Facebook Pixel

Ayudando a los hermanos a sobrellevarlo

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Ayudando a los hermanos a sobrellevarlo

Linfoma de No Hodgkin | Enfermedad de Hodgkin

Hablándoles acerca del cáncer

El diagnóstico de cáncer afecta a la familia entera. Para los hermanos, el período inicial puede ser un tiempo de confusión y miedo . Los niños, incluso los pequeños, son sensibles a lo que está pasando. Están conscientes de la hospitalización de un hermano o hermana y de los viajes al doctor y a la clínica. Observan que sus padres lloran y tratan de consolarse uno al otro. Podrían oír por casualidad partes de conversaciones que son difíciles de entender. Con frecuencia, los niños conspiran para comprender lo que está ocurriendo. Piezas de información son colectadas, reunidas y analizadas, Debido a esto, es importante tomar tiempo pronto en el diagnóstico y el proceso de tratamiento para tener una discusión honesta de la situación con los hermanos. Anímelos a hacer preguntas y conteste éstas tan honestamente como sea posible.

Explique los hechos acerca del cáncer, teniendo en mente la edad y madurez de cada hijo y actualice la información periódicamente conforme los hermanos y el paciente vayan creciendo y sean capaces de entender más. Si los hermanos son muy jóvenes, podría ser suficiente decir que su hermano o hermana está enfermo, que tendrá que quedarse en el hospital por un tiempo y que necesitará tomar medicina por un largo tiempo. Los niños más grandes requerirán información más detallada sobre el cáncer y sus implicaciones. Los hermanos deben estar preparados para los cambios físicos en el paciente, como la pérdida de cabello o la amputación. Si lo desea, los doctores o enfermeras que cuidan al paciente podrían ser llamados para explicar el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento a los hermanos o para discutirlo con la familia entera.

Todos los niños necesitan saber que el cáncer no es contagioso y que no se enfermarán del contacto con el paciente. Necesitan estar seguros de que son saludables por sí mismos y de que la posibilidad de que el cáncer esté en la familia es altamente improbable. También se les necesita decir a los hermanos enfáticamente que no son responsables de ningún modo por la enfermedad. Los arrebatos de enojo, tales como "¡Muérete!" o "¡Te odio!," que se dicen por todos los niños normales en una u otra ocasión, frecuentemente atormentan a un niño después de enterarse de la enfermedad de un hermano. Los sentimientos de culpa o del obrar mal necesitan ser tratados inmediatamente. La falla en hacerlo así podría resultar en problemas más tarde.

Preocupaciones emocionales de los hermanos

Sentirse excluido

Los hermanos de los pacientes con cáncer podrían tener diferentes sentimientos sobre el paciente, la enfermedad y la atención que el paciente recibe. Aunque simpaticen con su hermano o hermana que está enfermo, aún pueden sentir un poco de resentimiento y creer que están siendo desatendidos. En muchos casos, esto es cierto. Durante los momentos de hospitalización o cuando el paciente no se está sintiendo bien, la atención puede concentrarse en el niño enfermo. Como padres, podrían no ser capaces de poner tanta atención a los hermanos como lo hacían antes. Podría tener que dejar las funciones escolares o los juegos de pelota en los que los hermanos están participando. Podría quedarle poca reserva emocional después de tratar a su hijo enfermo como para hablar con los hermanos sobre sus preocupaciones, para jugar con ellos o para ayudarles con su tarea.

Cuando tenga la energía, trate de pasar un tiempo especial para los hermanos. Anímelos a involucrarse en las actividades al aire libre y trate de señalar sus logros. Cuando pueda, haga planes para pasar tiempo a solas con ellos y haga cosas que les interesen.

Otros pueden poner atención especial en el niño enfermo. No es anormal, entonces, para los hermanos resentir el "estado privilegiado" del niño enfermo en la familia, en el vecindario y en la escuela y en la falta de atención de sus propias necesidades. Hablando con los hermanos sobre la atención especial puesta al niño enfermo, dejándolos saber que los sentimientos de resentimiento son naturales y permitiéndoles compartir la crisis familiar animará el crecimiento saludable y la madurez. Se deben hacer esfuerzos para dar atención especial o explicaciones cuando esto no es posible.

Involúcrelos

Una forma de ayudarlos a entender la enfermedad de su hermano o hermana es involucrándolos en el tratamiento. Los niños más grandes en particular dan la bienvenida a la oportunidad de participar de la confianza de sus padres y responderán con frecuencia en formas útiles. Encontrar cosas que hacer para su hermano o hermana enferma, o para sus padres preocupados, le da a mucha gente joven el sentido de pertenencia y utilidad que de otra forma podría faltar en una familia que se encuentra enfocada en el cáncer.

Los hermanos podrían acompañarlo a la clínica cuando el paciente tenga tratamiento o, si es posible, visitarlo cuando el paciente esté hospitalizado. Esto les permitirá ver por sí mismos cómo son el hospital, la clínica y el tratamiento. Si esto no es posible debido a la distancia, trate de describir el escenario y la situación. Las fotografías también podrían ser útiles.

Los hermanos podrían necesitar tales experiencias o explicaciones concretas para prevenir la construcción de fantasías acerca del hospital y de la experiencia en el hospital. Las fantasías podrían variar desde temer que el paciente esté siendo torturado hasta imaginar que el paciente esté divirtiéndose; los hermanos se pueden sentir aterrados o celosos.

Recuerde, los hermanos del paciente pueden ser cuestionados por parte de compañeros de clase u otros miembros de la comunidad en torno a la enfermedad. Ellos deben poseer suficiente información para contestar dichas preguntas. De hecho, usted podría ayudarles anticipando las preguntas o comentando y discutiendo posibles respuestas.

Cambios de la conducta en los hermanos

Los cambios conductuales entre los hermanos de la gente joven con cáncer son comunes y pueden indicar que están teniendo problemas con la situación. Podrían estar deprimidos , tener dolores de cabeza o empezar a tener problemas en la escuela . Si es necesario, la asesoría puede ayudarlos a enfrentar sus sentimientos y el personal del centro de tratamiento pueden ayudar con esto. Si los maestros están conscientes de que un hermano o hermana tiene cáncer y que esto podría afectar al estudiante, los maestros pueden alertarlo si surgen problemas en la escuela. Recuerde que los hermanos, como todos los niños, no se preocupan del mañana y quieren trato y atención iguales hoy. El apreciarlos como individuos y hacer un esfuerzo especial para mantenerse en contacto con sus necesidades es de ayuda.

Fuente:

The National Cancer Institute, 2000

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!