Facebook Pixel

Quimioterapia de Alta Dosis para Cancer de Mama: No Mejor Que la Quimioterapia Tradicional

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Quimioterapia de Alta Dosis para Cáncer de Mama: No Mejor Que la Quimioterapia Tradicional

image for chemotherapy article Hay cuatro tipos estándares de tratamiento para el cáncer de mama : cirugía , radioterapia , quimioterapia y terapia hormonal. El tipo escogido en cada caso depende de la etapa del cáncer y de otros factores que varían con cada paciente. La quimioterapia usa medicamentos para detener el crecimiento de células cancerosas matando a las células o haciendo que dejen de dividirse. Podría usarse sola o con otros tipos de tratamiento. Estudios actuales de la quimioterapia se han estado enfocando sobre la efectividad del tratamiento convencional comparada a la recién quimioterapia de alta dosis.

Historia de la Quimioterapia de Alta Dosis

El tratamiento de quimioterapia para el cáncer de mama empezó en los años 70's. Para mujeres en alto riesgo de recaída por cáncer de mama después de la cirugía, se utilizaron dósis especialmente altas de quimioterapia con la esperanza de que fueran más efectivas que la quimioterapia convencional de baja dosis. Este tratamiento de dosis alta es tan fuerte que se requieren trasplantes de glóbulos de seguimiento para volver a llenar la médula ósea dañada durante el tratamiento. En total, se estima que más de 15,000 mujeres han tenido quimioterapia de alta dosis y trasplantes de glóbulos para el tratamiento de cáncer de mama.

A inicios de los años 90 habían reportes de que el tratamiento de alta dosis estaba produciendo mejores resultados que la quimioterapia convencional. Aunque no se ha demostrado en los estudios científicos que el tratamiento de alta dosis sea más efectivo, su demanda por parte de los pacientes y los que abogan por ella se ha incrementado. Algunas legislaturas estatales obligaron a las compañías aseguradoras a pagar este tratamiento.

A finales de los años 90's se volvió claro que se necesitaban ensayos clínicos aleatorios, los tipos de estudios científicamente más rigurosos, para demostrar que la quimioterapia de alta dosis producía en verdad mejores resultados. Esta investigación era importante porque la quimioterapia de alta dosis era más difícil y tóxica, causando así efectos secundarios peores. También era más costosa. Además, los investigadores deseaban determinar si los resultados variaban entre las pacientes por factores como la etapa del cáncer.

Resultados de Ensayos Clínicos

A inicios de 2000, los resultados de los primeros ensayos clínicos mostraron que la quimioterapia de alta dosis no era más efectiva que la quimioterapia estándar para las mujeres con cáncer de mama avanzado o de alto riesgo y que los efectos secundarios eran más comunes. Los resultados fueron publicados en la edición de abril 13 de 2000 en New England Journal of Medicine y de la edición de febrero 2 de 2000 en Journal of the National Cancer Institute. Ambos estudios declararon que la quimioterapia de alta dosis no era recomendada para las pacientes con cáncer de mama de alto riesgo.

Debido a estos resultados, la American Society of Clinical Oncology (ASCO) y los editoriales en New England Journal of Medicine y The Lancet recomendaron que las mujeres recibieran el tratamiento de alta dosis sólo si eran parte de un ensayo clínico de "alta calidad" (un estudio de investigación cuidadosamente vigilado). Aetna/U.S. Healthcare, uno de los aseguradores de salud más grandes en los E.U., dijo que ahora sólo se pagaría por la quimioterapia de alta dosis para las pacientes en ensayos clínicos federalmente patrocinados, aunque había estado pagando los costos para las mujeres que no estaban en ensayos clínicos.

Resultados de estudios publicados más recientes han proporcionado apoyo adicional para el uso de la quimioterapia convencional en lugar de la de dosis alta en la mayoría de las pacientes con cáncer de mama. Un estudio en Journal of the National Cancer Institute en julio 21 de 2004 reportó que la terapia de "dosis alta no es superior a la quimioterapia convencional en las pacientes con cáncer de mama que tienen múltiples nódulos linfáticos involucrados." Dos estudios en la edición de julio 3 de 2003 en New England Journal of Medicine también mostraron que no había diferencia significativa en la duración de vida (tasa de supervivencia de cinco años) entre los dos tratamientos.

No obstante, había un área donde ambos estudios del 2003 encontraron un posible beneficio de la terapia de alta dosis. En un subgrupo de pacientes - las mujeres con cáncer de mama en etapa II o III y con 10 o más nódulos linfáticos cancerosos - las que estaban en quimioterapia de alta dosis tenían un riesgo reducido de recaída y un tiempo más largo antes de la recurrencia del cáncer de mama comparadas con las que estaban en el tratamiento convencional. Sin embargo, esta diferencia no llevó a un incremento total en la duración de la vida parcialmente porque el trasplante de glóbulos realizado con la quimioterapia de alta dosis causó complicaciones que contribuyeron a un decremento en la duración de la vida.

Recomendaciones y Preguntas Actuales para Investigación Adicional

En este momento, la quimioterapia convencional en lugar de la de alta dosis permanece como la forma estándar de quimioterapia para las mujeres con cáncer de mama de alto riesgo debido a que no se ha comprobado que la terapia en dosis altas sea más efectiva para prolongar la vida. Sin embargo, se necesita de investigaciones posteriores con ensayos clínicos cuidadosamente controlados para determinar si la quimioterapia en dosis altas podría ser más efectiva para prevenir o retrasar las recurrencias en mujeres con 10 o más nódulos linfáticos cancerosos, y si dicho beneficio amerita la toxicidad y el costo extras del tratamiento. También es necesario que sea posteriormente investigado si las mejoras en las estrategias de trasplante de células sanguíneas eventualmente pueden incrementar la duración de la vida en los pacientes que reciben quimioterapia en dosis altas.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Cancer Society
http://www.cancer.org

National Breast Cancer Coalition
http://www.natlbcc.org

National Cancer Institute
http://www.cancer.gov

Fuentes:

Breast cancer (PDQ®): Treatment. Treatment option overview. National Cancer Institute. Disponible en: Http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/breast/Patient/page5. Accedido en agosto 10, 2004.

High-dose chemotherapy for breast cancer: Clinical trials overview. Disponible en: Http://www.cancer.gov/clinicaltrials/developments/high-dose-chemo-overview0401. Accedido en agosto10, 2004.

High-dose chemotherapy for breast cancer: History. Disponible en: Http://www.cancer.gov/clinicaltrials/developments/high-dose-chemo-history0501. Accedido en agosto 10, 2004.

High-dose chemotherapy with stem cell transplantation: Still no clear benefit. Disponible en: Http://www.cancer.gov/clinicaltrials/results/high-dose-chemo0703. Accedido en Agosto 10, 2004.

Hortobagyi GN, Buzdar AU, Theriault RL, et al. Randomized trial of high-dose chemotherapy and blood cell autografts for high-risk primary breast carcinoma. Journal of the National Cancer Institute. 2000;92(3): 225–233.

Leonard RCF, Lind M, Twelves, C, et al. Conventional adjuvant chemotherapy versus single-cycle, autograft-supported, high-dose, late-intensification chemotherapy in high-risk breast cancer patients: A randomized trial. Journal of the National Cancer Institute. 2004;96(14):1076–1083.

Rodenhuis S, Bontenbal M, Beex LV, et al. High-dose chemotherapy with hematopoietic stem-cell rescue for high-risk breast cancer. New England Journal of Medicine. 2003;349(1):7–16.

Stadtmauer EA, O’Neill A, Goldstein LJ, et al. Conventional-dose chemotherapy compared with high-dose chemotherapy plus autologous hematopoietic stem-cell transplantation for metastatic breast cancer. New England Journal of Medicine. 2000;342(15):1069–1076.

Tallman MS, Gray, R, Robert NJ, et al. Conventional adjuvant chemotherapy with or without high-dose chemotherapy and autologous stem-cell transplantation in high-risk breast cancer. New England Journal of Medicine. 2003;349(1):17–26.



Último revisado Septiembre 2004 por Judy Logan, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!