener diarrea leve o vómitos después de recibir RotaTeq.

Como con cualquier vacuna, existe un riesgo mínimo de reacciones graves, como una reacción alérgica grave.

Las vacunas que se emplean actualmente difieren de las que se utilizaban en la década de 1990. La vacuna anterior estaba asociada con un índice demasiado alto de una obstrucción intestinal grave llamada intususcepción. La versión más reciente de la vacuna RotaTeq está asociada a un índice más bajo de esta afección.

¿Quién No Debería Vacunarse?

Los niños no deberían recibir esta vacuna si:

  • Sufrieron una reacción alérgica potencialmente mortal a una dosis previa de esta vacuna o a cualquiera de sus componentes
  • Padecen una enfermedad moderada a grave (pueden recibir la vacuna una vez que se hayan recuperado)
  • Recibieron una transfusión de sangre
  • Tienen un sistema inmunológico debilitado (p. ej., los niños con SIDA o infección por VIH)
  • Están tomando medicamentos esteroides a largo plazo
  • Padecen cáncer
  • Sufrieron intususcepción

¿De Qué Otras Maneras Se Puede Prevenir el Rotavirus Además de la Vacunación?

Es importante lavarse las manos y mantener una higiene adecuada. Sin embargo, no está demostrado que estas medidas prevengan significativamente la infección por rotavirus.

¿Qué Sucede en Caso de un Brote?

En caso de un brote, las autoridades analizarán las fuentes de agua y alimentos para garantizar que no estén contaminadas. Para evitar la propagación del virus, se recomienda lavarse las manos con frecuencia y limpiar las superficies. La ropa de cama y la vestimenta sucias deberían manipularse lo menos posible. Estos artículos deberían ser lavados con detergente y secados con máquina secadora.