Los cálculos renales son uno de los trastornos renales más comunes (y dolorosos). Aproximadamente el 10% de los hombres y el 3% de las mujeres desarrollarán un cálculo renal en algún momento de su vida. Y para muchas personas, esto se vuelve un problema crónico, debido a que quienes desarrollan un cálculo son propensos a desarrollar otros.

Los riñones (cada uno aproximadamente del tamaño de un puño) se localizan en la parte inferior de la espalda. Estos se conectan a la vejiga mediante tubos estrechos llamados uréteres. Los riñones actúan como filtros para el torrente sanguíneo, tomando las sustancias necesitadas y regresándolas a la circulación, y deshaciéndose de sustancias no necesitadas en la orina. La orina se acumula en la vejiga y después pasa a través de otro tubo estrecho llamado uretra y sale del cuerpo.

Los cálculos renales se forman cuando los minerales y otras sustancias se acumulan en los riñones y se concentran tanto que se cristalizan en partículas sólidas. Bajo circunstancias normales, la orina contiene químicos que evitan que esto suceda, pero bajo ciertas condiciones este mecanismo falla. Si las partículas cristalizadas resultantes permanecen pequeñas, éstas salen en la orina sin problemas. Sin embargo, cálculos más grandes se pueden atorar en el riñón o en algún sitio más abajo del tracto urinario.

Cálculo Renal

Copyright© 2005 Nucleus Communications, Inc. All rights reserved. www.nucleusinc.com

Existen cinco tipos principales de cálculos renales:

Cálculos de oxalato de calcio y de fosfato de calcio - Estos dos tipos son los más comunes, conformando aproximadamente el 80% de los casos. Estos cálculos renales por lo general se forman cuando (por alguna de numerosas razones) la concentración de calcio u otros minerales en la orina se vuelve demasiado alta, lo cual a su vez conlleva a la formación de cristales y con el tiempo de masas pequeñas y endurecidas. Se desconoce la causa exacta de los cálculos renales en aproximadamente el 50% de los casos. Posibles causas incluyen:

  • Condiciones hereditarias que causan que el riñón retenga calcio u oxalato.
  • Una condición intestinal que causa que el cuerpo absorba demasiado calcio.
  • Hipercalcemia (calcio sanguíneo elevado) debido a cáncer, infección, glándulas paratiroides sobreactivas que abruman la capacidad del riñón para deshacerse del exceso de calcio.
  • Hiperoxaluria (alta concentración de oxalato en la orina) debido a enfermedad de Crohn o a síndrome de malabsorción.
  • Hipomagnesuria (baja concentración de magnesio en la orina) debido a trastorno de malabsorción, como colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn.
  • Hipocitruria (baja concentración de citrato en la orina) debido a trastorno metabólico.
  • Acidosis tubular renal, una condición renal que hace que la orina sea más ácida. Los cálculos renales se forman más fácilmente en la orina ácida.

Cálculos de estruvito - compuestos de amonio, magnesio, y sales de fosfato. Éstos se desarrollan a raíz de una infección del tracto urinario, y por lo general se observan en mujeres.

Cálculos de ácido úrico - se podrían desarrollar en personas que tienen gota , una condición que ocurre cuando el ácido úrico (un subproducto del metabolismo de proteínas) se acumula en el cuerpo.

Cálculos de cistina - debido a un trastorno genético que causa que los riñones acumulen cantidades excesivas de cistina, uno de los aminoácidos encontrados en la proteína.

¿Cuáles son los factores de riesgo para los cálculos renales?
¿Cuáles son los síntomas de los cálculos renales?
¿Cómo se diagnostican los cálculos renales?
¿Cuáles son los tratamientos para los cálculos renales?
¿Existen exámenes de revisión para los cálculos renales?
¿Cómo puedo reducir mi riesgo de cálculos renales?
¿Cuáles preguntas le debería hacer a mi médico?
¿Dónde puedo obtener más información acerca de los cálculos renales?