Definición

El pielograma intravenoso (PIV) es un estudio en el que se utiliza un líquido de contraste y rayos X para evaluar problemas en el tracto urinario.

El Sistema Urinario Masculino

imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Partes del cuerpo involucradas:

El tracto urinario incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La vía intravenosa se colocará en su brazo.

Razones para realizar el procedimiento

Un PIV se efectúa para identificar:

Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento

Qué esperar

Antes del procedimiento

La preparación para realizar un PIV varía según si se realiza como un procedimiento de urgencia o como un procedimiento ambulatorio.

Para el PIV de urgencia, se toma una muestra de sangre para evaluar el funcionamiento renal. Se inserta una línea intravenosa (IV). La línea IV proveerá medicamentos para aliviar el dolor, náusea o vómito. Los fluidos y el medio de contraste de PIV se administran también a través de esta línea IV. Usted se recostará y descansará antes de que el PIV se realice.

Para el PIV ambulatorio, durante los días previos al procedimiento:

  • Se toma sangre para realizar pruebas de funciones renales.
  • Es posible que le pidan que el día anterior tome laxantes y, posiblemente, que utilice enemas para vaciar el colon. Esto se debe a que las heces en el colon pueden interferir con la interpretación del PIV.
  • Deberá hacer ayuno durante las 8 a 12 horas previas al estudio.

Durante el procedimiento

Se coloca una línea intravenosa a través de la cual se administra el líquido de contraste y los medicamentos necesarios.

Anestesia

No se usa ningún tipo de anestesia para el PIV.

Descripción del procedimiento

Se inyecta el líquido de contraste en la línea IV.

Durante los siguientes 30 a 60 minutos, permanecerá recostado en una camilla mientras le toman radiografías en intervalos regulares. Se le pedirá que aguante la respiración cada vez que se le tome una placa.

El colorante de contraste acentúa su sistema urinario en las placas de rayos X, de modo que su médico pueda ver estas partes del cuerpo mientras trabajan y detectar problemas. Antes de la última placa, usted vaciará el contenido de la vejiga en el baño.

¿Cuánto durará?

Normalmente, este procedimiento dura entre 60 y 90 minutos.

¿Dolerá?

El proceso no es doloroso, pero usted experimentará una sensación de calor o tibieza mientras entra el medio de contraste a su cuerpo.

Posibles complicaciones

  • Reacción alérgica (poco frecuente) que se manifiesta con picazón o erupción, dificultad para respirar o, en casos graves, muerte
  • Insuficiencia renal (generalmente, se puede prevenir mediante una evaluación del funcionamiento de los riñones previa al estudio)

Hospitalización promedio

El PIV suele ser un procedimiento ambulatorio. Sin embargo, dependiendo de la razón de la prueba y la condición de sus riñones, su médico puede recomendarle permanecer en el hospital.

Cuidado posoperatorio

La mayoría de los pacientes pueden retoman su dieta y sus actividades cotidianas al finalizar el PIV. Su médico le dirá si hay alguna restricción que deba seguir .

Resultado

Los resultados del PIV estarán disponibles en unos pocos días. Su médico conversará con usted acerca de los resultados y del tratamiento, si fuese necesario.

Llame a su médico si ocurre lo siguiente

No se conoce ningún síntoma postoperatorio adverso asociado con el PIV.