Facebook Pixel

?Existe algo como "comida chatarra"?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

¿Existe algo como "comida chatarra"?

Un número de profesionales de la nutrición justamente se erizan ante el término "comida chatarra". No existen alimentos buenos o chatarra, simplemente son, de acuerdo a ellos, dietas basura. En otras palabras, se trata de planes alimenticios generales que cuentan, no el desvío en mucha azúcar, mucha grasa , producto bajo en nutriente que es perdonado aquí y allá.

El público estadounidense ha captado el mensaje - tanto que usted puede decir que han arrojado al bebé pero que mantienen la tina caliente. De acuerdo a un estudio sobre los hábitos alimenticios de más de 15,000 adultos a nivel nacional, más del 25 por ciento de nuestras calorías ahora provienen de los siguientes artículos: Pasteles, galletas, pies, repostería, helado, pudines, pie de queso, azúcar, dulce, maple, refresco, bebidas endulzadas sin carbonato, totopos, papas fritas, aderezos, salsa, mantequilla, margarina y aceites.

Un tercio completo de estadounidenses, de acuerdo con los cálculos hechos como parte de la investigación, tiene un impresionante promedio de 45 por ciento de sus calorías provenientes de estos alimentos.

Todos estos artículos - ya sea que se les refiera como "comida chatarra", "alimentos con muchas calorías y pocos nutrientes" o, como algunos de los más caritativos defensores los llaman, alimentos de "modesto" valor nutricional que tienen pocas vitaminas y minerales para el golpe calórico que suministran. Una sola rebanada de pie de queso por ejemplo, tiene casi 500 calorías y cerca de la mitad de grasas saturadas que alguien consume 2,000 calorías al día lo que debe ser el promedio. Un refresco en lata tiene alrededor de 150 calorías y virtualmente nada más (revise todos los ceros en la etiqueta). Y una porción de helado tiene alrededor de 150 calorías, lo cual para algunas personas lo justifican como una fuente razonable de calcio, conteniendo tanto de ese mineral como lo que usted obtendría, y con sólo 20 calorías, en 4 cucharadas de leche descremada.

"Estas elecciones no dejan de tener consecuencias nutricionales", dice el autor y estudioso Ashima Kant, Ph D, un profesor asociado en nutrición en City University of New York's Queens College. Sin sorpresa alguna, ella descubrió que a medida que más de esos alimentos son reemplazados en una dieta, mayores son las calorías que se consumen; también que, a medida que más grasa (y grasa saturada) se consuma, menos es la ingesta de fibra. Además, Kant señaló, debido a que la comida chatarra en una dieta tiende a incrementar, el consumo vitamínico disminuye A , B6 , B12 , C , folato , calcio y hierro . También, los niveles de sangre de muchos de esos nutrientes son más bajos. Además, las personas que comen más comida chatarra tiene menos niveles de HDL "bueno"-colesterol que limpia el material acumulado de las arterias. Y dichas personas tiene niveles más elevados de homocisteína , un químico sanguíneo cuya significativa relación con el creciente riesgo de enfermedades cardiacas está siendo investigado por los científicos.

Grasas y azúcares reciben toda la atención

Alimentar a las masas con opciones menos nutritivas pero deseable, cree Kant, puede ser el hecho por el cual "existe muy poca publicidad para los alimentos más saludables". Además, cuando ella sistemáticamente evaluó los comerciales en algunas revistas saludablemente orientadas hace algunos años, encontró que las grasas, aceites y azúcares que contó ocupaban casi un 30 por ciento de todos los alimentos publicitados, mientras que los cereales, frutas y grupos de verduras combinados llegaron a reunir sólo un 6 por ciento de todos los comerciales alimenticios.

"Usted le pregunta a la gente, '¿Está usted influenciado por los comerciales que ve?'", apunta Kant, "y le dirán, 'Nunca'. Pero quizás si lo estén".

La accesibilidad a la comida chatarra también puede influenciar las preferencias de las personas, ella nos reporta, comentando que poner sus manos sobre los artículos con altas calorías y bajos nutrientes es "mucho más fácil que encontrar una máquina que despache manzanas".

Finalmente, Kant dice que el consejo del Department of Agriculture's Food Guide Pyramid es etiquetar de tal manera que no sea necesario "traducir cualquier tipo de enfoque respecto a lo que se considera como comer bien". El consejo, tal como se puede ver, es la descripción del componente "de poco uso" en la Pirámide, especificando como tales las grasas, aceites y azúcares. Pero, de acuerdo con Kant, "sería mejor enfocarnos en los alimentos que centrar la atención en los ingredientes". Es decir, "sería mejor consumir alimentos [reales] al alcance", como pasteles, galletas, refresco y demás. No dejaría lugar para dudas como lo hace la definición de alimentos para "usar poco".

Pero por todo ello, a Kant le disgusta el término "comida chatarra" porque, como ella lo pone, "es comida etiquetada. No tengo nada en contra de esos alimentos", aclara. "Nos dan cierto placer. Desafortunadamente", agrega, "los estamos comiendo en mucho mayor cantidad y poniendo menos atención" a las opciones nutritivas.

Marion Nestle, PhD, jefe del Department of Nutrition and Food Studies at New York University, dice que Kant, a quien ella conoce, es "demasiado diplomática" para estar llamando a las calorías excesivas, bajos nutrientes como comida chatarra. Sin embargo, ella siente que "está bien concebir la comida chatarra como comida chatarra". NO usar el término "le da a la gente todo el permiso para adoptar una actitud de "todo se vale", comenta. "Pero las personas no deberían engañarse a sí mismas. A pesar de que la comida chatarra no es venenosa, no son alimentos que se deban consumir todos los días. La gente necesita consumir más frutas y verduras". Para aquellos que están preocupados por su peso, agrega, "eliminar la comida chatarra es un gran inicio".

La influencia de la industria de los alimentos

Nestle está de acuerdo con Kant de que la imagen de la comida chatarra actual debería aparecer en la punta de la Food Guide Pyramid en lugar de aquellas pequeñas y ambiguas marcas que representan las grasas, aceites y azúcares. Ella dice que, "la industria alimenticia adora" esta confusión porque le permite a los productores promover su comida chatarra como parte de una dieta saludable. La industria está, de hecho, de cierta manera chocando con la comunidad nutricional, señala, "debido a que muchos profesionales dedicados a la nutrición están atados a la industria alimenticia para recaudar dinero para sus investigaciones y apoyar sus organizaciones" aunque no es así con Kant, quien no recibe un sólo dólar de la industria por su investigación o asesoría]. Nestle nota que existe "una gran conspiración para debilitar la publicidad en contra de comer comida chatarra" e incluso para evitar el uso del término en su totalidad.

Michael Jacobson, PhD, director ejecutivo del Center for Science in the Public Interest con base en Washington, lo expone de manera incluso más enérgica. El ímpetu para deshacerse de las palabras "comida chatarra" viene de la industria alimenticia, declara. Y los profesionales de la nutrición "contorsionan sus discurso para evitarlas" porque "los oficiales corporativos que están buscando por lugares en los cuales invertir en términos de financiamiento o arreglos corporativos" no quieren oír que se refiera a sus productos en términos de "comida chatarra". Usar el término es "desobedecer las reglas del juego".

La Asociación Dietética Americana (ADA), la cual representa a los cerca de 70,000 dietistas registrados, es uno de los jugadores más grandes con una prohibición para usar el término "comida chatarra", mantiene Jacobson, debido a que la organización obtiene "una horrible cantidad de dinero de las mayores corporaciones y asociaciones - cargos por consultoría a las grandes alas, dinero para conferencias", etc.

"Yo creo que el 95 por ciento de los dietistas les dicen a sus clientes, 'sólo evite la chatarra' ", dice. Pero "el liderazgo del ADA tiene un círculo de conferencistas a los cuales hacen referencia los periodistas" escribiendo acerca de nutrición para los periódicos y otros medios, anota. "Ellos están entrenados para aprender y repetir sus líneas. Nunca dejarían salir el término 'comida chatarra' de sus labios".

Sheah Rarback, una dietista con base en Miami que es uno de esos representantes, cuenta que sólo alrededor de $1.8 millones de los $20 millones que el ADA tiene como presupuesto operativo anual - algo así como el 9 por ciento - viene de fuera de las organizaciones como las de a industria, mientras que el resto proviene de las membresías, la venta de libro y artículos relacionados. Además, ella aclara, la asociación omitió la frase "comida chatarra" porque al enfocarse en esta o aquella comida como chatarra "no se esta observando el panorama general para mejorar su dieta. Es un punto de vista muy estrecho".

Ella reconoce que los dulces y muchos otros postres y bocadillos "son alimentos con bajos nutrientes y dice que "necesitamos minimizarlos" en la dieta. Pero "si alguien come por lo menos cinco frutas y verduras al día", ella nota, más "granos, porciones de carne y productos lácteos bajos en grasa", los alimentos en cuestión podrían tener lugar. Y en ese caso, opina, no son "chatarra" sino sólo una parte de todo el conjunto. "¿Por qué le recomendaría a alguien comer chatarra?" pregunta retóricamente.

Todavía escéptico

Jacobson no está convencido. Primero, él dice, los $1.8 millones provenientes de la industria no es considerablemente "grave". Y cuando la asociación está "buscando ese dinero", según cree, "es una influencia poderosa respecto a su posición".

Agregando incluso más al punto, él dice que las "contorsiones verbales de la asociación" evitan lo obvio. Nadie estaría en desacuerdo en que si la gente consumiera excelentes dietas, entonces podrían incluir un poco de chatarra", comenta. "Pero de acuerdo a las encuestas de la USDA, poco menos del 2 por ciento de estadounidenses siguen una dieta con las cantidades recomendadas de frutas, verduras y granos enteros. Cada día, las personas están comiendo hamburguesas dobles con queso, hojuelas cubiertas con azúcar, refrescos, barras de dulce. No tomar esta típica dieta estadounidense en cuenta cuando se habla de la comida chatarra es perder de vista la realidad del patrón alimenticio junto con su solución.

Así que, él dice, "sin comida chatarra, es muy difícil tener una dieta chatarra".

Noviembre 1, 2000



Último revisado Noviembre 2000 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!