Definición

El cáncer anal es cáncer en el ano. El ano es el canal que se encuentra al final del intestino grueso, debajo del recto.

El cáncer ocurre cuando células en el cuerpo (en este caso células que cubren el lumen del ano) se dividen sin control ni orden. Generalmente, las células se dividen de forma regulada. Si las células continúan dividiéndose sin control cuando no se necesitan células nuevas, se forma una masa de tejido llamada neoplasia o tumor. El término cáncer se refiere a tumores malignos, que pueden invadir los tejidos cercanos y propagarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno no es invasivo ni se propaga.

El Ano

si1229_96472_1
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

No se entiende claramente la causa exacta de cáncer anal, pero existe evidencia de que las infecciones por virus del papiloma humano (HPV) causan muchos casos de cáncer anal.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Algunas personas con esta condición no tienen factores de riesgo conocidos, pero los siguientes factores incrementan su probabilidad de desarrollar cáncer anal. Si tiene alguno de estos factores de riesgo, informe al médico:

Síntomas

Algunos casos de cáncer anal no tienen síntomas. Si usted experimenta síntomas, no asuma que se deben a cáncer anal. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Si usted experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

  • Sangrado anal
  • Dolor o presión alrededor del ano
  • Comezón o secreción del ano
  • Un abultamiento cerca del ano
  • Cambio en hábitos intestinales (adelgazamiento del ancho de las heces fecales)
  • Sangrado con y sin una evacuación

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Las pruebas pueden incluir:

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

Quimioterapia

En la quimioterapia, se usan medicamentos para matar células cancerosas. La quimioterapia se puede administrar en forma de pastillas, inyecciones, y mediante un catéter. Los medicamentos quimioterapéuticos viajan por todo el cuerpo para matar la mayoría de células cancerosas, pero también algunas células saludables. En el control del cáncer anal, la quimioterapia se administra a través de la vena, por lo general cada tres semanas durante el transcurso de radioterapia diariamente.

Radioterapia

Generalmente, la radioterapia se administra al mismo tiempo que la quimioterapia. En algunos casos, se puede usar la radioterapia sola si se cree que la quimioterapia provoca demasiados efectos secundarios (p. ej., en pacientes con VIH). En el tratamiento de cáncer anal, la radiación se suministra externamente todos los días en un transcurso de 5-6 semanas.

Debido a que la radioterapia daña el tejido saludable, así como células cancerosas, hay algunos efectos secundarios asociados con la radioterapia para el tratamiento de cáncer anal. Se puede formar tejido cicatrizante en el ano, evitando que el esfínter anal abra adecuadamente. Además, podría ocurrir daño que provoque sangrado rectal crónico.

Terapia de Quimiorradiación Combinada

La terapia de quimiorradiación combinada ha tenido un alto índice de control local y supervivencia (82%) cuando se compara con la cirugía.

Cirugía

Debido a la ubicación del ano, un cáncer invasivo requiere resección abdominoperineal (APR). Este procedimiento provoca la formación de una colostomía o bolsa permanente, y sólo se considera si el cáncer regresa después de la quimioterapia y la radiación, o si el paciente no puede recibir radiación por alguna razón.

Prevención

No se conocen maneras para evitar el cáncer anal, aunque tal vez reducir la exposición al HPV y al VIH podría disminuir la probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer.

Además, los investigadores están averiguando si las vacunas diseñadas para prevenir la infección del HPV y reducir el riesgo de cáncer cervical también podrían prevenir otros tipos de cáncer relacionados con el HPV, incluso cáncer anal.

Un estudio publicado en Lancet (2007) encontró que la vacuna contra HPV estaba relacionada con una reducción significativa en la probabilidad de lesiones pre-malignas de la vulva, cérvix, y ano, las cuales se cree que están relacionadas con la infección por HPV. Las vacunas para reducir HPV, así como reducen el desarrollo de cáncer anal, aún se consideran de carácter de investigación.