Facebook Pixel

La Dieta Mediterranea y Un Estilo de Vida Saludable Extienden la Vida

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Dieta Mediterránea y Un Estilo de Vida Saludable Extienden la Vida

Las condiciones crónicas, tales como el cáncer y la enfermedad cardiovascular, representan la mayoría de las muertes de personas mayores alrededor del mundo. Actualmente, el 75% de todas las muertes en las personas mayores de 65 años en las naciones industrializadas son debidas a estos dos padecimientos. Numerosos estudios han mostrado que la dieta mediterránea, el acondicionamiento físico, el consumo moderado de alcohol y el no fumar puede de manera independiente reducir el riesgo de mortalidad de una variedad de causas. Pocos estudios, sin embargo, han considerado el efecto de salud de todos estos factores combinados. Un nuevo estudio, el Healthy Aeging: Un estudio longitudinal en Europa, o HALE, publicado en el número del 22 de septiembre del 2004 en el Journal of the American Medical Association , confirman los beneficios protectores individuales y combinados para todos los cuatro de estos factores de riesgo en el estilo de vida. Individualmente, ellos redujeron la posibilidad de muerte desde un cuarto hasta un tercio; combinados, por casi dos tercios.

Acerca del Estudio

El HALE fue conducido desde 1988 hasta el 2000 y estuvo compuesto de individuos previamente matriculados en otros dos estudios europeos: 1) la Survey in Europe on Nutrition and the Elderly: A Concerned Action (SENECA) y 2) la Finland, Italy, the Netherlands, Elderly (FINE). Estos estudios juntos suministraron 1,507 hombres y 832 mujeres, entre las edades de 70 a 90 años, de 11 países europeos, cuyos hábitos diarios fueron seguidos por un promedio de diez años. Cualquier participante diagnosticado con enfermedad crónica al comienzo del estudio (incluyendo enfermedad cardiaca coronaria (CHD por sus siglas en inglés), apoplejía, diabetes y cáncer) fue excluido del estudio.

Para cada una de las cuatro variables medidas - dieta, actividad física, alcohol y fumar - los grupos en alto y bajo riesgo fueron identificados y comparados. Para la variable de la dieta mediterránea, el bajo riesgo fue asociado con una dieta rica en grasas monoinsaturadas contra una dieta de grasas saturadas; leguminosas, frutos secos y semillas; frutas; verduras y papas; granos y pescado. El alto riesgo fue asociado con dietas ricas en carnes o productos de la carne y productos lácteos.

Para la actividad física variable, los grupos de alto y bajo riesgo fueron determinados por la cantidad de actividades de tiempo libre tales como caminar, andar en bicicleta, hacer jardinería y trabajo doméstico; las personas de bajo riesgo se involucraron en al menos 30 minutos de actividad por día.

Para el consumo de alcohol, el grupo de bajo riesgo fue definido como cualquiera que no consumiera más que cero gramos de alcohol por día. Y para el fumar, cualquiera que no hubiera fumado nunca o hubiera dejado de fumar hace más de quince años, fue considerado de bajo riesgo.

Para cada variable, los participantes se anotaban un punto si ellos se encontraban en bajo riesgo. Una puntuación de "estilo de vida" entonces fue calculada por medio de añadir las puntuaciones de cada variable (puntuación máxima de 4 puntos).

Los Resultados

Durante los diez años de seguimiento del estudio, 935 participantes (40%) murieron: 371 de enfermedades cardiovasculares (122 de CHD), 233 de cáncer, 145 de otras causas y 186 casos de causas desconocidas.

Diecinueve por ciento de los participantes estuvieron en bajo riesgo para todas las cuatro variables (recibiendo una puntuación general de estilo de vida de 4), el 40% de los individuos fueron de bajo riesgo para tres variables, 30% fueron de bajo riesgo para dos variables y 11% fueron de bajo riesgo para una o ninguna de las variables. Los individuos que eran de bajo riesgo para de dos a cuatro variables fueron menos propensos a morir que aquellos quienes estaban en bajo riesgo para ninguna o sólo una de ellas.

Los participantes que estuvieron en bajo riesgo para todas las cuatro variables fueron 65% menos propensos a morir de todas las causas. Además de su beneficio combinado, cada una de las cuatro variables en el estilo de vida fue encontrada que individualmente reducía el riesgo de mortalidad para todas las causas: Adherirse a la dieta mediterránea redujo el riesgo por 23%, actividad física adecuada por 37%, uso moderado de alcohol por 22% y no fumar por 35%. Estos porcentajes fueron similares cuando se calcularon separadamente para la enfermedad cardiaca coronaria, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

El riesgo atribuible a la población , lo cual se refiere al porcentaje de muertes en el estudio que no habrían ocurrido si todos los participantes estuvieran en grupos de bajo riesgo para todas las cuatro variables, fue estimado para ser del 60%. Esto significa que no comer la dieta mediterránea, no hacer ejercicio, no beber moderadamente y fumar, todas juntas, representan un total del 60% de toda la mortalidad en este estudio.

Estos resultados fueron sostenidos incluso después de ajustarse para otros factores de riesgo que podrían contribuir a la mortalidad en esta población: Edad, sexo, años de educación, índice de masa muscular, circunferencia de la cintura, uso de medicamentos antihipertensivos, región de origen (del norte o del sur de Europa), estado civil, ocupación y exposición a medio ambiente industrializado.

¿En Qué Manera le Afecta Esto?

El estudio HALE confirma la ventaja de mantener una dieta y un estilo de vida prudente a medida que envejecemos. Debido a que el 75% de las muertes de hombres y mujeres de más de 65 años de enfermedad cardiovascular y cáncer, el HALE sugiere que al menos el 60% de esas muertes pueden ser prevenidas por medio de cambios en el estilo de vida.

Los investigadores no pudieron asumir que los hábitos en la dieta y en el estilo de vida manifestados durante los diez años de este estudio existieron en todo el transcurso de la vida de los participantes. Sin embargo, no es poco razonable asumir que la mayoría de estos hombres y mujeres adoptaron hábitos de salud similares a través de toda su vida adulta.

Para examinar la cuestión desde una perspectiva diferente, otro estudio - reportado en el mismo número del Journal of the American Medical Association - evaluó los mecanismos por medio de los cuales la dieta mediterránea puede proteger contra la enfermedad cardiovascular. Investigadores en Italia midieron el efecto de la dieta sobre pacientes con síndrome metabólico, un padecimiento común caracterizado por presión arterial alta, colesterol alto, sobrepeso y prediabetes - todos ellos factores de riesgo para enfermedad cardiovascular. Ellos encontraron que, comparados con los sujetos que siguieron una dieta sensible (50 al 60% de carbohidratos, 15 al 20% de proteínas y menos del 30% de grasas), aquellos que estaban en la dieta mediterránea perdieron más peso y fueron más propensos a revertir su síndrome metabólico en un periodo de dos años.

Ambos estudios ilustran la importancia de los factores controlables en el estilo de vida para la prevención de la enfermedad crónica. Un descubrimiento importante del estudio HALE fue que el 59% de los participantes se adhirió al menos a 3 de 4 estilos de vida de bajo riesgo. Pese a que esto es alentador, otros estudios en los Estados Unidos sugieren que la mayoría de los estadounidenses tienen un largo camino que recorrer antes de ellos puedan considerarse a ellos mismos en un bajo riesgo para enfermedad crónica. Así que, mientras que estos factores en el estilo de vida pueden ser controlables, ¿son estos realmente tan alcanzables?

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Healthy Lifestyle
The American Heart Association
http://www.americanheart.org

Prevention and Early Detection
The American Cancer Society
http://www.cancer.org =

The Mediterranean Diet Pyramid
Oldways, the Food Issues Think Tank
http://www.oldwayspt.org

Fuentes:

Esposito K, Marfella R, Ciotola M, Di Palo C, Giugliano F, Giugliano G, et al. Effect of a Mediterranean-Style Diet on Endothelial Dysfunction and Markers of Vascular Inflammation in the Metabolic Syndrome. Journal of the American Medical Association . 2004; 292(12): 1440-1446.

Knoops KTB, de Groot LCPGM, Kromhout D, Perrin A-E, Moreiras-Varela O, Menotti A, et al. Mediterranean Diet, Lifestyle Factors and 10-Year Mortality in Elderly European Men and Women. Journal of the American Medical Association . 2004; 292(12): 1433-1439.



Último revisado Sept 24, 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!