Definición

Un dedo en martillo es un dedo del pie que tiende a permanecer doblado a la mitad de la articulación en una posición como de garra. Esto puede ser muy doloroso. Existen dos tipos de dedo en martillo.

Un dedo en martillo flexible puede ser enderezado manualmente.

Un dedo en martillo rígido no puede jalarse para enderezarlo y puede ser extremadamente doloroso. Después de algún tiempo, la punta del dedo puede presionarse contra el zapato, lo que puede causar callos o callosidades (piel engrosada), lo que también es doloroso.

Cuanto más pronto se trate el dedo en martillo, más favorable será el resultado. Si sospecha que tiene esta condición, consulte con el médico.

Dedo en Martillo

nucleus image
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

El dedo en martillo puede ser congénito (presente al nacer) o desarrollarse después. Ocurre cuando hay una dislocación de la articulación media del dedo del pie debido a:

  • Ligamentos o tendones que han sido apretados, ocasionando que la articulación del dedo del pie se rice hacia abajo
  • Presión de un juanete adyacente
  • Usar zapatos inadecuados:
    • Zapatos que no calzan adecuadamente, ni para un adulto ni para un niño
    • Usar tacones altos
    • Calzado estrechos en la zona de los dedos
  • Artritis
  • El pie tiene un arco elevado
  • Lesión en el dedo del pie

De manera ocasional, todos los dedos del pie pueden estar doblados; esto puede deberse a problemas con los nervios periféricos o la médula espinal.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los siguientes factores de riesgo incrementan sus probabilidades de desarrollar un dedo en martillo. Si tiene alguno de estos factores de riesgo, informe al médico:

  • Antecedentes familiares de dedo en martillo
  • Artritis
  • Juanetes, callos o callosidades persistentes en sus pies
  • Uso frecuente del calzado inadecuado (arriba listado)

Síntomas

Si experimenta cualquiera de estos síntomas, no asuma que se debe a un dedo en martillo. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Si usted experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

  • Un dedo del pie que se tuerce hacia abajo
  • Callos en la parte de arriba de un dedo del pie
  • Callosidades en la planta del pie o en la punta del dedo
  • Dolor en la articulación media de un dedo del pie
  • Incomodidad en la punta de un dedo del pie
  • Dificultad para hallar un zapato que le ajuste cómodamente
  • Calambres en un dedo del pie y a veces también en el pie y en la pierna
  • Infecciones o úlcera en un dedo del pie
  • Enrojecimiento o inflamación en una articulación del dedo
  • Movimiento dificultoso o doloroso de una articulación del dedo
  • Dolor en la bola del pie o en la base de un dedo

Diagnóstico

Su doctor le preguntará acerca de sus síntomas e historial médico y le realizará un examen físico del dedo del pie.

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen lo siguiente:

Tratamientos conservadores

  • Entablillar el dedo afectado
  • Usar un calzado que se ajuste adecuadamente con una parte delantera espaciosa para los dedos
  • Tablillas, tiras, cojines o plantillas para aliviar los síntomas
  • Aplicar una crema humectante adecuada para mantener la piel suave

Cirugía correctiva

Los casos severos requieren de una operación para enderezar la articulación.

  • Los tendones pueden ser cortados o transferidos.
  • La articulación media del dedo del pie puede fusionarse.

Si se le diagnostica dedo en martillo, siga las indicaciones de su médico.

Prevención

Para ayudarle a reducir sus probabilidades de adquirir un dedo en martillo, tome las siguientes medidas:

  • Evite el uso de calzado muy estrecho o que no calce bien.
  • Evite los tacones más alto de dos pulgadas.
  • Revise la talla del calzado de su hijo con frecuencia.