Definición

El carcinoma de célula escamosa de la piel es el segundo tipo de cáncer de piel más común. El carcinoma de célula basal es el tipo más común. Sin embargo, el carcinoma de célula escamosa es más común en las personas afroamericanas.

El nombre "escamosa" viene de las células donde crece el cáncer. Estas células se encuentran en la capa superior de las células de la piel. Por lo general, el carcinoma de célula escamosa crece lentamente. En algunos casos, puede crecer rápidamente y propagarse a otros tejidos del cuerpo. Generalmente, al principio lo hace mediante los nódulos linfáticos. Rara vez es mortal si se trata temprano, pero puede ser letal si se propaga más allá de la piel.

Carcinoma de Célula Escamosa

si55551327_97870_1_squamous_cell
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Se sabe que la exposición a los rayos ultravioletas (UV) mientras se toma sol es la causa principal del carcinoma de célula escamosa. Sin embargo, el crecimiento es el resultado de una combinación de exposición al sol y los genes que hacen que sea más probable desarrollar cáncer. El carcinoma de célula escamosa también puede crecer donde la piel se ha dañado por una quemadura, una herida desde hace mucho tiempo, estar expuesto a ciertos químicos, o estar expuesto a radiación.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los siguientes factores incrementan su probabilidad de desarrollar carcinoma de célula escamosa:

  • Edad en aumento
  • Durante la niñez quemaduras por el sol, pecas, o largos periodos de exposición al sol
  • Piel clara que rara vez se broncea
  • Ojos azules o verdes
  • Cabello rubio o rojo
  • Un historial familiar de cáncer cutáneo
  • Un historial personal de cáncer cutáneo
  • Tratamiento que suprima el sistema inmune, como el que se prescribe para personas que han tenido un trasplante de órgano
  • Ingerir arsénico
  • Antecedentes de radiación o tratamiento con luz ultravioleta
  • Uso frecuente de camas de bronceado

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Una porción roja protuberante que está escamosa o áspera
  • Una porción protuberante de piel que puede parecer tener bordes ásperos similares a astas
  • En color, las porciones pueden ser rojizas, rosas, color carne, o café-rojizas
  • Contorno mal definido, con algunos crecimientos satélite
  • Una úlcera desde hace mucho tiempo que no sanará con simple tratamiento en casa

Diagnóstico

Probablemente, el diagnóstico lo hará un médico que se especialice en el cuidado de la piel, llamado un dermatólogo. El dermatólogo observará el crecimiento cutáneo y tomará una muestra, llamada una biopsia, para examinar células cancerosas. El médico entonces decidirá un plan de tratamiento con base en el tamaño, crecimiento, subtipo, y ubicación del tumor.

Tratamiento

El tratamiento incluye:

  • Cirugía micrográfica de Mohs; una cirugía controlada microscópicamente que ofrece el mejor índice de cura para el carcinoma de célula escamosa
  • Retirar el crecimiento con cirugía simple
  • Congelar el crecimiento con nitrógeno líquido
  • Radioterapia, también conocida como terapia de radiación
  • Terapia fotodinámica en la que las células absorben un ácido que causa que mueran cuando se exponen a la luz
  • Cremas, especialmente fluorouracilo (5-FU) o imiquimod
  • Cirugía plástica para reparar cualquier problema cosmético que ocurra después del tratamiento

Prevención

Las siguientes son maneras para reducir su probabilidad de desarrollar carcinoma de célula escamosa:

  • Reduzca la exposición al sol usando bloqueador solar, mangas largas y pantalones, y sombreros.
  • Permanezca alejado del sol durante las horas del medio día.
  • Las personas que esquían y disfrutan otros deportes de invierno deberían estar concientes de que la luz UV es más fuerte en elevaciones mayores, y deberían tomar precauciones (p. ej., usar bloqueador solar).
  • Los adultos en riesgo deberían examinarse mensualmente y realizarse un examen anual en todo el cuerpo por un dermatólogo para revisar lunares, pecas, y otros crecimientos.
  • Limitar la exposición al sol/bronceado para niños y adolescentes.
  • Aprenda a reconocer temprano el carcinoma de célula escamosa y busque tratamiento.