Definición

La tiroides es una glándula ubicada en la parte inferior del cuello. Produce hormonas que regulan el crecimiento, el desarrollo cerebral y el metabolismo. El hipotiroidismo se caracteriza por la disminución o ausencia de la producción de dichas hormonas. Congénito significa que la afección está presente al nacer.

La glándula tiroidea

© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Si no se trata, esta afección puede provocar daño cerebral. Lo que puede ocasionar retraso mental y crecimiento anormal.

Causas y Riesgos

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa.

La causa conocida más frecuente es el desarrollo anormal de la glándula tiroides. Un pequeño porcentaje de casos es hereditario.

Otras causas pueden incluir:

  • Medicamentos durante el embarazo, como terapia radioactiva de yodo
  • Enfermedad materna autoinmune
  • Exceso de yodo durante el embarazo
  • Error innato del metabolismo

Algunos bebés nacen antes de tiempo (antes de las 40 semanas). Esto puede ocasionar una escasez temporal de hormonas tiroideas.

Síntomas

Los signos o síntomas tardan en desarrollarse. Los síntomas del hipotiroidismo congénito pueden incluir:

  • Cara hinchada
  • Características faciales toscas
  • Mirada triste
  • Lengua gruesa sobresaliente
  • Mala alimentación
  • Episodios de asfixia
  • Estreñimiento o disminución de la frecuencia de las evacuaciones
  • Ictericia prolongada
  • Baja estatura
  • Ombligo hinchado o protuberante
  • Disminución de la actividad física
  • Duerme mucho
  • Rara vez llora o su llanto es ronco
  • Tiene cabello quebradizo seco; bajo nacimiento del pelo
  • Tono muscular malo
  • Piel fría y pálida
  • Bocio (tiroides agrandada)
  • Defectos de nacimiento (p. ej., anormalidad de la válvula cardiaca)
  • Dificultad para subir de peso debido a la disminución del apetito
  • Deficiencia en el crecimiento
  • Dificultad para respirar
  • Pulso lento
  • Temperatura baja
  • Inflamación de las manos, los pies y los genitales

Diagnóstico

Al nacer, la mayoría de los bebés son examinados para detectar esta afección. Las pruebas pueden incluir:

  • Medidas de niveles libres (no vinculados) de tiroxina (T4) en la sangre
  • Medida de hormona estimulante de tiroides (TSH) en la sangre
  • Revisión de tiroides (tecnecio)
  • Los estudios de diagnóstico por imágenes nucleares (cintigrafía) pueden ayudar a determinar la causa del hipotiroidismo congénito, la cual puede servir luego para orientar el tratamiento y el pronóstico.

Tratamiento

Si la afección se detecta de manera temprana, el resultado es muy bueno. Es importante comenzar el tratamiento antes de que el cerebro y el sistema nervioso se hayan desarrollado completamente. Si el tratamiento se aplica a tiempo, se podría evitar el daño.

Si no se trata, dicha afección puede provocar retraso mental y retraso del crecimiento.

Para la hormonoterapia sustitutiva, se suele utilizar la hormona tiroxina, que se administra mediante una de las siguientes formas:

Los comprimidos deben tomarse al menos 30 minutos antes de la ingesta de alimentos.

Una vez que se inicia la farmacoterapia, se controlan con frecuencia los niveles de hormonas tiroideas. Dicho control ayudará a mantener estos valores dentro del rango normal. Si se mantienen dichos valores dentro del rango normal, no se presentan efectos secundarios ni complicaciones.

Prevención

La mayoría de los casos no se puede prevenir. Lo siguiente es lo que las madres pueden hacer durante el embarazo para reducir el riesgo:

  • Las madres no deberían realizar un tratamiento con yodo radioactivo ni utilizar el yodo como antiséptico.
  • Las madres deben consumir suficiente, pero no demasiado, yodo.