Facebook Pixel

Consejos para Prevenir el Linfedema Secundario

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Consejos para Prevenir el Linfedema Secundario

Si usted se ha sometido a tratamientos con radiación, extirpación quirúrgica de algún nódulo linfático, ha padecido una infección o trauma de sus ductos linfáticos o venas, debe saber cómo reducir sus riesgos de padecer linfedema. El linfedema es una acumulación de líquido linfático en el tejido que provoca inflamación. (El líquido linfático es un fluido transparente que es transportado a través del sistema linfático en el cuerpo hacia los nódulos linfáticos, los cuales filtran las bacterias y otros deshechos). Si no se trata, el linfedema puede interferir con la sanación de heridas y provocar una infección llamada linfangitis.

Existen dos tipos de linfedema; primario y secundario. El linfedema primario puede desarrollarse cuando los vasos linfáticos están ausentes o dañados. El linfedema secundario se puede desarrollar cuando los vasos linfáticos están dañados como resultado de radiación, infección, lesión o extirpación quirúrgica.

Tenga cuidado de estas señales y síntomas

El linfedema secundario ocurre con mayor frecuencia en los brazos y las piernas, y algunas veces en otras partes del cuerpo. Este podría ocurrir inmediatamente después de cirugía, o semanas, meses incluso años después. Los síntomas de los que debe tener cuidado incluyen:

  • Sensación de tensión en su brazo o pierna
  • Anillos, brazaletes, relojes de pulsera o zapatos que quedan apretados
  • Disminución en la flexibilidad de su mano, muñeca o tobillo
  • Debilidad, dolor, aflicción o pesadez en su brazo o pierna
  • Enrojecimiento, inflamación o señales de infección

Si nota la persistencia de inflamación, busque atención médica de inmediato.

Factores que pueden aumentar su riesgo

Usted podría estar en riesgo elevado de padecer linfedema si tiene:

  • Cáncer de mama y ha recibido terapia de radiación o le han extirpado nódulos linfáticos
  • Una extirpación quirúrgica de los nódulos linfáticos debajo del brazo, en la ingle o en las regiones pélvicas
  • Terapia de radiación en las regiones de debajo del brazo, en la ingle, pelvis o del cuello
  • Tejido cicatrizante en los ductos linfáticos o en las venas debajo de las clavículas por cirugía o terapia de radiación.
  • Cáncer que se haya propagado hacia los nódulos linfáticos en su cuello, pecho, debajo el brazo, pelvis o en el abdomen
  • Tumores que estén creciendo en su pelvis o abdomen que impliquen o ejerzan presión sobre los vasos linfáticos y/o el gran ducto linfático en el pecho (Esto puede bloquear el drenaje linfático.)
  • Una alimentación inadecuada o que tengan sobrepeso

Cómo reducir sus riesgos

Si está en riesgo de padecer linfedema, podría ser capaz de prevenir su aparición con los siguientes consejos del Abramson Cancer Center en la University of Pennsylvania:

  • Mantenga limpia el área afectada.
  • Utilice jabones y lociones humectantes.
  • Si tiene que rasurar el área afectada, utilice una rasuradora eléctrica en lugar de un rastrillo.
  • Utilice protector solar con un SPF mínimo de 15.
  • Prevenga las picaduras de insectos utilizando repelente de insectos.
  • Cuando descanse, eleve la extremidad afectada para que de esta forma la gravedad pueda ayudar a mover el líquido linfático.
  • Cuando viaje por avión, utilice medias de compresión en la extremidad afectada.
  • Evite recibir inyecciones, vacunaciones, extracciones de sangre y mediciones de presión arterial en la extremidad afectada.
  • Mantenga su peso corporal ideal.
  • No tome baños con agua caliente ni utilice saunas o cuartos de vapor.
  • No fume ni ingiera bebidas alcohólicas en exceso.

Cuando su brazo esté afectado

  • No utilice relojes de pulsera ni joyería en el brazo afectado.
  • No cargue objetos pesados con el brazo afectado.
  • Utilice el lado que no está afectado para cargar bolsas de hombro pesadas.
  • Evite hacerse manicuras en el lado afectado.
  • Utilice guantes de hule cuando lave los trastes.
  • Utilice guantes de protección cuando trabaje en exteriores.

Cuando su pierna esté afectada

  • No camine descalzo en interiores o exteriores.
  • Utilice zapatos cómodos.
  • Utilice zapatos resistentes o botas de trabajo para proteger sus pies cuando trabaje en exteriores.
  • Consiga un podiatra para que corte las uñas de sus pies.
  • Evite hacerse una pedicura en el lado afectado.

Si se ha sometido a cirugía y terapia de radiación en la región del nódulo linfático, asegúrese de hablar con su médico acerca de las maneras adicionales para reducir su riesgo de padecer linfedema.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Cancer Institute
http://www.cancer.gov/

National Lymphedema Network
http://www.lymphnet.org/

Fuentes:

National Cancer Institute

University of Pennsylvania



Último revisado Enero 2005 por Judith Logan, MD, MS

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!