Facebook Pixel

Romper el Habito de Su Hijo de Chuparse el Dedo Pulgar

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Romper el Hábito de Su Hijo de Chuparse el Dedo Pulgar

El chuparse el dedo es una respuesta normal a la ansiedad y el estrés en niños preescolares y no apunta a inseguridad o problemas emocionales de su hijo. Mientras que chuparse el dedo es normal para bebés y niños que empiezan a caminar, este comportamiento debería reducirse a la edad de tres o cuatro años y terminar a los cinco años. Desafortunadamente, muchos jovencitos son lentos para romper el hábito. ¿Se amerita la ansiedad paternal por el hábito de chupar el dedo?

Un pediatra muy conocido una vez afirmó en televisión que chuparse el dedo continuamente no causa en los niños problemas dentales de importancia y no es causa para que los padres se alarmen. ¡Error! De hecho, la actividad de chuparse el dedo produce problemas significativos con el masticar, el habla y la apariencia facial.

Efectos en el hueso de la mandíbula

Entre más se chupe el dedo un niño y entre mayor sea la presión de succión, mayor será el perjuicio a los dientes y las mandíbulas. Chuparse el dedo de forma vigorosa día y noche hace que los dientes frontales se muevan, y puede aun reorganizar el hueso de la mandíbula. Los dientes superiores frontales se desalinean hacia afuera y se unen hacia arriba mientras que los inferiores frontales se mueven hacia adentro. Pero, ¿cómo algo tan pequeño como el pulgar de un niño puede efectivamente mover un hueso?

La razón por la que los pulgares y dedos son movedores de dientes efectivos y deformadores de huesos es porque los huesos de la mandíbula de niños menores de ocho años son especialmente suaves y maleables. Los niños tienen mandíbulas superiores e inferiores ricas en suministro de sangre y relativamente bajas en contenido mineral, especialmente calcio. Desafortunadamente para niños y padres, chupar el dedo prolongadamente fácilmente deforma el hueso que rodea los dientes frontales superiores e inferiores, produciendo un hoyo o puente cuando los dientes se juntan conocido como una "mordida abierta".

Si un niño deja de chuparse el dedo antes de perder su dientes de bebé y de la erupción permanente de dientes frontales, muchos si no todos los efectos desaparecen en seis meses. Sin embargo, si el hábito permanece hasta la aparición de dientes frontales permanentes, puede haber daño duradero: Dientes frontales desalineados o protuberantes, retraso en la aparición de los dientes frontales superiores e inferiores y la ya mencionada mordida abierta. Esto puede resultar en dificultades para masticar, anomalías del habla y una sonrisa desagradable.

¿Funcionan los Remedios Caseros?

Algunos padres intentan remedios caseros para destruir el hábito. Algunos ponen guantes a sus hijos antes de que vayan a dormir. Otros remojan los dedos con varias sustancias de mal sabor, mientras aún otros envuelven vendajes alrededor de los dedos en cuestión. Hasta ahora todas estas medidas son típicamente fáciles de vencer y a menos que se realicen con cuidado o bajo la supervisión psicológica pueden no ser exitosas, ya que chupar el dedo es un comportamiento profundamente arraigado

Los padre que están dispuestos a usar una técnica altamente estructurada pueden consultar las recomendaciones en Little People: Guidelines for Common Sense Child Rearing. Este libro explica con detalle una serie de pasos que involucran pintar las uñas con un material de sabor desagradable que ha mostrado ser efectivo al detener el hábito de chupar el dedo. Esta propuesta requiere de trabajo duro y consistencia de parte de los padres e hijos. No ha habido comparación directa entre pintar las uñas y otras recomendaciones que involucran restricciones de vendajes en un brazo de un niño para controlar el hábito de chupar el dedo por la noche. Para muchas familias ocupadas con tiempo limitado para gastar en superar un hábito bien establecido, estos métodos caseros son difíciles de aplicar.

La Solución Dental: Una Cuna Que No es para Dormir

Una respuesta a este dilema paterno es un simple dispositivo llamado una "cuna." Colocado por un ortodoncista en los dientes superiores del niño, la cuna generalmente detiene el hábito al primer día de uso.

El nombre técnico del dispositivo es una "cuna palatal fija," y es un tipo de abrazadera que se coloca todo el tiempo en los dientes superiores y el paladar. La cuna consiste de cables semicirculares de acero inoxidable conectados a bandas o aros de soporte de acero. El semi-círculo de cables se acomoda detrás de los dientes frontales superiores del niño, raramente visibles a simple vista. Las bandas se sujetan a los segundos molares del bebé. Existe una cantidad de diseños de cunas usadas por los ortodoncistas, todas las variaciones del mismo tema.

El primer paso para los padres es hacer una cita con el ortodoncista. En la primera visita, el médico le preguntará acerca del comportamiento de chupar el dedo del niño y examinará al niño para la posición de los dientes y la mordida. Si los dientes y mandíbula del niño presentan cambios por chupar el dedo por tiempo prolongado, el ortodoncista generalmente recomendará una cuna para eliminar el hábito. Se arregla una segunda cita, donde se toman impresiones de plastilina para los modelos de estudio de escayola, junto con fotografías faciales, dentales y mandibulares de rayos X.

El ortodoncista comienza la construcción de la cuna en la tercera visita y la termina en la cuarta. El niño experimenta dolor de los dientes traseros superiores por algunas horas y modifica la pronunciación por uno o dos días. Se recomienda no mascar chicle, dulces duros o pegajosos, palomitas, cacahuates y otros alimentos destructores de la abrazadera. Se le pide al paciente no jalar la cuna con los dedos. Se hace hincapié en el cepillado de dientes minucioso para prevenir que la comida y el crecimiento de sarro se acumulen, las infecciones de la encía y la caries dental.

Una vez que se cimenta la cuna, no hay nada que ajustar y no hay partes móviles y removibles. Este es uno de los aparatos ortodóncicos más sencillos y sin embargo el más efectivo.

¿Por qué es tan efectiva la cuna al detener el hábito de chupar el dedo? Simplemente porque elimina la gratificación del hábito. Los cables de la cuna previenen que el pulgar toque las encías atrás de los dientes frontales en el paladar (techo de la boca), cambiar una experiencia placentera en una desagradable. Al no haber satisfacción en esta actividad, el niño no tiene incentivo para continuar.

Los padres deberían saber que el niño con una cuna recientemente colocada, puede tener al principio problemas para dormir. El dispositivo no es doloroso, pero su efectividad priva al niño de una comodidad que le pudo haber ayudado a quedarse dormido. Asegúrese de ofrecer mucho cariño y amor, palabras de apoyo y felicitaciones así como proveer un cambio suave, no traumante.

Después de la colocación de la cuna, el paciente se revisa en un lapso de dos a cuatro semanas y luego uno o dos meses hasta que el dispositivo sea eliminado. Estas visitas son cortas y no dolorosas. En casos donde alimentos duros o pegajosos han aflojado las ligas, puede ser necesaria la recementación. La evasión de alimentos agresivos debería eliminar esta molestia.

Efectividad de la Cuna

La mejoría de la posición de los dientes frontales es típicamente notada después de la colocación de la cuna.Toma de cuatro a seis meses para que una mordida abierta cierre y los dientes frontales se enderecen. La abrazadera se quita entre nueve a 12 meses, tiempo suficiente para que el hábito sea un recuerdo lejano y la potencial recaída sea mínima.

¿Cuál es una buena edad para comenzar el tratamiento de cuna? El tiempo ideal es cuando los dientes frontales del bebé empiezan a aflojarse, justo antes de la aparición de los dientes adultos o permanentes. Esto usualmente ocurre antes de o después de los seis años, más allá de la edad máxima "normal" para detener el hábito de chupar el dedo pulgar. La eliminación espontánea del dedo pulgar en este tiempo permite a los dientes permanentes asumir una mejor posición que esperar hasta su total erupción para romper el hábito.

Chupar el pulgar, los otros dedos o la sábana puede ser notado en preadolescentes, adolescentes o aun adultos. A pesar de las diferencias de edades, el tratamiento ortodónticos es el mismo para todos: Colocación de una cuna para romper el hábito. Para los adolescentes y adultos, se puede prescribir asesoría psicológica para tratar con cualquier problema subyacente.

La salud dental es ciertamente importante para el bienestar de un niño. También lo es la paz mental de los padres. Para el paciente que se chupa el dedo, la cuna ortodóntica provee la respuesta para ambos.

¿Qué Hay Acerca de Chupar el Dedo Pulgar en Niños Mayores?

Chupar el pulgar, los otros dedos o la sábana puede ser notado en pre-adolescentes, adolescentes o aun en adultos. Si este esta asociado con cambios en la mordida o con tratamiento de alineación de dientes con una cuna es idéntico al recomendado para niños pequeños. Mientras la cuna puede detener efectivamente el hábito de chupar el dedo en niños mayores, el consejo puede ser indicado para tratar con cualquier problema psicológico subyacente.

¿Cuánto Cuesta Este Tratamiento?

La salud dental es ciertamente importante para el bienestar de un niño. También lo es la paz mental de los padres. Para el paciente que se chupa el dedo, la cuna ortodóntica provee la respuesta para ambos a un costo de aproximadamente $300. Los cargos por visitas al ortodoncista pueden sumar un tanto de este costo.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACION:

Adair The Ace Bandage approach to digit-sucking habits.Pediatr Dent. 1999 Nov-Dec;21(7):451-3.

Bergersen, E.O. "Preventive eruption guidance in the 5- to 7- year old." Journal Clinical Orthodontics , vol. 29, pp. 382-85, 1995.

Gawlik, J.A., Oh, N.W., Mathieu, G.P. "Modifications of the palatal crib habit breaker appliance to prevent palatal soft tissue embedment." ASCD Journal Dentistry Children , vol. 62, pp. 409-11, 1995.

Josell, S.D. "Habits affecting dental and maxillofacial growth and development." Dental Clinics North America , vol. 39, pp. 851-60, 1995.

Maguire JA. The evaluation and treatment of pediatric oral habits.Dent Clin North Am. 2000 Jul;44(3):659-69.

Rosenberg, M.D. "Thumbsucking." Pediatrics in Review , vol. 16, pp. 73-91, 1995.

American Academy of Pediatric Dentistry
http://www.aapd.org



Último revisado Julio 2003 por Lawrence Frisch, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!