Ya sea a un viaje en barco de vela, bumming o ir a pasear por el pavimento del parque, los abuelos y nietos pueden tomar ventaja de viajar juntos para conocerse mejor entre ellos.

"He experimentado una gran emoción al llevar a mis nietos conmigo de vacaciones" dice Yvonne Wesa, una agente de viajes en St. Louis, quien tiene cuatro nietos de 8 a 17 años de edad. "Estoy haciendo cosas con ellos, como buceo y rápidos en agua, eso no lo hice con mis propios hijos."

Welsa ayuda a otros abuelos a planear viajes mediante su agencia, LeisureTravelPros.com. "Los padres están ocupados, " explica. "El viaje con los abuelos se encuentra en su auge."

¿A dónde van los abuelos y los nietos?

De acuerdo a the Travel Industry Association of America, cerca del 13% de los abuelos viajaron con sus nietos en 1999. Una encuesta telefónica en el año 2000 de TeleNation a 2,000 adultos indicó que Orlando fue la opción número uno de los abuelos que viajaron con sus nietos. Anaheim y New York City estuvieron entre las tres primeras opciones. Wesa dice que Orlando, los parques de Disney y los cruceros son los destinos más grandes para los nietos y abuelos porque ofrecen actividades que ambas generaciones disfrutan.

Patty y Ron Love, de Winter Park, Florida, llevan frecuentemente a su nieto de ocho años de edad con ellos de vacaciones. Ellos ya han visitado los parques pero este año planearon unas vacaciones más centradas en la familia en lakefront house, encendiendo recuerdos de un verano previo en Carolina del Norte.

"Austin se levanta en la mañana y corre para ver a Gramps, quien está bebiendo café en el puerto," dice Patty. "Ellos nadan en el puerto y pescan y pasan un buen momento."

Desarrollando las relaciones

Además de divertirse juntos, viajar con sus nietos lo ayudará a establecer y mantener la relación.

"El lazo entre padres y nietos es único y muy especial. Lo que yo llamo 'conexión vital' depende de la atención mutua," dice el investigador y escritor médico Arthur Kornhaber, MD, fundador y presidente de Foundation For Grandparenting, en Ojaio, California. "Cuando los padres y los abuelos se juntan, los padres toman mucho tiempo de los abuelos y los niños no llegan a conocerlos muy bien."

Hace años, cuando las generaciones múltiples vivían en el mismo hogar, había muchas oportunidades para pasar a lo largo de la familia y sabiduría. Ahora, las familias deben crear esos momentos. Ser abuelo agrega significado y sentido a la utilidad de los últimos años.

"Los abuelos están viviendo un almacén de conocimiento," explica Kornhaber. "Los niños aprenden cosas de sus abuelos que no aprenden de nadie más."

La investigación de Kornhaber muestra que el lazo entre los abuelos y los nietos es el segundo sólo después del lazo con los padres.

"Es muy importante (para los abuelos y niños) estar solos juntos," dice Kornhaber. "Y ese tiempo se puede extender, esencialmente si es seguido con llamadas individuales, faxes y correos electrónicos. Se puede convertir en una parte importante para las vidas de sus nietos, incluso si sólo pasa un par de semanas solo con ellos durante el año."

Además, cuando los nietos viajan con sus abuelos, les da a sus padres tiempo que necesitan mucho para estar solos juntos.

Consejos

Kornhaber sugiere que los abuelos comiencen con un viaje corto de tres días cuando el nieto alcance la edad escolar, aunque la fundación Grandparents' and Grandchildren's Camp de Kornhaber, que opera en Adirondacks ha hospedado a niños tan pequeños como de dos años de edad.

Los niños pequeños manejan mejor los viajes cortos, de lo que lo hacen en viajes largos. Un adolescente puede apreciar una estancia de dos semanas acompañado de actividades pero la estancia debe ser más corta si se está quedando con niños más pequeños. Si no está seguro si un niño está listo para pasar la noche sin mamá y papá, considere una prueba de una noche en un hotel que no esté lejos de casa, por si acaso tiene que regresar a casa a media noche.

Los expertos recomiendan varios consejos para hacer de su viaje lo mejor que se pueda.

Consejos de planeación:

  • Discuta los planes y obtenga apoyo de los padres para el viaje.
  • Incluya a los niños en la planeación. Prepárese con una visita a la biblioteca o al ciberespacio, investigando actividades para conocer acerca del posible destino.
  • Diseñe planes para las edades de los niños, manteniendo cortas las paradas a los museos, a menos que incluyan un área en la que puedan tocar los niños pequeños.
  • Programe tiempo para nadar y jugar. De esta manera, los jóvenes pueden gastar poca energía mientras que los grandes se relajan.
  • Intercale actividades mayores con las más tranquilas y mundanas. Por ejemplo, después de pasar el día en el parque, planee el siguiente día en la playa o en una reserva natural.
  • Hospédese en un hotel que trate bien a los niños o en una suite adecuada, lo cual le permite más privacidad. Si no está seguro acerca del hotel, llame al propietario antes de reservar. Si va a ir a la playa, Wesa recomienda que se hospede en una propiedad cercana.
  • Antes de partir, dígale a los niños el comportamiento que espera.
  • Si va a manejar, deje que un mecánico revise el auto y consiga asientos de seguridad para los niños pequeños.
  • Encuentre la opción de viaje que sea mejor para usted y sus nietos, como unas vacaciones en voluntariado, una estancia en el hostal Elder, un crucero orientado a la familia o un recorrido diseñado específicamente para abuelos y nietos.

Consejos de viaje:

  • Incorpore tanto como pueda la rutina regular de los niños dentro del viaje, mantener las siestas, hora de comer y de dormir.
  • Empaque una linterna, equipo de primeros auxilios y zapatos cómodos.
  • Deje un itinerario con los padres de los niños.
  • Lleve consigo la autorización notariada para cuidado médico de los niños en caso de emergencia y para el cruce de fronteras internacionales.
  • Lleve consigo libros envueltos coloridamente, juegos y actividades apropiadas para la edad que se puedan abrir a lo largo del camino.
  • Deje que los niños lleven un reproductor de CD o cassettes con audífonos.
  • Cuando maneje, deténgase por lo menos cada dos horas para estirarse e ir al baño. Entre con los niños al baño.
  • Beba abundante agua o refrigerios saludables y empaque unas cuantas toallas húmedas para limpiarse.
  • Pasen tiempo leyendo juntos, viendo una película o caminando .
  • Comparta la alegría de descubrir y experimentar la vida.
  • Mantenga una actitud positiva y no haga juicios.
  • Manténgase flexible. Deje espacio a la espontaneidad.
  • Estimule a los niños a llevar un diario , escribiendo o dibujando acerca de la aventura.
  • Tome fotografías y grabe los comentarios de los pequeños, luego, después del viaje, revise las fotos y revivan los recuerdos juntos.

¡Diviértanse!

Wesa recomienda relajarse y pensar como un niño, lo cual ha sido más fácil para ella con sus nietos de lo que fue con sus hijos.

"El secreto es divertirse con los niños," dice Wesa. "Ellos te dan una perspectiva diferente. Es la experiencia más maravillosa. Te relaja y te ayuda a tomar un respiro."

"Mis nietos crecerán pensando que soy la mejor abuela del pueblo. Al viajar he tenido mis mejores momentos con los nietos," concluye Wesa. "Algunas personas pueden dudar llevarse a sus nietos pero una vez que lo hacen, probablemente no querrán viajar sin uno de ellos."