Facebook Pixel

Viviendo a traves de los equipos deportivos: ?es saludable?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Viviendo a través de los equipos deportivos: ¿es saludable?

Los aficionados voraces de los deportes tiemblan en las tormentas de nieve y se asan bajo el sol para aclamar a sus equipos. Tal dedicación es genial para los atletas, pero ¿cómo afecta a las personas en las gradas?

"Cuando los individuos se identifican y crean una fuerte conexión con un equipo local, esto está relacionado a la salud psicológica," dice Daniel L. Wann, PhD, profesor asociado de psicología en la Murray State University en Kentucky y co-autor de un nuevo libro acerca de la psicología del fanático deportivo. "Entre más se identifiquen con su equipo, mayor será su autoestima , entre más alto sea el vigor de su energía, menor será su fatiga, su confusión depresión y alienación."

Para bien o para mal

"Los aficionados del los Chicago Cubs van al Wrigley Field para pasar un buen rato, sienten la camaradería y el sentido de pertenencia. Lo que sea que hagan los Cubs es cosa aparte," dice el Dr. Wann de los Cubs, ya desde hace mucho tiempo en grandes ligas. "Lo hermoso de esto es que no importa qué tan bueno sea el equipo, usted obtiene los efectos de todas formas."

Fraternidad

Edward Hirt, PhD, profesor asociado de psicología en la Indiana University, siente que los deportes proporcionan muchas posibilidades para conocer la necesidad humana de pertenencia.

"Las personas pueden ir a los juegos juntos, ver las transmisiones juntos, hablar y lamentarse a través de la radio o del correo electrónico o jugar deportes de fantasía juntos," explica Hirt.

Probando la conexión

El Dr. Hirt estudió a los fanáticos del baloncesto del Big Ten y encontró que aquellos con una lealtad a un equipo particular, se sienten mejor acerca de sus propias habilidades y sex appeal cuando su equipo gana. Después de una derrota, los aficionados estuvieron más pesimistas acerca de sus probabilidades de realizar un tiro libre, completar un crucigrama y conseguir una cita.

"Hasta cierto punto las personas se identifican con el equipo y es un importante aspecto de su sentido de ser ellos mismos, cuando al equipo le va bien, los aficionados sienten como si a ellos mismos les fuera bien," dice el Dr. Hirt.

Ganar y perder

Los ánimos posteriores al juego tienden a ser bastante predecibles. Durante la euforia de una victoria, los aficionados comparten la gloria, chocan las manos entre ellos y cuando se refieren al juego dicen, "Ganamos." Cuando no salen victoriosos, los aficionados desvían la culpa diciendo, "Ellos perdieron."

Pero el sentido de unión permanece a medida que los aficionados se acompañan y comparten los recuerdos de los grandes juegos con los camaradas que encuentran en el estacionamiento o en el mostrador del deli. Aquellos que sienten una fuerte conexión con el equipo tienden a sentir ira , tensión o depresión.

"Durante uno o dos días, lo hace sentirse como una basura," dice el Dr. Wann, "pero en un periodo corto de tiempo, la gran mayoría regresa con vitalidad."

Cuando los ánimos llevan a la violencia

Los aficionados dedicados están orgullosos de su lealtad, pero algunas veces el espíritu de equipo puede llevarse demasiado lejos.

"Si usted es muy entusiasta por su equipo y cualquier cosa que pasa se da en términos de quienes son sus rivales, esto es cuando la violencia puede ocurrir," explica el Dr. Hirt.

La gran mayoría de aficionados toman los partidos con calma, pero para un pequeño número, la expectativa puede no ser un pasatiempo saludable. El Dr. Hirt sospecha que algunos seguidores de los equipos pueden beneficiarse de tomar la perspectiva de que es sólo un juego. Los deportes pueden volverse perjudiciales para las relaciones interpersonales y, para algunos aficionados, una excusa para actuar violentamente.

Por ejemplo, los disturbios de los aficionados después de que un equipo gana han plagado las ciudades de los Estados Unidos, así como también los encuentros de fútbol europeos.

¿La testosterona puede ser un factor?

El profesor James Dabbs, PhD de la Georgia State University, encontró una asociación entre los niveles de testosterona de los aficionados y el éxito de un equipo. El Dr, Dabbs midió los niveles de testosterona de hombres viendo los juegos televisados de la Copa Mundial de Fútbol de 1994, antes y después de los partidos. Los niveles de testosterona incrementaron en un 27.6% en los aficionados apoyando al victorioso equipo brasileño y descendieron 26.7% en los descorazonados aficionados italianos.

Los atletas experimentan una fluctuación similar: Los niveles de testosterona aumentan en los ganadores y descienden en los perdedores.

"Usted ve el juego y piensa que está participando en el juego," dice el Dr. Dabbs. "Para las personas no hay mucha diferencia entre ser un aficionado y un competidor."

El dice que se necesita más investigación para determinar si existe un vínculo entre los cambios hormonales y el comportamiento agresivo en los disturbios.

Aumento del interés

"Más personas son aficionados deportivos que individuos comprometidos con cualquier otra actividad voluntaria," dice el Dr. Wann. "Al menos 75% de la sociedad de los Estados Unidos y una cantidad similar del otro lado del charco, son al menos aficionados moderados de los deportes."

Todo acerca del vínculo

¿Qué es lo qué provoca que alguien forje una alianza a un grupo de personas que por lo general ni siquiera conoce? Muy a menudo, la ubicación geográfica juega un papel muy importante en la unión, así como la tradición familiar de arraigarse a algún equipo en especial. Los ex-alumnos por lo general permanecen entregados al equipo escolar. Ganar, aunque es un factor, no es tan importante como algunos podrían pensar. El vínculo es la atracción principal.

Fuentes Adicionales de Información

University of Florida
"UF Study Backs Suspicions: For Some, Sports Really Is Better Than Sex"
http://www.napa.ufl.edu/oldnews/sports.htm

Georgia State University
Dr. Dabbs's Research
http://www.gsu.edu/~psyjmd/

Sport Fans: The Psychology and Social Impact of Spectators , by D. Wann, et al. Routledge, 2000.

Heroes, Rogues, and Lovers: Testosterone and Behavior , by J.M. Dabbs and M.G. Dabbs. McGraw-Hill, 2000.



Último revisado Abril 2001 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!