Facebook Pixel

Depresion o Enfermedad Cronica: ?Cual Viene Primero?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Depresión o Enfermedad Crónica: ¿Cuál Viene Primero?

¿Cuál viene primero, la depresión o la enfermedad crónica? Debido a que la conexión funciona en ambos sentidos, una cosa es segura: El tratamiento puede hacer la diferencia.

Jennifer tenía 26 años cuando el médico le diagnosticó presión arterial elevada, pero esto no le importó hasta que ella supo que también sufría del síndrome de ovario poliquístico así que ella empezó a caer una depresión. Como muchos otros pacientes con enfermedades crónicas, ella escondió su depresión del médico, incluso se sometió a tratamientos contra la infertilidad y a un embarazo de alto riesgo.

"Es difícil tratar con una enfermedad crónica," dice Jennifer, ahora de 29 años. "Muchas personas tienen miedo de admitir que necesitan ayuda."

Después del nacimiento de su hijo, ella sufrió un colapso y le dijo al médico de sus síntomas depresivos, del aislamiento de los otros que se impuso a sí misma, de la renuncia a las relaciones, de su somnolencia y de sus sentimientos de desesperanza. Esto le ayudó a entender que como otras condiciones crónicas, su depresión no era culpa suya. Ella empezó a tomar antidepresivos y mejoró su perspectiva.

"Esto me ha ayudado tremendamente," ella explica. "Necesitaba mantener las cosas en perspectiva para mí, lo cual hice."

Cuando la Enfermedad Desencadena la Depresión

Cuando enfrentamos el diagnóstico que potencialmente cambia nuestra vida de una condición crónica, puede ser fácil que se presente la depresión.

"Cualquier enfermedad que de alguna manera incremente el desamparo y la desesperanza también puede ser un desencadenante de la depresión," dice el doctor Jeremy Kisch, director senior de una clínica de educación en la National Mental Health Association. Es fácil pasar por alto la depresión en parte debido a sus síntomas - como la fatiga o un cambio en los niveles de energía - imitan a aquellos de la enfermedad crónica.

Cuando la Depresión Conduce a la Enfermedad

En casos como el de Jennifer, es bastante claro que la enfermedad la condujo a la depresión. Pero muchos otros pacientes con condiciones como enfermedad cardiaca o diabetes, la conexión puede ser inversa.

Las personas con una historia de depresión tienen al menos tres veces más probabilidad de sufrir de un ataque cardiaco que sus contrapartes no depresivos, de acuerdo con el doctor William Eaton, profesor de higiene mental de la Johns Hopkins School of Hygiene and Public Health. "Eso clasifica a la depresión con la misma fuerza como factor de riesgo que el alto colesterol o a la historia familiar de enfermedad cardiaca," él dice.

La depresión también predice a la diabetes tipo II, explica el Dr. Eaton, añadiendo que el vínculo entre la depresión y estas enfermedades funciona en diferentes niveles. "Podría ser que el comportamiento de las personas deprimidas sea comer o ejercitarse de manera diferente," dice el Dr. Eaton. "Pero también es posible que esto puede funcionar debajo de la piel; en las personas que están deprimidas, la sangre se coagula de manera distinta, el sistema inmunológico funciona de manera distinta y los corazones laten con diferente variación."

El Dilema del Diagnóstico

Los expertos dicen que tanto como un 50% de las personas que sufren de depresión no son diagnosticadas, muchas de estas personas están en el rango de pacientes que ven regularmente a sus médicos por otras razones como una enfermedad cardíaca, diabetes o asma.

El Dr. Kisch cree que al menos algo de la reducción de la depresión proviene de los mismos pacientes. "Esto parece ser una consecuencia natural de lo que ellos están combatiendo físicamente," él dice ."Ellos no se dan cuenta de que se trata de una depresión."

Para muchos pacientes con una enfermedad crónica que están deprimidos, esto es como un círculo vicioso. Su depresión mina su energía dejándolos aislados y con menos posibilidad de buscar la ayuda de sus médicos.

El Dr. Kisch dice que la familia y los amigos pueden desempeñar una función importante en ayudar a mejorar la depresión en pacientes con problemas de salud en curso. "Esto requiere que alguien del exterior sea capaz de decir, 'Tal vez tienes más dificultades debido a que además te encuentras deprimido,'" dice. El Dr. Eaton, por otra parte, ve que los médicos han llegado a ser más conscientes de la importancia de revisar a las personas para detectar la depresión e incorporarla a sus rutinas diarias. "Es tan fácil detectar la depresión como tomar la presión sanguínea," dice. "La depresión ha conseguido ser expuesta generalmente como parte del cuidado médico."

Los Efectos Devastadores de la Depresión

No importa cuándo ataque la depresión, si ésta es acompañada de una enfermedad crónica, las ramificaciones pueden ser serias.

  • Diabetes
  • Las personas deprimidas con diabetes pueden no tomar sus medicamentos de una manera diligente, lo cual lleva a problemas más serios para controlar sus niveles de azúcar, lo que en consecuencia los hace más susceptibles a complicaciones serias.
  • Enfermedad Cardiaca
  • Los pacientes con enfermedad del corazón que también están deprimidos pueden dejar de poner mucha atención a sus dietas, de ese modo se ponen a sí mismos en un riesgo más grande de ataque cardiaco. Las personas con enfermedad cardíaca que sufren de depresión durante los primeros días de su recuperación son más propensos a morir dentro de un año después de su ataque que los pacientes que no están deprimidos.
  • Asma
  • Un estudio reciente del doctor Carol Mancuso del New York Presbyterian Hospital, midió la calidad de vida de los pacientes con asma, usando las medidas psicológicas en vez de las físicas de la depresión. El estudio mostró que los pacientes que registraban más señales mentales de depresión, tales como el sentimiento de desamparo o de desprecio, también sufrían más de su asma. "Si estos coexisten," ella concluye, "el asma es peor con los síntomas depresivos [que sin ellos]."

Aunque no todas las enfermedades crónicas están estrechamente relacionadas con la depresión como la diabetes, la enfermedad del corazón o el asma, la manera en que la depresión exacerba los síntomas la convierte en un peligroso factor de riesgo.

El Tratamiento Puede Hacer la Diferencia

Kisch, Eaton, Mancuso y otros expertos no creen que haya un factor que por sí mismo vincule la depresión con la enfermedad crónica. La compleja relación causa-y-efecto puede que nunca sea comprendida en su totalidad aunque nuevos estudios esperan conseguir resaltar los factores de riesgo específicos y descubrir los tratamientos óptimos. Por ejemplo, algunos estudios han demostrado que los antidepresivos incrementan la actividad del sistema inmunológico de las personas que sufren de depresión y de enfermedad física.

Mientras tanto, los médicos dicen que el incremento en la conciencia de la prevalencia de la depresión en pacientes con enfermedad crónica puede ayudar a muchos de ellos a recibir el tratamiento apropiado, ya sea la psicoterapia, un antidepresivo o la combinación de ambos.

Ya los médicos han visto que un tratamiento exitoso de las co-ocurrencia de la depresión muestra beneficios promisorios. Esto no sorprende a Jennifer, quien continúa controlando su depresión diariamente. Después de tomar control de su depresión, ella ha sido más capaz de aceptar y tratar con sus otras enfermedades crónicas. Ella cree que es desafortunado que la depresión no sea mejor entendida y que su tratamiento sea más aceptado por el público en general. "La depresión es una condición médica, justo como otras condiciones," ella explica ."Está bien pedir ayuda."

Reconociendo la Depresión

De acuerdo con el Dr. Kisch, los médicos y los pacientes deben buscar los siguientes síntomas y pistas para detectar la depresión, especialmente en la presencia de otras condiciones médicas.

  • Tristeza persistente que dure más de dos semanas
  • Falta de interés en la familia y otras relaciones cercanas
  • Cambios en los hábitos alimenticios, comer más o menos de lo usual
  • Cambio en los hábitos de sueño, dormir más o menos de lo usual
  • Pérdida de energía o fatiga
  • Sensación de desesperanza/desamparo
  • Falta de interés en tomar los medicamentos/permanecer en el régimen de salud requerido
  • Perder las citas con el médico
  • Exacerbación de los síntomas de la enfermedad crónica (lo cual puede señalar un incremento en la vulnerabilidad a la depresión)

Fuentes Adicionales de Información

"Co-occurrence of Depression"
National Institute of Mental Health
http://www.nimh.nih.gov/publicat/cooccurmenu.cfm
Hoja de hechos acerca de la co-ocurrencia de la depresión con otra enfermedades crónicas.

National Mental Health Association
http://www.nmha.org/
Incluye noticias y también un vínculo a un sitio en línea para la detección de la depresión.

American Diabetes Association
http://www.diabetes.org/
Incluye vínculos a estudios relevantes e investigaciones actuales.

"Coronary bypass surgery improves heart attack survival in people with diabetes," by K.M. Detre. New England Journal of Medicine, Vol. 342, 2000, pp. 33-43.

"Depression and poor glycemic control: a meta-analytic review of the literature," by P.H. Lustman, R.J. Anderson and K.E. Freedland, et al. Diabetes Care , Vol. 23, 2000, pp. 934-42.

"Depression, psychotropic medication, and risk of myocardial infarction. Prospective data from the Baltimore ECA follow-up," by L.A. Pratt, D.E. Ford and R.M. Crum, et al. Circulation , Vol. 94, 1996, pp. 3124-9.



Último revisado Octubre 2000 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!