Definición

Un traumatismo craneal cerrado se refiere al traumatismo en la cabeza que provoca que el cráneo y el cerebro se golpeen y se sacudan. El daño interno puede ocurrir en las siguientes áreas:

  • Cráneo
  • Cerebro
  • Vasos sanguíneos
  • Capas entre el cráneo y el cuero cabelludo

Este daño puede causar inflamación o presión en el cerebro. La lesión puede estar presente a lo largo de todo el cerebro y el cráneo, o puede estar en una región.

A menudo el traumatismo craneal es leve. Pero, puede ser serio y poner en peligro la vida. Por lo tanto, necesita la atención de un médico.

Causas

Los traumatismos craneales cerrados son causados por traumatismo en la cabeza. Con frecuencia esto se debe a:

  • Accidentes (por ejemplo, automovilísticos, relacionados con el trabajo, relacionados con el deporte)
  • Caídas
  • Abuso

Traumatismo Craneal

Nucleus factsheet image
© 2009 Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de Riesgo

Estos factores aumentan las probabilidades de desarrollar un traumatismo craneal cerrado:

  • Ser una persona de edad avanzada (debido a un riesgo mayor de caídas)
  • Ser una persona relativamente joven (riesgo mayor de accidentes automovilísticos)
  • Practicar deportes de alto impacto (especialmente pujilismo, baloncesto, beisbol, fútbol)
  • Sufrir de abuso físico (por ejemplo, síndrome del bebé sacudido )
  • Padecer con anterioridad de un traumatismo craneal o de una conmoción cerebral
  • Abusar de bebidas alcohólicas o drogas

Consulte a su médico si presenta cualquiera de estos factores de riesgo.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer de inmediato o a los días y a las semanas posteriores al traumatismo.

Si presenta cualquiera de estos síntomas, no asuma que se deben a un traumatismo craneal cerrado. Estos síntomas pueden ser causados por otras afecciones. Consulte a su médico si presenta cualquiera de lo siguiente:

  • Síntomas de una conmoción cerebral:
    • Confusión, pérdida de la memoria acerca del accidente
    • Dolor de cabeza o dolor de cuello de baja intensidad
    • Náuseas
    • Tener problemas para recordar, poner atención, organizarse, tomar decisiones
    • Lentitud para pensar, actuar, hablar o leer
    • Sensación de fatiga o cansancio
    • Cambio en los patrones de sueño (por ejemplo, dormir más tiempo, tener dificultades para dormir)
    • Pérdida del equilibrio, sensación de aturdimiento o mareo
    • Aumento de la sensibilidad a los sonidos, la luz, las distracciones
    • Visión borrosa u ojos que se cansan fácilmente
    • Pérdida del sentido del gusto o el olfato
    • Zumbido en los oídos
    • Sensación de tristeza, ansiedad o apatía, falta de motivación
    • Facilidad para irritarse o enojarse con o sin razón
  • Síntomas de una fractura de cráneo o de un traumatismo craneal focal:
    • Fuga de líquido cerebroespinal
    • Hemorragia en los oídos
    • Debilidad o entumecimiento de los miembros
    • Dolor
    • Inflamación, sensibilidad en el área del traumatismo
    • Dolor de cabeza
    • Pérdida de la audición
    • Empeoramiento progresivo de la cognición o del nivel de viveza

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial médico. También le practicará un examen físico. Puede que lo canalice a un neurólogo para someterse a exámenes especiales.

Los exámenes pueden incluir:

  • Tomografía , un tipo de rayos x que usa una computadora para crear imágenes de las estructuras dentro de la cabeza
  • Resonancia magnética , un examen que usa ondas magnéticas para crear imágenes de las estructuras dentro de la cabeza
  • Exámenes de sangre
  • Examen neurológico
  • Exámenes neuropsicológicos
  • EEG (electroencefalograma), un examen no invasivo que se usa para evaluar la función cerebral

Si se le diagnostica un traumatismo craneal cerrado, siga las instrucciones del médico.

Tratamiento

Hable con su médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. El tratamiento dependerá de:

  • Sus síntomas
  • Ubicación y severidad de la lesión

Las opciones de tratamiento incluyen lo siguiente:

Supervisión y Observación

Para una lesión leve con pocos o ningún síntoma, su médico puede aconsejarle que espere a que los síntomas se desarrollen en los días y las semanas por venir.

Si presenta una conmoción cerebral, un adulto responsable tendrá que observarlo. También podría necesitar limitar el consumo de drogas y alcohol.

Examen Neuropsicológico

Puede que necesite practicarse más exámenes. Estos exámenes evalúan cómo funciona su cerebro. Los resultados pueden ayudar a que su médico determine:

  • Cómo va su recuperación
  • Si está listo para volver a las actividades de alto impacto

Medicamentos

Su médico podría recetarle medicamentos para:

  • Disminuir la presión dentro de la cabeza o la inflamación cerebral
  • Prevenir convulsiones (que se presentan en algunos casos)
  • Disminuir el dolor

Cirugía

Esto generalmente involucra hacer incisiones en el cuero cabelludo y el cráneo y drenar la sangre coagulada. Algunas veces se extirpa una sección del cráneo para aliviar la presión. Esto se llama craneotomía.

Prevención

Para ayudar a disminuir las probabilidades de padecer de un traumatismo craneal cerrado, realice los siguientes pasos:

  • Si toma no maneje.
  • Evite el uso de medicamentos sedantes, especialmente cuando maneje o use equipo pesado.
  • Limite el consumo de alcohol a un nivel moderado. Esto significa:
    • Dos o menos bebidas al día para los hombres
    • Una bebida o menos al día para las mujeres
  • Obedezca los límites de velocidad y otras normas de tránsito.
  • Siempre use asientos de seguridad para los niños, cinturones de seguridad y arneses para los hombros en los automóviles. Además, aprenda a usar las bolsas de aire con precaución.
  • Use casco cuando:
    • Ande en bicicleta o motocicleta
    • Practique un deporte de contacto (por ejemplo, football, soccer, hockey)
    • Use patines, monopatines y patinetas
    • Cache, batee o corra las bases al practicar baseball o softball
    • Monte a caballo
    • Esquíe o practique snowboarding
  • Disminuya el riesgo de caídas o lesiones. Proteja su hogar y su lugar de trabajo.
  • Asegúrese de que el área de juego de su hijo esté suave y libre de rocas, agujeros y escombros.
  • Practíquese exámenes de sangre de manera regular si está consumiendo medicamentos anticoagulantes.