Definición

El citomegalovirus (CMV) es un virus frecuente. Puede provocar inflamación de las glándulas linfáticas, fiebre y fatiga. La mayoría de las personas que padecen CMV no muestran síntomas de infección y no se dan cuenta de que lo tienen.

La infección CMV rara vez causa problemas de salud excepto para lo siguiente:

  • Personas con sistemas inmunes comprometidos
  • Fetos (bebés que todavía no han nacido)

Los Organos Linfáticos

Los Organos Linfáticos
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Un virus del herpes causa CMV. La enfermedad se transmite por un intercambio de líquidos corporales con una persona infectada. Puede estar expuesto por:

  • Besos
  • Relaciones sexuales
  • Lactancia
  • Cambios de pañales de un bebé infectado

El virus se encuentra en:

  • La saliva
  • Las lágrimas
  • Sangre
  • La orina
  • El semen
  • Las heces fecales
  • Los flujos vaginales
  • La leche materna

Factores de riesgo

Es virus es muy común en todo EE. UU. Se considera que todas las personas tienen riesgos de contraer el CMV.

Las personas con el riesgo más alto para adquirir este virus incluyen:

  • Niños y quienes cuidan de ellos en una guardería y en el jardín de niños
    • Debido a la exposición frecuente con líquidos corporales que portan la infección
  • Las personas con sistemas inmunes suprimidos o dañados
  • Fetos
    • La exposición puede provocar CMV congénito (congénito significa que el bebé nace con la enfermedad); aproximadamente el 1% de los bebés que nacen en los EE. UU. tienen CMV congénito

Síntomas

A menudo, el virus permanece inactivo en el cuerpo. Con frecuencia, no aparecen síntomas. A veces, el virus se activa. La reactivación del virus puede producirse si el sistema inmune se deteriora. Esto puede ocurrir debido a medicamentos o a una enfermedad. En este caso, pueden aparecer síntomas.

Los síntomas son similares a los de la mononucleosis, otra infección por virus herpes e incluyen:

Las personas con sistemas inmunes suprimidos o dañados también pueden desarrollar:

  • Neumonía
  • Colitis: inflamación del intestino grueso
  • Retinitis: una infección de la vista que puede provocar ceguera
  • Enfermedad hepática crónica

Los bebés nacidos con infección CMV congénita pueden tener los siguientes problemas:

  • Pérdida de la audición
  • Sordera
  • Ceguera
  • Retraso mental
  • Problemas en el desarrollo
  • Enfermedad hepática crónica

Es poco frecuente que los bebés que contraen una infección de CMV después del nacimiento presenten algún síntoma o complicación.

Diagnóstico

La infección CMV con frecuencia no se diagnostica debido a que el virus rara vez produce síntomas. Si se sospecha de CMV, puede diagnosticarse por los siguientes métodos:

  • Pruebas de sangre para detectar los anticuerpos CMV
    • Los anticuerpos son proteínas en la sangre que combaten la enfermedad
  • Pruebas de laboratorio de las muestras de fluidos
    • No todos los laboratorios están equipados para realizar esta prueba
  • Amniocentesis para las mujeres embarazadas
    • Para revisar las señales de la infección en el bebé
  • Biopsia del órgano afectado

Tratamiento

La mayoría de las personas no necesitarán de una terapia específica para la infección CMV. Como otros miembros de la familia del virus herpes, una vez que usted ha tenido este virus, lo tendrá de por vida.

Los investigadores están trabajando para desarrollar una vacuna para prevenir la diseminación de esta enfermedad.

En el caso de las personas que se someten a trasplantes de órganos, que padecen SIDA y otras con inmunosupresión, se pueden utilizar antivíricos específicos tales como:

Prevención

No existe una forma definitiva para prevenir el CMV. Es importante lavarse las manos con frecuencia. Deseche los pañales de forma apropiada. Evite el contacto íntimo con personas que sabe que padecen la infección de CMV.