Facebook Pixel

El Jurado Todavia Esta Deliberando sobre las Dietas Bajas en Carbohidratos

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

El Jurado Todavía Está Deliberando sobre las Dietas Bajas en Carbohidratos

Ésta es una de tres Journal Notes de esta semana que cubrirán estudios del número especial sobre obesidad del Journal of the American Medical Association

Atkins. La Zona. Poder de las Proteínas. Usted ha escuchado acerca de dietas bajas en carbohidratos; tal vez incluso usted ha intentado una por sí mismo. Recientemente, las dietas bajas en carbohidratos han aumentado en popularidad. Dr. Atkins' New Diet Revolution ha estado en la lista de bestsellers del New York Times por casi seis años. Y, como en los últimos cinco años, tres libros sobre dietas bajas en carbohidratos han vendido millones de copias en los Estados Unidos.

Las dietas bajas en carbohidratos están basadas en la premisa de que reducir su ingesta de carbohidratos reducirá la cantidad de insulina que su cuerpo produce. Debido a que la insulina es responsable de hacer que el azúcar sanguíneo esté disponible para sus células para quemar como combustible, menos insulina significa que sus células deben cambiar a sus reservas de grasa como su principal fuente de energía. Estas dietas han tenido una gran cantidad de éxito a nivel anecdótico, provocando que más y más personas que hacen dieta cambien sus papas horneadas por jugosos bisteces.

Pero la American Dietetic Association y la American Heart Association alertan contra las dietas bajas en carbohidratos, estableciendo que éstas pueden incrementar el riesgo de enfermedad cardiaca (por medio de enfatizar las proteínas animales que pueden ser altas en grasas saturadas). Ellos también están preocupados de que las personas que no puedan usar exceso de proteínas corran el riesgo de osteoporosis y trastornos hepáticos y renales.

En un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) del número especial de investigación sobre obesidad del 9 de abril del 2003, los científicos analizaron los resultados de estudios sobre 94 dietas bajas en carbohidratos para determinar la eficacia y la seguridad de estas dietas. Ellos encontraron que basados en la investigación reciente, no es posible concluir que las dietas bajas en carbohidratos realmente funcionen para bajar de peso.

Acerca del Estudio

Los investigadores analizaron datos de 107 artículos de revistas describiendo 94 intervenciones de dietas bajas en carbohidratos. Los estudios habían sido conducidos entre el 1 de enero de 1966 y el 15 de febrero del 2003 e involucraron a 3268 participantes.

De los 3268 participantes, 633 recibieron dietas más bajas en carbohidratos (60 gramos por día (g/d) o menos de carbohidratos); 71 participantes estaban en las dietas más bajas en carbohidratos (20 g/d o menos de carbohidratos). Los participantes restantes, en dietas más altas en carbohidratos, comieron 60 g/d o más de carbohidratos.

De estos estudios, los investigadores evaluaron los cambios promedio en peso, colesterol, glucosa en el suero en ayunas, insulina en el suero en ayunas y presión arterial entre adultos siguiendo dietas bajas en carbohidratos.

Los Resultados

Los estudios evaluados en esta revisión fueron altamente variados con respecto a su diseño, ingesta de carbohidratos (0 - 901 g/d), total de calorías (525 - 4629 kcal/d), duración de la dieta (4 - 365 días) y características de los participantes (peso de punto de partida 126 - 478 libras). Tal variabilidad hace más difícil trazar conclusiones acerca de la efectividad de las dietas bajas en carbohidratos.

Los investigadores encontraron que entre los participantes obesos, la pérdida de peso estuvo asociada significativamente con dietas de duración más larga y más restricción de ingesta de calorías. Sin embargo, no hubo una asociación significativa entre la pérdida de peso y la ingesta reducida de carbohidratos para los participantes obesos o no obesos.

Las dietas bajas en carbohidratos no afectaron de manera adversa los niveles de colesterol, glucosa en el suero en ayunas, niveles de insulina en el suero en ayunas, o presión arterial.

¿En Qué Manera le Afecta Esto?

A pesar de las limitaciones de los estudios incluidos en este análisis, los autores concluyeron que si las personas sin diabetes pueden tolerar una dieta baja en carbohidratos mejor que una dieta alta en carbohidratos, ésta puede ser una forma efectiva de perder peso a corto plazo sin consecuencias de salud negativas. Sin embargo, ellos sugieren que la pérdida de peso en las dietas bajas en carbohidratos fue con más probabilidad debida a la disminución en la ingesta calórica y al incremento en la duración de la dieta que a la ingesta reducida de carbohidratos.

Esta conclusión apoya el principio de que la pérdida de peso ocurre cuando el número de calorías gastadas sobrepasa el número de calorías ingeridas. En otras palabras, restringir calorías por una duración más larga es más importante para la pérdida de peso que restringir ciertos tipos de calorías. Por otra parte, las dietas bajas en carbohidratos pueden hacer más fácil conseguir esta meta, porque, para muchas personas, es más fácil comer un tazón grande de pasta que un bistec de 12 onzas.

Las dietas bajas en carbohidratos no parecieron tener efectos negativos sobre la salud de los participantes. Sin embargo, este análisis no pudo decir si las dietas bajas en carbohidratos eran seguras para las personas cuando eran mayores o tenían diabetes, presión arterial alta o colesterol elevado.

Un aspecto de la pérdida de peso que este estudio no pudo justificar las calorías gastadas durante la actividad física. El ejercicio regular es vital, no sólo para la pérdida de peso, sino para la salud general. Como tal, ésta debe ser una parte integral de cualquier programa de pérdida de peso.

Fuentes Adicionales de Información:

American Dietetic Association
http://www.eatright.org/

Fuentes:

Bravata DM, et al. Efficacy and safety of low-carbohydrate diets: A systematic review. JAMA . 2003;289:1837-1850.

Bray GA. Low-carbohydrate diets and realities of weight loss. JAMA . 2003;289:1853-1855.



Último revisado Abril 10, 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!