Facebook Pixel

Hipertension de la "bata blanca": No tan benigna como parece

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Hipertensión de la "bata blanca": No tan benigna como parece

La hipertensión de la "bata blanca", también conocida como hipertensión clínica aislada (IOH por sus siglas en inglés), es una enfermedad frecuentemente diagnosticada que se caracteriza por lecturas de la presión arterial que son elevadas en el consultorio médico pero que son normales durante las actividades cotidianas regulares. Existe una opinión general en la literatura médica de que las personas con IOH están en un riesgo cardiovascular menor que quienes tienen una presión arterial elevada más sostenida. Sin embargo, un estudio reciente publicado en los Archives of Internal Medicine refutan esa hipótesis.

Acerca del estudio

Investigadores de un gran centro médico italiano registraron a un total de 126 participantes dentro de un estudio con tres grupos: 42 personas con hipertensión arterial sostenida, 42 personas con IOH y 42 personas con presión arterial normal. Las asignaciones de grupo fueron basadas en medidas clínicas promedio de presión arterial tomadas durante dos visitas a la clínica con una semana de diferencia. La presión arterial promedio durante el día fue evaluada por un monitor portátil de 24 horas de ritmo cardíaco que tomó lecturas cada 15 minutos durante 24 horas.

Después de que las mediciones fueron valoradas, los grupos fueron definidos como sigue:

Hipertensión IO: Una presión arterial clínica mayor a 140/90 con presión arterial durante el día de 130/80 o menor

Hipertensión sostenida: Una presión arterial clínica mayor a 140/90 y una presión arterial durante el día de 140/90 o mayor

Normotensiva: Una presión arterial clínica menor a 135/85 con una presión arterial durante el día de 130/80 o menor

Los participantes fueron hombres y mujeres entre los 36 y los 48 años de edad con una masa corporal (BMI por sus siglas en inglés) de entre 22.6 y 28 y pacientes hipertensos que tuvieron presiones clínicas arteriales constantemente mayores a 140/90. Los tres grupos fueron igualados en edad, sexo y BMI y también por presión clínica arterial (IO e hipertensión sostenida) durante el día.

Ninguno de los participantes había sido anteriormente tratado con medicamentos para disminuir su presión arterial. No tenían antecedentes de enfermedades cardíacas, insuficiencia cardíaca, angina, enfermedad valvular cardíaca o congenital o trastornos del tejido conectivo que podrían provocar cambios en la estructura y funcionamiento del ventrículo izquierdo del corazón. Todos los grupos eran del mismo nivel socioeconómico.

Después de haber sido asignados a un grupo, todos los participantes se sometieron a una ecocardiografía del ventrículo izquierdo. Este ventrículo es la cámara más grande del corazón y bombea sangre recién oxigenada a través de la aorta. Ya que el agrandamiento del ventrículo izquierdo es un factor de riesgo independiente de enfermedades cardíacas, se utilizó un ecocardiograma para determinar el tamaño, el grosor y la función del ventrículo izquierdo.

Los resultados

El ventrículo izquierdo en hipertensión IO fue significativamente más grueso y largo y tuvo un mayor grado de disfunción que las medidas tomadas en los pacientes normotensivos; estas características no fueron tan prominentes como aquellas vistas en los hipertensos sostenidos. Pero aunque los hipertensos IO tuvieron menos disfunción ventricular izquierda que los hipertensos sostenidos, los análisis estadísticos revelaron que las cualidades del ventrículo izquierdo fueron más similares con los hipertensos que con los normotensivos. Esto podría ser un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas. Según los investigadores, esto apoya la hipótesis de que "la IOH no debería ser considerada simplemente un padecimiento benigno."

¿De que manera esto le afecta a usted?

Estos resultados no son necesariamente consistentes con la investigación anteriormente publicada en esta área. De hecho, se cree que éste es el primer estudio que compara a los pacientes normotensivos y a los hipertensos sostenidos emparejados por una presión arterial clínica promedio y una presión arterial promedio durante el día. Dentro de la práctica de la cardiología, no existe consenso sobre cómo debe ser tratada la IOH. Este estudio no soluciona la discusión, pero sé refuerza el concepto del tratamiento de la hipertensión basándose en un incremento de la presión arterial que sucede sólo dentro del consultorio médico, en especial se existe un antecedente familiar de enfermedades cardiovasculares.

Una editorial que acompañór a este artículo revisa el "dilema clínico" de si tratar o no la IOH. En dicha editorial, el Dr. Marvin Moser pide ensayos clínicos de larga duración para proporcionar una respuesta definitiva. Pero mientras tanto, argumenta, si las intervenciones en el estilo de vida no son efectivas para reducir la IOH, los pacientes deberían ser tratados con medicamentos ya que "el tratamiento hoy en día es relativamente simple, podría no ser costoso, no necesitar la intervención frecuente de procedimientos y llevarse a cabo con un riesgo muy bajo para el paciente. El posible beneficio a largo plazo del tratamiento parece ser mayor que el riesgo máximo."

Fuente:

Grandi A. Left ventricular changes in isolated office hypertension.
Archives of Internal Medicine . December 10/24, 2001.161(22):2677-2681.



Último revisado Diciembre 28, 2001 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!