Facebook Pixel

Ambiente en el Hogar de los Ninos Pequenos Vinculado con el Comportamiento Intimidatorio en la Escuela Primaria

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Ambiente en el Hogar de los Niños Pequeños Vinculado con el Comportamiento Intimidatorio en la Escuela Primaria

Con frecuencia considerada como una parte normal de la infancia, el comportamiento intimidatorio realmente puede tener consecuencias devastadoras. Aunque eventos trágicos como aquellos en Columbine High School en 1999, el cual tomó las vidas de 12 estudiantes y un maestro, son extremadamente raros, los recientes tiroteos escolares han enfocado marcadamente la atención de estudiantes y adultos sobre el problema de la intimidación.

Se estima que el 30% de los niños en los Estados Unidos son quienes intimidan, el blanco de intimidaciones o ambos. De acuerdo al National Youth Violence Prevention Resource Center, intimidar es cuando una persona o un grupo de personas trata de dañar a alguien percibido como más vulnerable. La intimidación puede ser ya sea directa (por ejemplo, golpear, amenazar o intimidar; tomar el pelo y burlarse; poner apodos; hacer comentarios de tipo sexual; y robar o dañar las pertenencias) o indirecta (por ejemplo, esparcir rumores o alentar a otros a excluir a alguien).

En años recientes, los investigadores han encontrado que el ambiente temprano en el hogar de un niño puede desempeñar una función en el desarrollo del comportamiento intimidatorio. Un nuevo estudio en el número de abril del 2005 de Archives of Pediatric and Adolescent Medicine examinó el ambiente en el hogar de niños de cuatro años como un vaticinador para comportamiento intimidatorio a los 6 a 11 años de edad. Los investigadores encontraron que la estimulación cognoscitiva temprana, el apoyo emocional y ver televisión influenciaron la posibilidad de que los niños exhibieran comportamiento intimidatorio en la escuela primaria.

Acerca del Estudio

Los investigadores usaron datos de la National Longitudinal Survey of Youth 1979 (NLSY79). La NLSY79 fue una muestra nacionalmente representativa de alrededor de 12,700 personas quienes tenían de 14 a 22 años de edad en 1979. Como consecuencia de esta encuesta, la información fue recopilada en más de 11,000 hijos de participantes femeninas de la NLSY79 cada dos años, desde 1986 hasta el 2000.

Para el estudio actual, los investigadores se enfocaron en los 1,266 niños quienes tenían de 6 a 11 años en el 2000. Los investigadores valoraron la estimulación cognoscitiva y el apoyo emocional para los niños a la edad de cuatro años. Las puntuaciones para la estimulación cognoscitiva estuvieron basadas en actividades reportadas tales como excursiones, lectura, juegos y enseñanza paterna al hijo. Las puntuaciones para apoyo emocional estuvieron basadas en comportamientos tales como comer alimentos con ambos padres, padres que hablan con su hijo mientras trabajan y palizas.

Para la exposición a la televisión, los padres reportaron el número de horas promedio que su hijo vio televisión en un típico día laborable y un típico día de fin de semana. Los investigadores usaron estos números para calcular el promedio diario.

Cuando los niños tenían de 6 - 11 años de edad, los investigadores los clasificaron como con o sin comportamiento abusivo, con base en la respuesta de las madres a la siguiente oración: "[Nombre del niño] abusa o es cruel o malo con los demás." Las posibles respuestas fueron "con frecuencia es cierto," "algunas veces es verdad," y "no es cierto." Las respuestas "con frecuencia es cierto" y "algunas veces es verdad" fueron clasificadas como positivas para un estado de abuso y las respuestas de "no es verdad" fueron clasificadas como negativas.

Los investigadores controlaron los factores que podrían influenciar la intimidación, incluyendo la edad, sexo y raza o etnia del niño, así como el ingreso y educación de los padres. Debido a que es posible que un niño predispuesto a intimidar podría llevar a los padres a reducir el apoyo emocional y la estimulación cognoscitiva y a un incremento en ver televisión, los investigadores también controlaron la intimidación a la edad de cuatro años en un subconjunto de 641 niños.

Los Resultados

Aproximadamente el 13% de los niños en este estudio fueron clasificados con un comportamiento intimidatorio, el cual es similar al estimado del 19% de prevalencia de comportamientos intimidatorios entre la juventud estadounidense.

Las puntuaciones de estimulación cognoscitiva y apoyo emocional a la edad de cuatro años fueron significativamente mayores para los niños que a la edad de 6 a 11 años no intimidaban, que para aquellos niños que intimidaban. Además, los niños que exhibieron comportamiento intimidatorio en la escuela primaria vieron un promedio de 5.0 horas de televisión a la edad de cuatro años, comparado con 3.2 horas para los niños que no intimidaban.

Cuando los investigadores controlaron la intimidación a la edad de cuatro años en el subconjunto de 641 niños, el efecto del apoyo emocional y de ver televisión fue similar, pero el efecto de la estimulación cognoscitiva llegó a ser no significativo (esto puede ser debido al tamaño más pequeño de muestra).

Estos resultados son interesantes pero podrían ser limitados debido a que la clasificación del abuso tuvo como base los reportes de las madres y algunas madres pueden estar menos dispuestas a clasificar a sus hijos como niños abusivos. Además, el termino "abusar" no fue definido y la interpretación del término por parte de las madres podría haber variado.

¿En Qué Manera Le Afecta Esto?

Estos resultados sugieren que el ambiente en el hogar durante la niñez temprana puede ser un factor significativo para la determinación del comportamiento intimidatorio en la escuela primaria. Además, como los autores de este estudio señalan, ahora la intimidación puede ser sumada "a la lista de consecuencias potenciales negativas de ver demasiada televisión, junto con la obesidad, la falta de atención y otros tipos de agresión."

¿Por qué estos factores influencian la probabilidad de comportamiento intimidatorio? Este estudio no puede decirlo con certeza, pero los autores proponen algunas teorías. Primero, la estimulación cognoscitiva temprana puede conducir a un incremento en la confianza académica del niño en la escuela primaria, haciendo que el niño esté menos inclinado a interrumpir el proceso de aprendizaje por medio de la intimidación a otros. Segundo, el apoyo emocional de los padres puede enseñar al hijo comportamientos positivos de socialización, conduciendo a más relaciones positivas con sus maestros y compañeros. Finalmente, la exposición excesiva a la programación de televisión, de la cual el 60% contiene violencia, puede influenciar al niño a actuar agresivamente y a intimidar a sus compañeros.

Los padres tienen una gran influencia sobres sus niños pequeños. De acuerdo con los resultados de este estudio, animar a su hijo a participar en actividades estimulantes para la mente y proporcionarle apoyo emocional consistente puede reducir su riesgo de comportamiento intimidatorio. También es importante limitar la cantidad de tiempo que su hijo ve televisión - por muchas razones - y supervisar el tipo de programas que está viendo. La American Academy of Pediatrics recomienda que los niños menores de dos años no vean televisión y que se les limite la televisión a partir de entonces.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Institute of Child Health and Human Development
http://www.nichd.nih.gov/

National Youth Violence Prevention Resource Center
http://www.safeyouth.org/

Fuentes:

Bullying. National Youth Violence Prevention Resource Center website. Disponible en: http://www.safeyouth.org/scripts/teens/bullying.asp . Accedido el 5 de abril del 2005.

Zimmerman FJ, Glew GM, Christakis DA, Katon W. Early cognitive stimulation, emotional support, and television watching as predictors of subsequent bullying among grade-school children.



Último revisado 7 de abril de 2005 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!