Facebook Pixel

La Verdad Completa sobre las Dietas Bajas en Carbohidratos

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Verdad Completa sobre las Dietas Bajas en Carbohidratos

Low carb image Las dietas bajas en carbohidratos - como la dieta Atkins y la dieta South Beach - están arrasando la nación casi tan rápido como la obesidad lo ha hecho. Muchas personas creen que estas dietas son efectivas para la pérdida de peso - una creencia ahora apoyada por algo de evidencia reciente. No obstante, la seguridad de las "dietas bajas en carbohidratos" permanece en debate con respecto a los riesgos potenciales de largo plazo.

¿Cuál es la Gran Preocupación?

La mayoría de dietas bajas en carbohidratos restringen los carbohidratos por debajo del mínimo de 130 gramos por día necesitadas por el cuerpo, como se recomienda por el Institute of Medicine of the National Academies. Esta restricción se alcanza limitando severamente los granos enteros, los productos lácteos, las frutas y jugos de frutas y muchas verduras, lo que en el largo plazo podría llevar a deficiencias vitamínicas y minerales. Además, tal restricción podría contar con el consumo ilimitado de grasa alimenticia y proteína (la mayor parte de la cual se obtiene de los productos animales), lo que podría ser dañino para el sistema cardiovascular y los riñones, respectivamente.

¿Qué Sugiere la Ciencia?

Las dietas bajas en carbohidratos parecen ser efectivas para la pérdida de peso, pero no para el mantenimiento del peso.

Varios estudios han mostrado que las dietas bajas en carbohidratos generalmente son más efectivas para la pérdida de peso que las dietas bajas en grasa convencionales - en el corto plazo. No obstante, en el largo plazo, los que hacen dieta baja en carbohidratos parecen volver a ganar algo del peso perdido, así que después de un año, la pérdida de peso total es similar entre los que hacen dieta baja en carbohidratos y baja en grasa. Esto es probablemente porque las dietas bajas en carbohidratos no son fácilmente mantenidas en el tiempo.

Las dietas bajas en carbohidratos podrían mejorar algunos niveles de lípidos, pero se necesita más investigación.

Varios estudios de pérdida de peso también han observado los niveles de lípidos como un indicio de riesgo de enfermedad cardíaca , incluyendo el colesterol total; colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), o el colesterol "malo"; lipoproteína de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés), o el colesterol "bueno"; y triglicéridos. Varios estudios han mostrado que las personas en las dietas bajas en carbohidratos tienen mayores decrementos en los triglicéridos. Algunos estudios también han mostrado que los que hacen dieta baja en carbohidratos tienen mayores incrementos en el colesterol HDL. En general, estos cambios en los niveles lípidos que ocurren cuando se sigue una dieta baja en carbohidratos sugieren una mejoría en el riesgo de enfermedad cardíaca, aunque se necesitan más estudios antes de trazar conclusiones definitivas.

Las dietas bajas en carbohidratos podrían resultar en el uso más eficiente de la insulina en el cuerpo, pero los estudios han medido diferentes resultados, haciendo necesaria más investigación.

Algunos estudios han medido diferentes variables que podrían estar involucradas en el desarrollo de diabetes tipo 2 y síndrome metabólico , un trastorno lípido particularmente asociado con la grasa abdominal y el uso ineficiente de la insulina (p.e., intolerancia a la glucosa). Un estudio encontró que los que hacen dieta baja en carbohidratos tenían menores niveles de insulina circulante, lo que podría ser un indicio de menor riesgo del síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca. Otro estudio midió la sensibilidad a la insulina y encontró que las personas en una dieta baja en carbohidratos tenían mayores mejorías que las personas en una dieta baja en grasa. Se necesita mucha más investigación para explorar los complejos parámetros que podrían estar involucrados en el desarrollo del síndrome metabólico y de la diabetes tipo 2, incluyendo el grado de restricción de carbohidratos que es necesario para el beneficio sin daño.

¿Cuáles Son Algunas Limitaciones de los Estudios?

Se necesitan estudios de largo plazo para determinar resultados definitivos concernientes a la pérdida de peso, sensibilidad a la insulina y lo más importante, seguridad. Los estudios existentes varían en términos de restricciones calóricas; cantidades relativas de carbohidratos, proteínas y grasa; y otros resultados, dificultando el comparar los resultados. Con frecuencia los estudios incluyen sólo pacientes gravemente obesos, no los que sólo necesitan perder unas cuantas libras. Por tanto, los resultados podrían no aplicarse a todas las personas.

¿Quién No Debe Estar en una Dieta Baja en Carbohidratos y Alta en Proteínas?

  • Las personas con función renal dañada y/o diabetes, ya que podría llevar a una caída adicional en la función renal.
  • Las personas con diabetes que toman insulina requieren la ingestión adecuada de carbohidratos para prevenir la hipoglicemia o baja azúcar en la sangre.
  • Las personas con problemas hepáticos. El almacenamiento de carbohidratos puede alterarse en la enfermedad hepática y los subproductos del metabolismo de proteínas también pueden acumularse en el cuerpo causando un estado mental alterado.
  • Las mujeres embarazadas no deben estar intentando perder peso por ningún medio.
  • Las mujeres lactando no deben intentar la pérdida de peso restringiendo los alimentos ricos en carbohidratos, ya que podrían privar al bebé de nutrientes importantes. Además, se desconoce si las cetonas (subproductos del metabolismo grasoso cuando el carbohidrato no está presente) pasan a través de la leche materna para causar daño potencial al bebé.

¿Qué Hay de los Alimentos Bajos en Carbohidratos del Supermercado?

Muchos fabricantes han formulado variaciones "bajas en carbohidratos" de los alimentos favoritos de Estados Unidos. No obstante, la Food and Drug Administration todavía no ha definido un "alimento bajo en carbohidratos." Leer las etiquetas es extremadamente importante, ya que los fabricantes no están sujetos a ningún estándar. En el lado positivo, los productos bajos en carbohidratos tienden a ser más altos en fibra. Pero en general, los alimentos bajos en carbohidratos también tienden a ser más altos en grasa (incluyendo grasa saturada, un tipo dañino) y proteína que sus homólogos "regulares"; como resultado, con frecuencia tienen las mismas, si no es que más, calorías. También estos productos generalmente cuestan más.

El Resultado Final

Hay muchas formas diferentes para perder peso; entre ellas, las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas parecen promover la pérdida de peso en el corto plazo. Pero en el largo plazo, parecen ser no más efectivas que las dietas de pérdida de peso más balanceadas, las cuales incluyen una variedad de granos enteros, productos lácteos, frutas y verduras. Además, las dietas bajas en carbohidratos podrían no ser mantenidas de por vida, ya que son restrictivas y podrían causar efectos secundarios como deshidratación, estreñimiento y mal aliento. Además, ciertas personas no deben seguir una dieta baja en carbohidratos bajo ninguna circunstancia. Como resultado, siempre es mejor consultar a un médico antes de empezar cualquier dieta para la pérdida de peso.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Dietetic Association
www.eatright.org

The Nutrition Source
Harvard School of Public Health
http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/

Fuentes:

Acheson KJ. Carbohydrate and weight control: where do we stand? Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care . 2004; 7:485–492.

Foster GD, Wyatt HR, Hill JO, et al. A randomized trial of a low-carbohydrate diet for obesity. New England Journal of Medicine . 2003; 348:2082–2090.

Institute of Medicine of the National Academies. Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate, Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids. Septiembre 2002. Disponible en: Http://www.iom.edu/Object.File/Master/4/154/0.pdf.

Meckling KA, O’Sullivan C, Saari D. Comparison of a Low-Fat Diet to a Low-Carbohydrate Diet on Weight Loss, Body Composition, and Risk Factors for Diabetes and Cardiovascular Disease in Free-Living, Overweight Men and Women. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism . 2004; 89:2727–2723.

Samaha FF, Iqbal N, Seshadri P, et al. A low-carbohydrate as compared with a low-fat diet in severe obesity. New England Journal of Medicine . 2003; 348:2074–2081.

Stern L, Iqbal N, Seshadri P, et al. The Effects of Low-Carbohydrate versus Conventional Weight Loss Diets in Severely Obese Adults: One-Year Follow-up of a Randomized Trial. Annals of Internal Medicine . 2004;140:778–785.

St. Jeor ST, Howard BV, Prewitt TE, et al. Dietary protein and weight reduction. Circulation . 2001;104:1869–1874.



Último revisado Agosto 2004 por Kimberly Rask, MD, PhD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!