Facebook Pixel

Dietas Bajas en Carbohidratos: ?Los Beneficios Superan a los Riesgos?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Dietas Bajas en Carbohidratos: ¿Los Beneficios Superan a los Riesgos?

En la batalla por perder peso, se ha desarrollado una rivalidad entre las dietas bajas en carbohidratos (las cuales enfatizan las proteínas y las grasas aunque rechazan el azúcar y almidón) y las dietas bajas en grasas, las cuales se enfocan en el control de calorías al limitar el consumo de grasa. Unos cuantos estudios pequeños han arrojado resultados mezclados sobre cuál plan es mejor. El problema más grande que alimenta esta rivalidad es el riesgo de enfermedades cardiovasculares (CVD). La pérdida de peso puede reducir el riesgo de CVD; sin embargo, los críticos de las dietas bajas en carbohidratos se preocupan acerca de que el aumento potencial en los niveles de colesterol por el exceso de grasa dietética contrarreste cualquier beneficio de la pérdida de peso. The American Heart Association recomienda una dieta baja en grasas como el medio más seguro para reducir peso y el riesgo de CVD. No está claro el mérito de las dietas bajas en carbohidratos.

Un grupo de investigadores suizos propuso aclarar los efectos de las dietas bajas en carbohidratos sobre el peso y el riesgo de CVD al analizar los mejores estudios hasta la fecha. Sus hallazgos, publicados el 13 de febrero de 2006 en Archives of Internal Medicine , están mezclados: en el transcurso de 12 meses, las dietas bajas en grasas y bajas en carbohidratos son igualmente efectivas para la pérdida de peso. En términos de riesgo de CVD, las dietas bajas en grasa muestran mayores reducciones en el colesterol total y LDL, mientras que las dietas bajas en carbohidratos muestran cambios más favorables en el colesterol HDL y triglicéridos.

Acerca del Estudio

Investigadores de University Hospital Basel en Suiza combinaron y analizaron cinco ensayos controlados y aleatorios que compararon dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasas. Las dietas bajas en carbohidratos permitían 60 gramos de carbohidratos (aproximadamente 4 rebanadas de pan) al día; no se restringió el consumo de proteínas, grasas, y calorías. Las dietas bajas en grasas limitaron el consumo de calorías y permitieron el 30% de calorías de grasa al día. Se incluyó un total de 447 personas (222 en dietas bajas en carbohidratos, 225 en dietas bajas en grasas). Los investigadores compararon los cambios en el peso y en los niveles de colesterol.

A los seis meses, quienes estaban en dietas bajas en carbohidratos perdieron más peso que quienes estaban en dietas bajas en grasas, pero a los 12 meses, la pérdida de peso fue similar entre los grupos. Se observaron diferencias significativas en los efectos sobre los factores de riesgo para CVD. Los voluntarios que comieron una dieta baja en grasas tuvieron mayores reducciones en el colesterol LDL (malo); las reducciones en estos dos factores pueden disminuir el riesgo de CVD. En comparación, quienes comieron menos carbohidratos tuvieron incrementos en el colesterol total y LDL. Las dietas bajas en carbohidratos también mostraron dos beneficios: incrementos en colesterol HDL ("bueno") y reducciones en triglicéridos. Los que llevaron dietas bajas en grasas tuvieron cambios menos favorables en estos dos factores. Considerando estos hallazgos, los investigadores no recomiendan una dieta baja en carbohidratos para la prevención de CVD.

Este estudio está limitado por el pequeño número de ensayos (5) y el alto índice de deserción. Además, el periodo de seguimiento fue demasiado corto para determinar si los cambios en el colesterol se traducirían en menos o más incidencias de CVD. En estos estudios, los voluntarios eligieron y prepararon sus alimentos. Un estudio más estricto y de tipo ciego (uno en el que se proporcionó alimentos y los voluntarios no sabían cuál dieta estaban comiendo) valoraría mejor la relación entre la dieta y la CVD.

¿Cómo Le Afecta Esto?

¿Menos bagels o menos queso crema? Ninguna de las dos cosas; más bien, elija un muffin inglés de trigo entero con mantequilla natural de cacahuate y una naranja. En esta rivalidad de nutrición, ambas partes tienen algo de mérito. Sin embargo, es difícil que estudios pequeños a corto plazo elijan los matices en las opciones dietéticas. Una dieta saludable incluye proteínas, carbohidratos, y grasas, la clave es elegir las mejores fuentes de estos nutrientes y limitar las menos saludables. La siguiente tabla proporciona algunas pautas. Para un peso saludable y un menor riesgo de CVD, combine un plan alimenticio balanceado con ejercicio regular.

Nutriente

Más de éstos

Menos de éstos

Carbohidratos

Granos enteros:

Avena

Panes de trigo entero, pastas, galletas saladas

Arroz integral

Cereales integrales

Azúcar natural:

Frutas

Verduras

Harina refinada:

Panes blancos, pastas, arroz, galletas saladas

Azúcar agregada:

Refrescos, bebidas de jugos

Cereales azucarados

Galletas dulces, pasteles, dulces, caramelos

Proteínas

Proteínas magras:

Leguminosas (frijoles negros, lentejas, humus, etc.)

Productos de soya

Lácteos bajos en grasa

Nueces & mantequilla natural de cacahuate

Pescado

Huevos blancos

Aves sin piel de carne blanca

Carne de res magra (lomo, solomillo) y cerdo (lomo, pierna)

Proteínas más altas en grasa:

Leche entera con grasa, queso, & otros lácteos

Res

Hot dogs

Tocino

Salchichas

Peperoni, salami, etc.

Grasa

Grasas insaturadas:

Pescado (salmón, trucha, etc.)

Aceites vegetales

Aceitunas, aguacates

Nueces & mantequilla natural de cacahuate

Mayonesa baja en grasas, sin grasa, y sin grasas trans, margarina y patés

Grasa saturada y grasa trans:

Mantequilla

Margarina

Manteca de cerdo

Alimentos freídos comercialmente

Productos y bocadillos horneados empacados

Crema

Fuentes Adicionales:

American Heart Association
http://www.americanheart.org

Delicious Decisions
http://www.deliciousdecisions.org/

American Dietetic Association
http://www.eatright.org

Referencias:

Nordmann AJ, Nordmann A, Briel M, et al. Effects of low-carbohydrate vs low-fat diets on weight loss and cardiovascular risk factors. Archives of Internal Medicine . 2006;166:285-293.



Último revisado Feb 16, 2006 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!