Facebook Pixel

Nuevas Recomendaciones para los Supervivientes de Apoplejia

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Nuevas Recomendaciones para los Supervivientes de Apoplejía

HCA image Las personas que sobreviven una apoplejía a menudo sufren incapacidades graves a largo plazo. El daño de la apoplejía puede dar como resultado parálisis, entumecimiento, desequilibrio y dificultad para pensar y comunicarse. Aunque no hay forma de revertir los efectos de una apoplejía, es posible recuperar algunas de las funciones que se pierden durante ésta.

¿Qué Sucede Durante una Apoplejía?

Una apoplejía ocurre cuando el flujo sanguíneo hacia el cerebro es interrumpido, ya sea por un coágulo sanguíneo en un vaso o una arteria que conduce al cerebro (apoplejía isquémica), o por un rompimiento del vaso sanguíneo por si mismo (apoplejía hemorrágica). Durante una apoplejía, las células cerebrales mueren rápidamente debido a que ya no tienen acceso al oxígeno y los nutrientes que necesitan.

Tratamiento Durante una Apoplejía

La alteplasa intravenosa (IV) es un medicamento que disuelve los coágulos sanguíneos durante las apoplejías isquémicas. Para que sea efectiva, debe ser administrada dentro de las tres horas previas a que comience una apoplejía, lo cual, generalmente, significar llegar al hospital en los primeros 60 minutos después de que se presenten los síntomas.

Si usted o alguien que usted conoce experimenta los siguientes síntomas de una apoplejía, llame al 9-1-1 de inmediato:

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Confusión repentina, problemas para hablar o entender
  • Problemas repentinos para ver en uno o ambos ojos
  • Problemas repentinos para caminar, mareo o pérdida del equilibrio y la coordinación
  • Dolor severo y repentino de cabeza sin causa conocida

Rehabilitación Después de una Apoplejía

Aunque la rehabilitación de una apoplejía no puede "curar" el daño de la misma, puede ayudar a los supervivientes de apoplejía a ser más independientes. ¿Qué pueden hacer exactamente las personas para mejorar su salud y su calidad de vida después de tener una apoplejía?

Hacer ejercicio

En abril del 2004, la American Heart Association (AHA) publicó un comunicado exhortando a los supervivientes de apoplejía a que hicieran ejercicio por lo menos durante 20 minutos diarios, de 3 a 7 veces a la semana, para reducir el riesgo de una recurrencia de la apoplejía. El ejercicio también puede fortalecer los músculos y mejorar la movilidad, lo que puede ayudar al superviviente de la apoplejía a desempeñar actividades diarias, como vestirse, bañarse, caminar y hacer quehaceres del hogar.

Un estudio publicado en el número del 22 de abril del 2004 de la revista Stroke , encontró que un programa de entrenamiento de resistencia mejoró significativamente la fuerza de las extremidades inferiores, así como el funcionamiento y la incapacidad en supervivientes de apoplejía mayores. El programa de 12 semanas de entrenamiento de resistencia consistió en una variedad de ejercicios diseñados para fortalecer la parte inferior del cuerpo.

Antes de empezar el programa de ejercicios, los supervivientes de una apoplejía deben consultar con su médico, quien puede recomendar pasamanos o arneses en el equipo del ejercicio para hacer que el ejercicio sea más seguro.

Las sesiones de ejercicios pueden dividirse en intervalos de 10 minutos y deben incluir estiramiento, ejercicios cardiovasculares y entrenamiento de fortalecimiento.

Terapia Física, Ocupacional y del Lenguaje

Después de una apoplejía, la terapia física puede ayudar a restablecer algo de la función perdida durante una apoplejía. La terapia física para los sobrevivientes de la apoplejía puede incluir estimulación de los miembros dañados, estiramiento y prácticas de tareas motoras (por ejemplo, subir o bajar escaleras). Las personas que estén muy débiles para soportar su propio peso pueden realizar ejercicios de terapia física en el agua, sostenidas por arneses. Las actividades orientadas hacia metas, como los juegos, a menudo se utilizan para fomentar la coordinación. Una nueva tecnología, llamada estimulación eléctrica transcutánea del nervio (TENS por sus siglas en inglés), genera una corriente eléctrica y estimula la actividad de los nervios en las extremidades dañadas.

Parecida a la terapia física, la terapia ocupacional se utiliza en los pacientes de apoplejía para ayudarlos a mejorar sus habilidades motoras. La terapia ocupacional se enfoca en mejorar las habilidades motoras que ayudarán al superviviente de la apoplejía a realizar actividades como la limpieza del hogar, la jardinería y las manualidades e incluso a manejar.

La terapia del lenguaje es útil a menudo para los supervivientes de la apoplejía quienes son capaces, generalmente, de pensar con claridad, pero tienen problemas para hablar o para el lenguaje hablado o la escritura.

Entrenamiento sensoriomotriz

Un estudio publicado en el número del 4 de marzo del 2004 de la revista Stroke indicó que el entrenamiento sensoriomotriz repetitivo del brazo durante las primeras semanas después de una apoplejía, mejoraba significativamente la función motora hasta cinco años después. En este estudio, los participantes se sentaron en una mecedora durante 30 minutos diarios durante seis semanas, mientras una férula inflable los empujaba hacia afuera; tenían que utilizar su brazo para empujarse hacia atrás de manera activa.

Los pacientes de apoplejía deben empezar la estimulación de los brazos débiles inmediatamente después de una apoplejía. La estimulación repetitiva puede dar como resultado mejorías significativas en el funcionamiento futuro.

Tratamiento de la Ansiedad y la Depresión

Un estudio publicado en el número del 12 de febrero del 2004 de la revista Stroke encontró que la depresión y la ansiedad, que son comunes después de una apoplejía, estaban asociadas con la minusvalía dos años después de una apoplejía. Los autores del estudio sugieren que el tratar la depresión y la ansiedad puede ayudar a reducir el nivel de minusvalía en los supervivientes de la apoplejía. Un profesional en salud mental puede ayudar a determinar la mejor forma de tratar la ansiedad y/o la depresión.

El Futuro de la Rehabilitación de la Apoplejía

De acuerdo al autor de un artículo publicado en el número del 11 de diciembre del 2003 de la revista Stroke , "la recuperación cerebral después de una apoplejía es el área del descubrimiento científico con el potencial más grande para avances allá en el próximo siglo." A medida que los investigadores obtengan un mejor conocimiento de cómo está organizado el cerebro y cómo las células cerebrales se comunican unas con otras, serán capaces de desarrollar nuevas terapias de rehabilitación para ayudar a revertir el daño posterior a la apoplejía.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Stroke Association
http://www.strokeassociation.org/

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
http://www.ninds.nih.gov/

Fuentes:

American Heart Association scientific statement: American Heart Association urges regular exercise after stroke. American Heart Association website. Disponible en: Http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=3021462. Accedido el 6 de mayo del 2004.

Broderick JP. William M. Feinberg lecture: stroke therapy in the year 2025. Burden, breakthroughs, and barriers to progress. Stroke . 2003;35:205.

Feyes H, De Weerdt W, Verbeke G, Steck GC, Capiau C, Kiekens C, Dejaeger E, Van Hoydonck G, Vermeersch G, Cras P. Early and repetitive stimulation of the arm can substantially improve the long-term outcome after stroke: a 5-year follow-up study of a randomized trial. Stroke . 2004;35:924.

Know stroke. Know the signs. Act in time. National Institute of Neurological Disorders and Stroke website. Disponible en: Http://www.ninds.nih.gov/knowstroke. Accedido el 6 de mayo del 2004.

Morgenstern LB, Bartholomew LK, Grotta JC, Staub L, King M, Chan W. Sustained benefit of a community and professional intervention to increase acute stroke therapy. 2003;163:2198-2202.

NINDS stroke information page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Disponible en: Http://www.ninds.nih.gov/health_and_medical/disorders/stroke.htm. Accedido el 13 de mayo del 2004.

Ouelette MM, LeBrasseur NK, Bean JF, Phillips EP, Stein J, Frontera WR, Fielding RA. High-intensity resistance training improves muscle strength, self-reported function, and disability in long-term stroke survivors. Stroke . April 22, 2004.

Post-stroke rehabilitation factsheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke website. Disponible en: Http://www.ninds.nih.gov/health_and_medical/pubs/poststrokerehab.htm. Accedido el 13 de mayo del 2004.

Sturm JW, Donnan GA, Dewey HM, Macdonell RAL, Gilligan AK, Thrift AG. Determinants of handicap after stroke: The North East Melborne Stroke Incidence Study (NEMESIS). Stroke . 2004;35:715.



Último revisado Junio 2004 por Kimberly Rask, MD, PhD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!