Facebook Pixel

Epilepsia: Nuevas Perspectivas para un Antiguo Padecimiento

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Epilepsia: Nuevas Perspectivas para un Antiguo Padecimiento

Tal vez, ningún padecimiento a lo largo de la historia ha generado más miedo y paranoia que la epilepsia. Los mitos han rodeado este padecimiento neurológico durante siglos y han promulgado los asuntos físicos, económicos y emocionales. Pero a pesar de su imagen negativa, la mayoría de las personas con epilepsia vive vidas normales con sus síntomas bien controlados y las mínimas restricciones.

¿Qué es la Epilepsia y Quién la Contrae?

Jack tiene simples ataques parciales, ataques ocasionales de tirones musculares en su brazo derecho. Casi una vez por mes, Carla padece de sentimientos recurrentes de miedo. Rob tiene ataques grand mal que le provocan que pierda la conciencia y caiga al piso con movimientos bruscos y espasmos musculares. Ted tiene ataques del lóbulo temporal. Cerca de una vez al mes, entra en un trance como el sueño, pega implacablemente sus labios y parece estar borracho o drogado.

Aunque no son similares en sus síntomas y gravedad, estas cuatro personas comparten el diagnóstico de epilepsia.

La epilepsia es un trastorno neurológico que se caracteriza por interrupciones crónicas y recurrentes de la actividad eléctrica normal del cerebro. Estas perturbaciones son causadas por explosiones repentinas e incontroladas de energía, llamadas ataques. Pueden bloquear o alterar la consciencia y afectar los movimientos del cuerpo, sensaciones y/o emociones durante un corto tiempo.

Aproximadamente, 2,500,000 personas en los Estados Unidos padecen de epilepsia. Cualquier persona puede desarrollar epilepsia en algún momento. Sin embargo, el 20% de los casos se desarrollan antes de los cinco años de edad y el 50% antes de los 25 años de edad. Pero la incidencia real es difícil de valorar, porque hay desánimo general de parte del paciente o del médico para reportar el problema y debido a la confusión de cuándo los ataques constituyen la epilepsia. La incidencia de la epilepsia es más alta en los hijos de personas con epilepsia, comparada con la población en general y los familiares de pacientes con epilepsia exhiben ondas cerebrales anormales de manera más frecuente de lo que lo hacen los grupos de control.

¿Hay Más de Un Tipo de Ataque?

Hay muchos tipos de ataques, que se dividen en dos categorías principales:

  • ataques generalizados
  • ataques parciales

Los ataques generalizados ocurren cuando las interrupciones eléctricas afectan al cerebro completo. Provocan la pérdida de la consciencia, convulsiones y caídas. Se llamaban ataques "grand mal" y son típicos de los ataques que las personas asocian con la epilepsia.

Los ataques parciales ocurren cuando el comienzo de las interrupciones comienza sólo en una parte del cerebro. Afectan sólo las funciones físicas o mentales controladas por esa área. Los ataques parciales son muy comunes, ocurren en seis de cada diez adultos con epilepsia y en cuatro de cada diez niños con epilepsia. Sin embargo, con frecuencia no se reconocen y pueden pasar mal entendidos o equivocados para otro padecimiento.

Los ataques parciales se dividen en simples y complejos, dependiendo de la posibilidad de que la consciencia esté afectada. Normalmente, las personas permanecen completamente conscientes durante los ataques parciales simples. Sin embargo, el movimiento, las sensaciones y las emociones se pueden ver afectados de maneras poco normales. Por ejemplo, Carla experimenta una repentina sensación de miedo, la cual es un ataque parcial simple. Estos ataques pueden manifestar sonidos extraños, olores o sabores; o distorsiones en la manera en cómo se ven las cosas. También puede ocurrir la náusea repentina, dolor estomacal, sudoración, enrojecimiento o pérdida del color.

Los ataques parciales complejos afectan a una porción más grande del cerebro que los ataques parciales simples y provocan cambios en la consciencia. Por ejemplo, Ted, tiene epilepsia provocada por ataques parciales complejos. Cuando comienza un ataque, parece estar consciente pero, de hecho, está en un estado como el del sueño. Aplaude sus manos o pega sus labios, arrastra las palabras y parece estar ebrio, fuera de control o inapropiado socialmente. Cuando vuelve en sí, normalmente está exhausto. Dado que los ataques parciales complejos ocurren en los lóbulos temporales, algunas veces el trastorno es llamado epilepsia del lóbulo temporal.

En la mayoría de los pacientes, los ataques ocurren de manera impredecible sin ninguna relación con las actividades en curso. Sin embargo, pueden ocurrir como resultado de algunos estímulos como la falta de sueño, pérdida de alimentos. estrés emocional, menstruación, consumo de alcohol o ciertos medicamentos. En algunos pacientes, los ataques son provocados por luces parpadeantes o destellos, como las luces de una patrulla de policía o un estrobo.

¿Cuál es la causa de la Epilepsia?

En casi el 50% de los casos, se desconoce la causa de la epilepsia. En otros casos, la causa puede ser una cicatrización cerebral o daño causado por un traumatismo en la cabeza, especialmente debido a accidentes y caídas; tumores o apoplejía; algunos venenos; infecciones, como la meningitis o encefalitis; o enfermedad materna que afecta al cerebro o al feto. La epilepsia también puede ser hereditaria.

¿Cómo se Diagnostica la Epilepsia?

Lo más importante para el diagnóstico es un historial médico que incluya una descripción de los ataques. También se usa un electroencefalograma (EEG por sus siglas en inglés) para estudiar las señales eléctricas de las células cerebrales. Se usan las técnicas de imagen, como la imagen de resonancia magnética (IRM) y escáner de tomografía computarizada (CT) para buscar los factores en el cerebro que puedan provocar los ataques, como los tumores o cicatrices.

Tratamiento de Medicamentos

Los medicamentos anticonvulsivos, como la fenitoína (Dilantil) y fenobarbital, se usan para el tratamiento de la mayoría de los casos de epilepsia. Los medicamentos se eligen en base al tipo de ataque. Los anticonvulsivos previenen o controlan los ataques pero no los curan. Además tienen efectos secundarios importantes, incluyendo somnolencia, letargo, sarpullido, dolor de cabeza y malestar gástrico.

Históricamente, se usaba una combinación de medicamentos para tratar la epilepsia. La teoría detrás de esto era que se podían las dosis bajas de cada medicamento, de esta manera, reducir los efectos secundarios. Hoy en día, muchos neurólogos prefieren usar el enfoque de un solo medicamento (monoterapia), para minimizar el número de medicamentos que se utilizan y para reducir la posibilidad de los errores de las dosis.

De acuerdo con Daniel Hoch, M,D, codirector de Epilepsy Service at Massachusetts General Hospital en Boston, "en los últimos cuatro años, se han introducido varios medicamentos nuevos y muchos más están por venir. La ventaja de los nuevos medicamentos es que los efectos secundarios, a menudo se pueden tolerar mejor."

La valoración cuidadosa y monitoreo clínico frecuente de los niveles de los medicamentos son críticos para el control de los pacientes. Los medicamentos se metaboliza en rangos diferentes en personas diferentes, así que es importante medir los niveles de los medicamentos en la relación entre el control de los ataques y los efectos secundarios.

La terapia de medicamentos se prescribe con el objetivo de no tener nuevos ataques y normalmente se continúa hasta que no hayan ataques durante por lo menos cuatro años. Cuando un paciente ha estado libre de ataques por cuatro años, se considera el retiro de los medicamentos. Normalmente la dosis se reduce de manera gradual por un período de meses o semanas. Si los ataques recurren, el tratamiento se reinstituye con los mismos medicamentos usados previamente. En general, los ataques no son más difíciles de controlar después de la recurrencia que antes.

Otros Tratamientos

Existen otros tratamientos que se pueden usar cuando fallan los medicamentos. La cirugía de tejido cerebral se está volviendo más sofisticada debido a las nuevas técnicas de imagen. La estimulación del nervio vago es un tipo de estimulación eléctrica que ayuda a prevenir los ataques mediante un dispositivo colocado debajo de la piel del cuello. Una dieta especial, llamada dieta ketogénica puede prevenir los ataques en algunas personas con epilepsia, especialmente los niños. Sin embargo, es una dieta muy rígida y es bastante difícil de seguir. Hay un nuevo tratamiento disponible de marca para las mujeres con epilepsia que usa hormonas para controlar los ataques que empeoran con el ciclo menstrual.

Es importante diagnosticar los trastornos de ataques temprano y de manera correcta. Si no se diagnostican, los ataques incontrolados pueden conllevar a problemas del aprendizaje, comportamiento y sociales. Además, pueden causar riesgos de seguridad cuando se altera o se pierde la consciencia. Sin embargo, la mayoría de las personas con epilepsia que recibe el tratamiento adecuado pueden vivir vidas productivas por completo.

Se debe animar a las personas con epilepsia a usar alguna forma de identificación médica. Esto se ha resistido en el pasado debido al persistente estigma social asociado con la epilepsia. Las asociaciones de la epilepsia ofrecen muchos programas para ayudar a las personas con epilepsia, especialmente a los niños y a sus familias, a lidiar con las implicaciones físicas y psicosociales de su enfermedad. Es importante que todas las personas en contacto con niños que tengan epilepsia, incluyendo maestros, directores deportivos, niñeras y líderes de clubes sociales, estén conscientes del padecimiento y que sepan qué hacer en caso de que ocurra un ataque.

Qué Hacer Si es Testigo de un Ataque Epiléptico

Si la persona se está cayendo, trate de apoyar o facilitar la caída y dejarla abajo de manera gentil. Haga un espacio a su alrededor. Si es posible, afloje las prendas alrededor de su cuello y coloque algo suave debajo de su cabeza. Cuando se detenga la convulsión, coloque a la persona en posición de recuperación (recostado de lado con sus rodillas flexionadas) Esta posición asegura una vía respiratoria abierta para que la lengua no pueda irse hacia atrás de la garganta, la cabeza y el cuello permanecen en una posición extendida para que el pasaje de aire esté amplio y se pueda drenar libremente cualquier vómito o líquido.

NO mueva ni levante al paciente, a menos que esté en peligro. NO impida que haga algo. NO ponga nada en su boca ni trate de abrirla. NO trate de despertarlo. Busque atención médica inmediatamente.

Fuentes Adicionales de Información

Epilepsy Foundation of America
http://www.efa.org

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS)
http://www.ninds.nih.gov

Wilner, AN. Epilepsy:199 Answers (A Doctor Responds to his Patients' Questions). Second Edition. Demos Medical Publications, 2003



Último revisado Octubre 2003 por Andrew Wilner, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!