Facebook Pixel

La Cirugia Puede Tener Beneficios Significativos a Largo Plazo Sobre la Espera Vigilante para

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Cirugía Puede Tener Beneficios Significativos a Largo Plazo Sobre la Espera Vigilante para el Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata es el segundo tipo de cáncer más común que afecta a los hombres estadounidenses, después de los cánceres de piel. La American Cancer Society estima que más de 232,000 nuevos casos de cáncer de próstata serán diagnosticados en el 2005 y que uno de cada cinco hombres será diagnosticado con éste durante su vida. Las buenas noticias son que cuando el cáncer de próstata es diagnosticado pronto la tasa de supervivencia para cinco años es cerca del 100%.

Los médicos con frecuencia recomiendan una prostatectomía radical , radioterapia o espera vigilante del cáncer de próstata que no se ha diseminado más allá de la próstata. La prostatectomía radical es la extracción quirúrgica de la glándula prostática y los tejidos cercanos; la terapia de radiación destruye la capacidad de las células cancerosas de crecer y dividirse. Los pacientes que eligen la espera vigilante no son tratados inmediatamente, pero son cuidadosamente supervisados a través de exámenes regulares de la próstata, ultrasonidos y las mediciones de los niveles del antígeno prostático específico en la sangre (PSA por sus siglas en inglés).

En un artículo en el 2002 en el New England Journal of Medicine , los investigadores reportaron que en los pacientes con cáncer de próstata de fase temprana, las prostatectomía radical se comparó favorablemente con la espera vigilante después de seis años de seguimiento. Pero el cáncer de próstata de fase temprana tiende a crecer lentamente, lo cual hace de seis años un periodo de seguimiento relativamente corto.

Un estimado de 60,000 hombres en los Estados Unidos se someten a una prostatectomía radical cada año aunque no está claro si sus riesgos considerables - incluyendo impotencia persistente e incontinencia urinaria - sobrepasan sus beneficios de una supervivencia más larga.

Ahora, el 12 de mayo del 2005 en el New England Journal of Medicine , los investigadores presentan nuevos resultados de ese estudio, después de casi 10 años de seguimiento. Ellos reportan que comparado con la espera vigilante, la prostatectomía radical reduce de manera significativa el riesgo de que el cáncer se propague más allá de la glándula prostática, el riesgo de muerte debido al cáncer de próstata y el riesgo de muerte por cualquier causa.

Acerca del Estudio

Entre 1989 y 1999 los investigadores reclutaron a 695 hombres menores de 75 años, con un cáncer de próstata no tratado y diagnosticado recientemente que no se había diseminado más allá de la próstata. Los hombres fueron asignados aleatoriamente ya fuera para ser sometidos a una prostatectomía radical o para una espera vigilante.

Cada seis meses por los primeros dos años del estudio y luego cada años a partir de entonces, los hombres se hicieron exámenes clínicos y pruebas de sangre (incluyendo la prueba PSA).

Durante un periodo de seguimiento de 10 años, los investigadores notaron cuántos hombres en los grupos de prostatectomía radical y en el de espera vigilante tuvieron su cáncer diseminado más allá de la próstata, murieron de cáncer de próstata o murieron de cualquier otra causa.

Los Resultados

Diez años después del diagnóstico, los pacientes que habían tenido una prostatectomía radical fueron 44% menos propensos a morir de cáncer de próstata que los pacientes que habían sido asignados a la espera vigilante. Esto fue una diferencia significativa a favor del grupo de la cirugía.

El riesgo de que el cáncer se diseminara localmente al área más allá de la próstata fue significativamente mayor para el grupo de espera vigilante a los cinco años. Este riesgo se incrementó con el tiempo, con pacientes en el grupo de la prostatectomía radical siendo 67% menos propensos a encontrarse con una progresión local por 10 años después del diagnóstico.

Durante los primeros cinco años de seguimiento, la incidencia de metástasis o la diseminación del cáncer a otras partes del cuerpo, fue similar en el grupo de la cirugía y en el de espera vigilante. Pero a los diez años, los pacientes en el grupo de la prostatectomía radical fueron 40% menos propensos a haber tenido la diseminación de su cáncer a otra parte de su cuerpo que el grupo de espera vigilante. Otra vez, esto fue una diferencia significativa.

Por los primeros cinco años de seguimiento, los riesgos de muerte por cualquier causa fueron similares para los dos grupos. Pero a los diez años, los miembros del grupo de la cirugía fueron 26% menos propensos que los miembros del grupo de espera vigilante de morir de cualquier causa.

¿Cómo Esto Le Afecta a Usted?

El cáncer de próstata tiende a progresar lentamente así que es importante comparar cómo los tratamientos se igualan uno con otro a largo plazo. Este estudio demostró que las ventajas de la prostatectomía radical llegaron a ser más pronunciadas con el tiempo, comparada con la espera vigilante.

Aunque esto parece asestar un golpe a la estrategia de la espera vigilante, existen algunas cosas a considerar. Primero, el estudio no explicó los serios efectos adversos asociados con la prostatectomía radical. Segundo, éste tampoco consideró la terapia de radiación, uno de los principales tratamientos usados para el cáncer de próstata localizado. Finalmente, más del 75% de los hombres entraron a este estudio con tumores en etapa T2, los cuales son lo suficientemente grandes como para ser palpados por un médico durante un examen digital rectal. Sólo el 12% tuvo tumores en etapa T1c, los cuales son demasiado pequeños para ser sentidos, pero son identificados debido a un nivel elevado de PSA.

Las pruebas de PSA fueron introducidas como una herramienta de detección para el cáncer de próstata a fines de la década de 1980 y han llegado a ser cada vez más populares entre los hombres estadounidenses en los pasados 10 años. Como resultado, los cánceres de próstata tienen más probabilidad de ser identificados en una etapa más temprana de la que fueron durante el transcurso de este estudio. Y a pesar de que la prostatectomía radical puede haber tenido beneficios más grandes a largo plazo que la espera vigilante para la etapa T2 del cáncer, lo mismo podría no ser cierto para el cáncer de próstata detectado en una etapa temprana. De hecho, en los hombres mayores (> 65 años) cuyo cáncer de próstata es identificado sólo después de una prueba PSA, no hay razón para creer que la prostatectomía radical sea mejor que la espera vigilante.

Si usted es diagnosticado con cáncer de próstata, hable con su médico acerca del mejor curso de acción. Su médico debe considerar muchos factores, incluyendo su edad, historial familiar, salud general, la etapa de su cáncer y sus metas de tratamiento antes de hacer su recomendación.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Cancer Society
http://www.cancer.org

National Cancer Institute
National Institutes of Health
http://www.cancer.gov

Fuentes:

Bill-Axelson A et al. Radical prostatectomy versus watchful waiting in early prostate cancer. New Engl J Med . 2005; 352:1977-1984.



Último revisado 12 de mayo del 2005 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!