Facebook Pixel

Mas evidencia de que los tomates pueden ayudar a prevenir el cancer de prostata

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Más evidencia de que los tomates pueden ayudar a prevenir el cáncer de próstata

¿Por qué comer jitomates y salsa de tomate ayuda a prevenir el cáncer de próstata? Los jitomates contienen el antioxidante licopeno y se cree que los antioxidantes neutralizan los radicales libres, compuestos químicos en el cuerpo que han sido implicados en un número de enfermedades, incluyendo cáncer. La teoría que los alimentos que contienen licopeno pueden reducir el riesgo de cáncer de próstata ha sido investigada ampliamente. Desafortunadamente, algunos 16 estudios sobre el tema han arrojado resultados conflictivos.

Un amplio estudio publicado en una edición reciente del Journal of the National Cancer Institute proporciona fuerte evidencia que comer jitomates y productos de tomate pueden reducir el riesgo de un hombre para desarrollar cáncer de próstata. De hecho, este estudio es una extensión de un estudio previo que sugirió que los productos de tomate pudieran reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Acerca del estudio

Los investigadores en la Harvard University's Medical School y la School of Public Health estudiaron 47,365 hombres en el Health Professionals Follow-Up Study (HPFS), un amplio estudio de 51,529 médicos masculinos que estuvieron entre 40 y 75 años cuando el estudio empezó en 1986. Al inicio del estudio y cada dos años desde entonces, los participantes del HPFS terminaron un cuestionario de correo sobre edad, estado civil, altura, peso, ascendencia, medicamentos, historial de fumar, historial de enfermedad y actividad física. En 1986, 1990 y 1994, también contestaron un cuestionario alimenticio que evaluó con qué frecuencia comían varios alimentos y los tamaños de las porciones.

Para este estudio reciente de licopeno, productos de tomate y el riesgo de cáncer de próstata, los investigadores analizaron datos del estudio del HPFS desde 1992 hasta 1998. Su estudio original cubría sólo desde 1986 hasta 1992, así que este estudio proporcionó seis años más de datos de seguimiento de los mismos hombres. No incluía a hombres que ya tenían cáncer (diferentes al melanoma) en 1986 y los que no completaban al menos 70 artículos en el cuestionario alimenticio o comían más de 4200 calorías o menos de 800 por día.

Los investigadores compararon el consumo de tomate/licopeno de los hombres que desarrollaron cáncer de próstata con el consumo de tomate/licopeno de los que no. Además de la ingestión global de tomate/licopeno, también midieron el consumo de salsa de tomate en los hombres, que contiene licopeno en una forma que es más fácilmente usada en el cuerpo.

Los descubrimientos

Como en el primer estudio de HPFS de 1986 a 1992, los resultados de este estudio (1992-1998) confirmaron que la ingestión frecuente de tomate o licopeno está asociada con el menor riesgo de cáncer de próstata.

Específicamente, los hombres con la mayor ingestión de tomate/licopeno fueron16% menos probables de desarrollar cáncer de próstata que los hombres con la menor ingestión. Adicionalmente, los hombres que comían 2 o más porciones de salsa de tomate por semana fueron 23% menos probables de desarrollar cáncer de próstata que los hombres que comían menos de una porción al mes. Y los hombres que comían 2 o más porciones de salsa de tomate por semana fueron 35% menos probables de desarrollar cáncer de próstata que se ha extendido más allá de la próstata. Finalmente, la reducción del riesgo asociado con comer salsa de tomate mucho más fuerte entre los hombres mayores de 65 años que entre los hombres menores de 65.

Al calcular las estadísticas, los investigadores controlaron otros factores que pueden afectar el riesgo de cáncer de próstata, tal como la edad y el consumo global de frutas y verduras. De hecho, encontraron que el consumo total de frutas y verduras no afectó el riesgo de cáncer de próstata.

No obstante, hay limitaciones para este estudio. Al igual que en todos los estudios sobre hábitos alimenticios, los investigadores dependen de que los participantes recuerden su patrones de comer exactamente. Además, es posible que algún otro factor no tomado en cuenta para este estudio afectó significativamente el riesgo de cáncer de próstata.

¿Cómo lo afecta esto?

¿Deberían los hombres empezar a comer productos de tomate? Absolutamente, y de igual forma lo deberían hacer las mujeres. Los hallazgos de este estudio sirven para recordarnos todo para incluir jitomates y salsa de tomate entre las frutas y verduras que comemos cada día. Este estudio también se añade a la evidencia acumulada de que los alimentos ricos en licopeno, especialmente la salsa de tomate, pueden reducir el riesgo en los hombres de desarrollar cáncer de próstata.

Otros alimentos que contienen licopeno incluyen:

  • Jitomates, jugo de tomate y pasta de tomate
  • Catsup
  • Pizza y lasagna (debido a la salsa de tomate)
  • Sandía
  • Toronja rosada
  • Sopas y estofado a base de tomate

Fuente:

Giovannucci E, et al. A prospective study of tomato products, lycopene, and prostate cancer risk.
Journal of the National Cancer Institute . March 6, 2002;94(5):391-398.



Último revisado Mar 8, 2002 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!