Además de tratamientos médicos, los siguientes cambios en el estilo de vida son importantes para el tratamiento de cáncer colorrectal.

Consuma una Dieta Saludable

Las dietas que son altas en grasa (particularmente grasa de fuentes animales, como la carne roja) y bajas en frutas y verduras incrementan el riesgo de cáncer colorrectal. Hasta hace poco, se creía que una dieta alta en fibra y baja en grasa brindaba protección contra el cáncer colorrectal. Sin embargo, investigación reciente indica que este tipo de dieta, aunque es saludable, podría no proporcionar el efecto deseado. No obstante, los médicos siguen recomendando una dieta bien balanceada y baja en grasa que contenga frutas y verduras, ya que hay beneficios considerables de salud con este tipo de dieta.

Cuando usted sea tratado para cáncer colorrectal, podría tener que modificar su dieta. Si usted está recibiendo quimioterapia y tiene náusea y diarrea, podría tener que evitar los alimentos condimentados, altos en grasa y altos en fibra que agraven sus síntomas. Si usted se ha sometido a colostomía, podría encontrar que se siente mejor y puede controlar mejor su estoma al controlar los alimentos que consume. Durante un periodo, usted podría requerir complementación nutricional para ayudar a mantener su peso y salud. Hable con su médico y un dietista acerca de sus necesidades particulares. Tenga en mente que sus necesidades alimenticias podrían cambiar a medida que avanza el tratamiento.

Para obtener más información acerca de cómo consumir una dieta saludable, pulse aquí .

Haga Ejercicio Regularmente

El ejercicio regular ha mostrado reducir el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Incluso el ejercicio moderado (30 minutos al día) es benéfico.

Usted podría seguir haciendo ejercicio durante su tratamiento mientras lo permita su condición física. Pregunte a su médico antes de someterse a cualquier programa nuevo o particularmente vigoroso de ejercicio.

Para obtener más información acerca de cómo empezar un programa regular de ejercicio, pulse aquí .

Evite la Obesidad

Se ha encontrado que la obesidad incrementa el riesgo de cáncer colorrectal, particularmente cuando el peso está distribuido en la cintura, y no en la cadera y muslos. Los médicos recomiendan perder el exceso de peso para reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Para obtener más información acerca de cómo alcanzar y mantener un peso saludable, pulse aquí .

Deje de Fumar

Para reducir su riesgo de cáncer colorrectal, deje de fumar. Los fumadores son 30%-40% más propensos a morir a causa de cáncer colorrectal que los no fumadores. Incluso si usted ya ha sido diagnosticado con cáncer colorrectal, dejar de fumar ayudará en su recuperación y reducirá el riesgo de otras complicaciones de salud.

Para obtener más información acerca de cómo dejar de fumar, pulse aquí .

Consuma Alcohol con Moderación

El consumo regular de alcohol entre fumadores y personas con dietas altas en grasa parece incrementar el riesgo de cáncer colorrectal. Sin embargo, parece no haber un riesgo incrementado entre personas que beben alcohol, pero consumen dietas altas en fibra. Durante el tiempo en el que esté siendo tratado con quimioterapia, es una buena idea evitar el alcohol por completo.