Facebook Pixel

Bajos Carbohidratos contra Bajas Grasas: Un Nuevo Estudio lo Valora

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Bajos Carbohidratos contra Bajas Grasas: Un Nuevo Estudio lo Valora

La prevalencia de la obesidad en los Estados Unidos se ha doblado en los pasados 20 años y está llegando rápidamente a ser uno de los problemas más grandes de salud pública. Verdaderamente, en cualquier momento, tantos como un 45% de todas las mujeres y un 30% de todos los hombres estadounidenses están tratando de perder peso, muchos de ellos con poco o ningún éxito.

En lo esencial de estos esfuerzos se encuentra la dieta convencional alta en carbohidratos, baja en grasas y baja en calorías, un enfoque que, de cara a esta falta de éxito, ha perdido popularidad en años recientes. Sin embargo, las alternativas a este enfoque convencional inspiran algunas veces acaloradas controversias, particularmente la dieta (Atkins) baja en carbohidratos, alta en proteínas y alta de grasas.

Recientemente, un grupo de investigadores intentó determinar si la popular dieta baja en carbohidratos era o no verdaderamente más efectiva para la pérdida de peso que el enfoque más convencional. Este estudio, publicado en el número del 22 de mayo del 2003 del New England Journal of Medicine , encontró que dieta baja en carbohidratos producía una pérdida más grande de peso que la dieta convencional por los primeros seis meses, pero las diferencias no fueron significativas en un año.

Acerca del estudio

Los investigadores condujeron un ensayo de un año, multicéntrico, controlado involucrando a 63 hombres y mujeres obesos quienes fueron asignados aleatoriamente ya sea a una dieta baja en carbohidratos, alta en proteínas y alta en grasas o a una dieta (convencional) baja en calorías, alta en carbohidratos y baja en grasas.

Los participantes en la dieta baja en carbohidratos fueron enseñados a limitar su ingesta de carbohidratos a 20 gramos por día por las primeras dos semanas de la dieta y entonces gradualmente incrementaron su consumo de carbohidratos hasta que fue logrado un peso deseado estable. No fueron puestas restricciones sobre su consumo de proteína o grasa. A ellos también se les dio un ejemplar del "Dr. Atkins New Diet Revolution" y se les enseñó a leerlo y a seguir la dieta como es descrita en el libro.

A los participantes de la dieta convencional se les enseñó a seguir una dieta alta en carbohidratos, baja en grasas, baja en calorías (las mujeres de 1200 a 1500 calorías diarias; los hombres de 1500 a 1800 calorías diarias), con aproximadamente el 60% de sus calorías de los carbohidratos, 25% de las grasas y el 15% de las proteínas. A estos participantes se les dio un ejemplar de "The LEARN (siglas en inglés para, estilo de vida, ejercicio, actitudes, relaciones, nutrición) Program for Weight Management" y se les pidió que lo leyeran y siguieran el programa como es descrito.

Los resultados

Los investigadores encontraron que los participantes que siguieron la dieta baja en carbohidratos perdieron significativamente más peso en 3 a 6 meses que aquellos que siguieron la dieta convencional baja en calorías. Sin embargo, esta diferencia ya no fue significativa en un año.

Los investigadores también encontraron que la dieta baja en carbohidratos estaba asociada tanto con un incremento en los niveles de colesterol HDL (bueno) y una reducción en los niveles de triglicéridos.

¿En que manera le afecta esto?

Los resultados de este estudio demuestran que la dieta de Atkins baja en carbohidratos, alta en grasas y alta en proteínas produjo una pérdida de peso más grande que la dieta convencional por más de seis meses, pero que esta diferencia no fue mantenida por un año. Esto es probablemente debido a una recuperación de peso más grande por aquellos participantes que siguieron una dieta baja en carbohidratos y puede reflejar la dificultad de apegarse a este tipo de dieta a largo plazo. También, una pregunta importante no respondida fue el efecto de los carbohidratos limitados y las grasas abundantes en el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria con el tiempo. Es cierto que en este estudio, los participantes en la dieta baja en carbohidratos demostraron un progreso más grande en algunos factores de riesgo para enfermedad cardiaca coronaria , sin embargo, los investigadores recomiendan que sean conducidos estudios de más duración y más grandes para determinar la seguridad y eficacia a largo plazo de la dieta baja en carbohidratos.

Un segundo estudio publicado en el mismo número del New England Journal of Medicine , encontró que un pequeño grupo de pacientes severamente obesos, todos ellos eran ya sea diabéticos o mostraban evidencia de el síndrome metabólico (niveles elevados de azúcar sanguíneo, insulina y triglicéridos), perdieron más peso en seis meses en una dieta baja en carbohidratos que en una dieta convencional. El mismo grupo de pacientes también mostró incrementos en la sensibilidad a la insulina y disminución en sus niveles de triglicéridos. Los investigadores alertan, sin embargo, que estos descubrimientos deben ser vistos con precaución hasta que hayan sido conducidos estudios más grandes y de mayor duración.

A pesar de que ninguno de estos estudios resuelven el debate, estos ciertamente ofrecen una comprensión importante dentro de la cuestión. Al final, hubo de poca a ninguna diferencia en la cantidad de peso perdido por los participantes después de un año, sin importar el plan de dieta que siguieron. Este resultado parece más un testamento a la dificultad de lograr una pérdida de peso a largo plazo y permanente que una aprobación o condenación de cualquier enfoque de dieta. A pesar de nuestra implacable búsqueda de la bala mágica, parece que nuestra batalla con la obesidad despierta la furia.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Dietetic Association
http://www.eatright.org

Fuentes:

Foster GD, Wyatt HR, Hill JO, et al. A randomized trial of a low-carbohydrate diet for obesity. N Engl J Med. 2003;348:2082-2090.

Samaha FF, Iqbal N, Seshadri P, et al. A low-carbohydrate as compared with a low fat diet in severe obesity. N Engl J Med. 2003;348:2074-2081.



Último revisado Mayo 22, 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!