Facebook Pixel

Sindrome de la Clase Turista: ?Los Vuelos Largos Incrementan Su Riesgo de Coagulos Sanguineos?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Síndrome de la Clase Turista: ¿Los Vuelos Largos Incrementan Su Riesgo de Coágulos Sanguíneos?

La trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés) es un coágulo sanguíneo que se forma en una vena profunda dentro del cuerpo. La DVT se presenta más comúnmente en las venas de la pierna, pero también puede presentarse en otras partes del cuerpo. Si un coágulo se libera, puede viajar a sus pulmones. Esta enfermedad es llamada embolia pulmonar (PE, por sus siglas en inglés) y puede ser fatal.

¿Qué causa la DVT? Varios factores contribuyen a su desarrollo. Entre estos, la edad avanzada, obesidad y un antecedente de enfermedad venosa, son particularmente comunes en personas que desarrollan DVT. Pero el factor que en los últimos años ha recibido mayor atención por parte de los medios de comunicación es viajar en avión. Los investigadores creen que viajar en avión podría incrementar el riesgo de DVT a través de uno o más de los siguientes mecanismos:

  • Menor presión de aire y la liberación de óxido nítrico en las cabinas de avión
  • Deshidratación como resultado de la baja humedad en la cabina y/o consumo de alcohol y cafeína
  • Sentarse durante mucho tiempo y la presión sobre la pantorrilla por el asiento del pasajero, el cual puede llevar a estancar el flujo sanguíneo en las venas

Un estudio nuevo, en la edición del 8/22 de diciembre de la Archives of Internal Medicine , encontró que las personas que viajaron en vuelos que duraron ocho horas o más, tuvieron 4.4 veces mayor riesgo de desarrollar DVT. Sin embargo, la incidencia de DVT fue baja y la mayoría de las personas que desarrollaron DVT tuvieron otros factores de riesgo.

Acerca del Estudio

Los investigadores reunieron a 964 personas que estuvieran planeando viajar en un vuelo que durara ocho horas o más (el grupo viajero) y, 1,213 personas que no estuvieran planeando viajar durante los siguientes tres meses (el grupo de control). Los participantes no usaban medias de compresión ni tomaban medicamentos anticoagulantes, ya que se considera que ambos reducen el riesgo de DVT.

Una semana antes de la partida de su vuelo y en un lapso -de las 48 horas de su vuelo de regreso, los miembros del grupo viajero fueron evaluados por factores de riesgo de DVT, incluyendo edad, índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés, una medida del peso en relación con la altura), antecedente personal y familiar de enfermedad venosa, uso de anticonceptivos orales y trastornos de coagulación sanguínea. En ambas examinaciones, los participantes recibieron un ultrasonido venoso para detectar trombosis venosa aislada del músculo de la pantorrilla (ICMVT, un precursor de la DVT) y/o DVT. El grupo de control también recibió estas dos examinaciones. Los participantes que tuvieron trombosis desde el inicio del estudio, fueron excluidas del mismo.

Durante cuatro semanas adicionales, los investigadores dieron seguimiento a los dos grupos para determinar si habían desarrollado un evento de trombosis venosa o si habían muerto. Después, compararon el riesgo de desarrollar estos padecimientos entre el grupo viajero y el grupo de control.

Los Resultados

Significativamente más personas en el grupo viajero fueron diagnosticadas con ICMVT. Específicamente, de las 964 personas que realizaron vuelos largos, 20 (2.1%) fueron diagnosticadas con ICMVT, en comparación con 10 (0.8%) en el grupo de control.

El grupo viajero también fue significativamente más propenso a desarrollar DVT. Siete (0.7%) de las personas que habían realizado vuelos prolongados, comparadas con dos (0.2%) que no hicieron lo mismo, fueron diagnosticadas con DVT. En general, el grupo viajero tuvo 2.8 veces más de riesgo de tener un evento de trombosis (4.4 veces más de riesgo de DVT y 2.5 veces más de ICMVT). Ningún pasajero murió durante este estudio, ni desarrolló trombosis durante el período de cuatro semanas de seguimiento.

En el grupo viajero, todas las personas que desarrollaron DVT o ICMVT tuvieron al menos un factor de riesgo. La edad avanzada y un BMI elevado fueron los factores de riesgo más comunes: 21 de los 27 pasajeros tenían más de 45 años, o bien, tenían un BMI elevado.

Después del diagnóstico de ICMVT o DVT, los pasajeros recibieron un tratamiento de 10 días con un anticoagulante, el cual ayudó a prevenir que los coágulos sanguíneos provocaran problemas serios, como por ejemplo PE. Esto podría haber llevado a la subestimación de la incidencia de DVT en el período de seguimiento.

¿En Qué Manera Le Afecta?

Estos resultados sugieren que los vuelos que duraron ocho horas o más, incrementaron significativamente el riesgo de coágulos sanguíneos, especialmente en personas con uno o más factores de riesgo. Otro estudio, en la misma edición de la Archives , se suma a estos resultados. Los investigadores observaron a 16 pasajeros que llegaron al Aeropuerto de Madrid-Barajas después de un período de seis años con PE. Todos los pacientes con PE asociada con viajar, tuvieron vuelos con duraciones de más de seis horas y, la incidencia de PE por cada millón de pasajeros incrementó conforme la duración del vuelo fue mayor.

Mientras que estos resultados podrían hacer que usted desconfíe de los vuelos prolongados, es importante tener en cuenta que la posibilidad de desarrollar coagulación sanguínea seria es muy baja, incluso si usted viaja en un vuelo prolongado. En este estudio, sólo 27 de los 964 pasajeros en los vuelos que duraron ocho horas o más desarrollaron ICMVT o DVT. Los investigadores podrían incluso haber sobrestimado la permanencia de trombosis en este estudio, ya que es posible que las personas con un riesgo mayor de coagulación sanguínea fueran más propensas a matricularse. Además, menos de una de cada millón de personas que llegaron al Aeropuerto de Madrid-Barajas fueron diagnosticadas con PE.

No obstante, usted podría tomar medidas precautorias, especialmente si tiene uno o más factores de riesgo de DVT. Un artículo de opinión que acompaña a estos estudios, señala que el riesgo mayor de DVT podría tener más relación con el permanecer sentado de manera prolongada, que con los vuelos prolongados. Usted puede evitar estar sentado durante mucho tiempo al levantarse y caminar frecuentemente durante los viajes prolongados en avión, auto o tren. Los estudios también han mostrado que debajo de la rodilla, las medias elásticas y ciertos medicamentos podrían ayudar a reducir el riesgo de trombosis, así que hable con su médico para saber si estas opciones son adecuadas para usted.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la DVT? De acuerdo al National Heart, Lung, and Blood Institute, los siguientes factores incrementan su riesgo de desarrollar DVT:

  • Una condición hereditaria que predisponga a coagulación sanguínea
  • Bajo flujo sanguíneo en una vena profunda, debido a lesión, cirugía o inmovilización
  • Cáncer y su tratamiento
  • Padecimientos médicos relacionados, por ejemplo venas varicosas
  • Embarazo, especialmente las primeras seis semanas después de dar a luz
  • Ser mayor de 60 años
  • Tener sobrepeso
  • Tomar pastillas anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Aeronautics and Space Administration
http://www.nasa.gov/

National Heart, Lung, and Blood Institute
http://www.nhlbi.nih.gov/

Fuentes:

Dalen JE. Economy class syndrome: too much flying or too much sitting? Arch Intern Med . 2003; 163:2674-2676.

Deep vein thrombosis. National Heart, Lung, and Blood Institute website. Disponible en: Http://dci.nhlbi.nih.gov/Diseases/Dvt/DVT_WhatIs.html. Accedido el 9 de diciembre de 2003.

Martinelli I, Taioli E, Battaglioli T, et al. Risk of venous thromboembolism after air travel. Arch Intern Med . 2003; 163:2771-2774.

Perez-Rodriguez E, Jimenez D, Diaz G, et al. Incidence of air travel-related pulmonary embolism at the Madrid-Barajas Airport. Arch Intern Med . 2003; 163:2766-2770.

Schwartz T, Siegert G, Oettler W, et al. Venous thrombosis after long-haul flights. Arch Intern Med . 2003; 163:2759-2764.



Último revisado 12 de diciembre de 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!