Facebook Pixel

Vitaminas Antioxidantes y Prevencion de la Enfermedad Cardiovascular

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Vitaminas Antioxidantes y Prevención de la Enfermedad Cardiovascular

La enfermedad cardiovascular es causada por aterosclerosis , un proceso complejo en el que los depósitos grasos, llamados ateromas o plaquetas, dañan el recubrimiento de las arterias, causándoles que se estrechen y endurezcan. Los altos niveles de lipoprotéinas de baja densidad (LDL) en la sangre juegan un papel importante en el desarrollo de las plaquetas de ateroescleróticas. Los científicos creen que para que el LDL contribuya al desarrollo de la aterosclerosis, aquella tendría que combinarse con el oxígeno en un proceso de varios pasos referido como oxidación . Esta teoría ha desencadenado una gran cantidad de investigación en un rango de componentes alimenticios que podrían minimizar la oxidación de LDL y limitar el daño ateroesclerótico resultante a las paredes arteriales.

Un componente prometedor es el famoso grupo conocido como antioxidantes. Los dos antioxidantes que han recibido la mayor parte de atención son la vitamina E y el betacaroteno , los cuales son fácilmente transformados por el cuerpo en vitamina A . En el pasado, estudios observacionales (estudios que observan y describen los resultados, pero no están impulsados para determinar la causa y efecto) han proporcionado apoyo para los beneficios de salud potenciales de estas vitaminas antioxidantes.

No obstante, un nuevo análisis de ensayos clínicos aleatorios, publicado en la edición del 14 de junio del 2003 de The Lancet , sugiere que el uso de rutina de los antioxidantes no sólo fracasa en reducir significativamente el riesgo de muerte cardiovascular ni de apoplejía , sino, en el caso del betacaroteno, podría plantear un riesgo de salud potencial a algunos pacientes.

Acerca del estudio

Los investigadores dirigieron una búsqueda detallada de la literatura médica para identificar todos los ensayos controlados aleatorios involucrando el uso de vitaminas antioxidantes para la prevención de la enfermedad cardiovascular o sus complicaciones. Para el betacaroteno, los investigadores identificaron 12 ensayos en total, ocho de los cuales involucraban a individuos sin CVD conocida (prevención primaria) y cuatro de los cuales involucraban pacientes con CVD (prevención secundaria). Para la vitamina E, se identificaron siete ensayos, la mayoría de los cuales eran ensayos de prevención secundaria. Todos los ensayos eran amplios, involucrando al menos a 1,000 pacientes.

Los resultados

Los ensayos de vitamina E involucraron a un total combinado de 81,788 pacientes y los ensayos de betacaroteno involucraron a un total combinado de 138,113 pacientes. Los investigadores encontraron que la vitamina E no disminuye significativamente el riesgo de muerte cardiovascular o apoplejía comparados con el placebo (11.3% versus 11.1%, respectivamente). Los investigadores también encontraron que el betacaroteno realmente llevó a un incremento pequeño, pero significativo en la mortalidad de cualquier causa (7.4% versus 7.0%, respectivamente) y un ligero (aunque estadísticamente insignificante) incremento en el riesgo de muerte cardiovascular.

¿En qué manera le afecta?

Los investigadores concluyeron que ningún suplemento es efectivo para la prevención de la enfermedad cardiovascular ni sus complicaciones y que algunos pacientes que recibían suplemento de betacaroteno podrían realmente haber incrementado su riesgo de CVD. Por tanto, los investigadores determinaron que no podrían apoyar el uso de rutina de los suplementos de vitamina E para la prevención de CVD.

Los investigadores también declararon que no podrían apoyar la complementación con betacaroteno bajo ningúna circunstancia. Mientras que no es probable que esta opinión sea compartida por muchos de sus colegas, los investigadores siguieron recomendando que el uso de los suplementos vitamínicos que contienen betacaroteno sean activamente desanimados y que todos los estudios clínicos que impliquen betacaroteno deben suspenderse debido a sus riesgos de salud potenciales para los participantes.

No obstante, los investigadores reconocen que hay algunas limitaciones importantes en su estudio. Por ejemplo, el pequeño efecto de salud negativo notado para el betacaroteno fue conducido por dos estudios en los que los pacientes estaban en alto riesgo de cáncer pulmonar y estudios anteriores habían mostrado que las altas dosis de betacaroteno en los fumadores en realidad pueden incrementar su riesgo de enfermedad cardíaca y apoplejía.

Además, algunos investigadores creen que los antioxidantes son más efectivos en inhibir las etapas tempranas de la ateroesclerosis (formación de plaquetas) que en prevenir los síntomas en las etapas más tardías de la enfermedad. Por tanto, los investigadores reconocen que podrían justificarse el estudio adicional sobre los efectos de la vitamina E en estudios de prevención primaria pueden estar garantizados.

Es importante notar que todos los ensayos en el meta-análisis fueron dirigidos usando suplementos vitamínicos. Los alimentos ricos en antioxidantes podrían proporcionar otros nutrientes beneficios como flavonoides y licopenos que no están presentes en los suplementos vitamínicos orales. También es posible que la forma natural de las vitaminas encontradas en la comida podrían tener actividad biológica o potencia que sea diferente a los suplementos sintéticos. Actualmente no hay evidencia de que comer alimentos ricos en nutrientes antioxidantes sea dañino en alguna forma.

El entusiasmo inicial para la complementación antioxidante estuvo basado en estudios observacionales. No obstante, la reciente publicación de numerosos ensayos clínicos ha planteado muchas dudas sobre sus efectos de salud benéficos. Cuando tenemos que enfrentarnos a la realidad, una vez más la verdad no sorprendente es que la dieta y el ejercicio son las únicas armas reales que tenemos en la batalla en contra de demasiada comida y demasiada grasa.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

The American Heart Association
http://www.americanheart.org

Fuentes:

Antioxidant consumption and risk of coronary heart disease. American Heart Association.
Disponible en: Http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=2062
Accedido el 18 de junio del 2003.

Vivekananthan DP, Penn MS, Sapp SK et al. Use of antioxidant vitamins for the prevention of cardiovascular disease: meta-analysis of randomized trials. Lancet. 2003;361:2017-2023.



Último revisado 20 de junio del 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!