Definición

El mieloma múltiple es un tipo poco frecuente de cáncer de la médula ósea. Resulta de un crecimiento anormal en el plasma celular de la médula ósea. Normalmente, el plasma celular produce anticuerpos. A medida que estos plasmas celulares anormales o malignos se multiplican, producen enormes cantidades de anticuerpos anormales. Estos se acumulan en la sangre y en la orina. Cuando el tumor de plasma celular crece, destruye los huesos cercanos. Esto conlleva a un dolor óseo, daños renales y al debilitamiento del sistema inmune.

El cáncer ocurre cuando las células en el cuerpo (las células plásmicas en este caso) se dividen sin ningún control u orden. Normalmente, las células se dividen de manera ordenada. Si las células siguen dividiéndose sin control cuando no se requieren células nuevas, se forma una masa de tejido llamada tumor. El término cáncer hace referencia a tumores malignos, los cuales pueden invadir los tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno no es invasivo ni se propaga.

Médula ósea de un adulto

imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Las causas del mieloma múltiple son desconocidas

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo para el caso del mieloma múltiple incluyen:

  • Edad: 50 años o mayor
  • Raza: afroamericana

Síntomas

Los síntomas en la etapa inicial del mieloma múltiple incluyen:

  • Dolor persistente en los huesos, con frecuencia severo. Este aparece más comúnmente en la espalda, aunque también puede presentarse en las costillas o en los miembros.
  • Fatiga

A medida que la enfermedad progresa, los síntomas pueden incluir:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Huesos rotos
  • Infecciones constantes
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento
  • Dificultad para orinar
  • Sangrado anormal
  • Dolor de cabeza
  • Problemas visuales
  • Confusión

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. El diagnóstico se basa en:

  • Radio: para comprobar si hay lesión ósea
  • Análisis de sangre y de orina para revisar los niveles de proteínas de los anticuerpos
  • Biopsia o aspiración de médula ósea: extracción de una muestra de tejido de la médula ósea para buscar células de mieloma

Además, se realizarán otros análisis de sangre y de orina para valorar varias condiciones asociadas con el mieloma múltiple, tales como:

  • Anemia
  • Niveles bajos de otras células en la sangre (células blancas y plaquetas)
  • Niveles elevados de calcio (sangre y orina)
  • Evidencias de daño renal y destrucción de huesos

Tratamiento

Una vez que el cáncer es encontrado, se realizan pruebas de etapa para descubrir si el cáncer se ha extendido y, si fuera el caso, hasta qué punto. Aunque en ocasiones el tratamiento puede reducir el progreso del mieloma múltiple, su eliminación total es rara. El tratamiento también es importante para controlar los síntomas. Este depende de sus síntomas y de la etapa de su cáncer.

Los tratamientos incluyen:

Quimioterapia

La quimioterapia es la administración de medicamentos para matar las células cancerosas. Puede administrarse de varias maneras, por ejemplo, en forma de píldoras, inyección o mediante un catéter. Los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y se desplazan por el cuerpo mientras destruyen la mayoría de las células cancerosas. También pueden destruir algunas células sanas.

Los agentes quimioterapéuticos iniciales más frecuentes son melfalán, prednisona o una combinación de tres medicamentos llamada VAD. Cuando un paciente joven desarrolla mieloma, algunos oncólogos creen que primero debería recibir quimioterapia con VAD, seguida de un trasplante de médula ósea si respondió bien a la VAD inicial.

Trasplante de Médula Ósea

Los dos tipos de trasplante de médula ósea que se usan son el trasplante autólogo y el alogénico.

Trasplante autólogo: la médula ósea del paciente recibe dosis muy altas de quimioterapia y se recupera mediante con infusiones de células madre.

Trasplante alogénico: proceso más complicado que requiere la donación de células de la médula ósea de un donante (que suele ser un pariente de primer grado). La médula ósea del paciente recibe dosis altas de quimioterapia (junto con dosis bajas de radioterapia, en algunas ocasiones) seguidas por la infusión de células del donante en la sangre del paciente. Las células madre buscan la médula ósea para volver a poblarla.

Ambas técnicas son potencialmente mortales y están asociadas con efectos secundarios significativos. Sin embargo, estos procedimientos (en especial el trasplante alogénico) son los únicos para los cuales se ha demostrado que prolongan la supervivencia o hasta curan al paciente.

Tratamientos inmunomoduladores

Los tratamientos inmunomoduladores ayudan a alterar el modo en que viven las células de mieloma y les dificultan la sobrevida, la reproducción y la producción de las proteínas que causan los síntomas secundarios. Los medicamentos que se utilizan para este tipo de tratamiento incluyen talidomida, lenalidomida, trióxido de arsénico, neovastat y velcade.

Otros medicamentos

  • Analgésicos orales fuertes para aliviar el dolor en huesos
  • Eritropoyetina, en caso de anemia, para incrementar la cantidad de células rojas en la sangre
  • Medicamentos con prednisona y bifosfonatos para tratar las concentraciones elevadas de calcio
  • Antibióticos para tratar infecciones
  • Bifosfonatos para evitar las fracturas óseas y la diseminación del mieloma

Terapia de radiación (radioterapia)

La terapia de radiación es el uso de radiación para matar las células cancerosas y disminuir el tamaño de los tumores. La radiación se administra con mayor frecuencia para reducir el dolor de huesos, y no se reconoce como curativa por sí misma.

Cirugía

La cirugía se realiza para extirpar un tumor de mieloma múltiple que provoca dolor u otros síntomas debilitantes cuando la radioterapia no se considera una opción viable. La cirugía no es curativa.

Transfusión de glóbulos rojos

La transfusión de glóbulos rojos se aplica a los pacientes con anemia grave.

Trasplante de células madre periféricas

El trasplante de células madre periféricas implica suministrar células sanguíneas inmaduras y saludables a los pacientes para reemplazar las células de la médula ósea destruidas por la radiación y las dosis altas de quimioterapia.

Medidas en el Estilo de Vida

Ciertas medidas en el estilo de vida ayudan a disminuir los síntomas y a mantener el estado de salud general:

  • Manténgase tan activo como le sea posible.
  • Beba muchos líquidos para ayudarle a evitar la deshidratación y el daño renal.
  • Mantener una dieta balanceada.
  • No tome vitaminas en altas dosis.

Prevención

No existen pautas para prevenir el mieloma múltiple ya que las causas son desconocidas.