woman eating fruit La degeneración macular es una enfermedad que daña a los ojos y causa pérdida de la visión. Es una de las principales causas de discapacidad visual y ceguera en estadounidenses mayores de 65 años de edad y con frecuencia se le llama degeneración macular adulta (DMA). No existe cura para la DMA y el tratamiento está un tanto limitado.

La mácula es la parte central de la retina del ojo que hace posible la capacidad de ver el fino detalle que se necesita para leer, conducir y reconocer rostros. La DMA causa que la mácula se deteriore o funcione con deficiencia. El resultado es la pérdida de la vista en el centro del campo visual; afortunadamente, rara vez la visión periférica queda afectada.

Factores de Riesgo

La mayoría de los casos de DMA se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales. Además de la edad, investigación apunta a varios rasgos y hábitos relacionados con un riesgo elevado de DMA, incluyendo:

  • Historial familiar
  • Piel clara o decoloración de los ojos
  • Consumo de cigarro
  • Hipertensión
  • Exposición a la luz del sol
  • Cirugía de cataratas

Cualquier factor que incrementa la presencia de los radicales libres también aumenta el riesgo de la degeneración macular. Los radicales libres se producen naturalmente cuando su cuerpo procesa la comida para obtener energía. También pueden ser el resultado de otras tensiones en el cuerpo, tal como la exposición a los rayos ultravioleta del sol, consumo de cigarro y contaminación ambiental. Los radicales libres son moléculas inestables que podrían causar daño al ADN y otras moléculas. Con el paso del tiempo, este daño podría llevar a la DMA o muchas otras enfermedades, como el cáncer.

Además, cualquier factor que debilite el sistema circulatorio incrementa el riesgo de desarrollar degeneración macular. La mácula necesita un suministro rico en sangre. Por lo tanto, cualquier interferencia que lo afecte, tal como el consumo de cigarro o un estilo de vida sedentario, puede incrementar el riesgo de desarrollar DMA.

Suplementos Nutricionales

Los suplementos nutricionales y antioxidantes en particular, han sido el enfoque de mucha investigación sobre la prevención de DMA. Se cree que los antioxidantes protegen a las células (en el ojo y otras partes más) del daño de los radicales libres. Los niveles altos de antioxidantes se encuentran naturalmente en las frutas y verduras, así como también en otros alimentos incluyendo yemas de huevo; nueces y granos; y algunas carnes, carne de ave y pescado. También pueden estar concentrados en suplementos.

Si bien los beneficios de los suplementos se exageran en los medios con frecuencia, estudios clínicos recientes han tenido resultados contradictorios. Aunque algunos estudios revelan un relación entre los niveles más altos de antioxidantes y el riesgo menor de DMA, muchos no lo hacen. Los antioxidantes los cuales se ha demostrado que protegen la mácula en estudios de investigación incluyen vitamina C, vitamina E, zinc, betacaroteno y flavonoides.

Mezcla de Zinc y Antioxidantes

Por ejemplo, un estudio clínico importante que the National Institutes of Health patrocinó fue diseñado para determinar si los niveles altos de antioxidantes y zinc podrían reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular avanzada. Durante seis años, los investigadores dieron seguimiento a 3,600 personas con etapas variantes de DMA. Los resultados mostraron que las dosis altas de vitamina E, vitamina C, betacaroteno y zinc disminuyeron su riesgo de desarrollar DMA avanzada en un 25%. Al parecer los suplementos no tuvieron ningún efecto en las personas sin evidencia de la enfermedad o con etapas iniciales de ella.

Carotenoides

Dos carotenoides conocidos de menor grado (luteína y zeaxantina) están presentes en un área concentrada de la misma mácula. Además de prevenir la DMA al reducir los efectos dañinos de los radicales libres, en teoría se cree que estos antioxidantes previenen la DMA al proteger al ojo de los efectos dañinos de la luz ultravioleta y azul. La luteína y la zeaxantina se encuentran en gran parte en las verduras de hoja verde y el maíz.

Flavonoides

Los flavanoides, que se encuentran en niveles altos en el té y vino tinto, podrían ser particularmente útiles debido a que actúan como potentes antioxidantes y también adelgazan la sangre, mejorando la circulación.

Viviendo un Estilo de Vida Saludable

Las siguientes recomendaciones para un estilo de vida saludable se aplican a las personas con DMA y aquellas que se encuentran en riesgo de desarrollar esta enfermedad:

Coma Bien

Aunque la evidencia científica no es concluyente, una dieta rica en nutrientes podría disminuir su riesgo de desarrollar DMA.

Intente ingerir un alto nivel de antioxidantes al consumir al menos cinco porciones al día de varias frutas y verduras. Se recomiendan particularmente las verduras de hoja verde tales como espinacas, col rizada y acelgas.

Realice Ejercicio Físico Regular

El ejercicio cardiovascular mejora la salud general del cuerpo y ayuda a mantener un sistema circulatorio saludable.

Disminuya la Exposición al Sol

Siempre póngase un sombrero o gorra cuando salga al aire libre y use gafas o lentes protectores todo el año.

Consulte a Su Doctor

  • Para tratar la hipertensión, nivel alto de colesterol u otros padecimientos relacionados con el corazón.
  • Para realizarse exámenes oculares regulares: de vez en cuando antes de cumplir 50 años de edad y cada año después de cumplirlos.
  • Antes de tomar cualquier tipo de suplemento antioxidante.