Definición

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa y contagiosa. Puede presentarse en formas activas o inactivas. Aunque puede afectar varios sistemas orgánicos, afecta principalmente a los pulmones.

Causas

La TB es provocada por la bacteria mycobacterium tuberculosis. Cuando una persona con TB pulmonar activa tose o estornuda, las personas que se encuentran cerca pueden inhalar la bacteria. La TB se disemina fácilmente en condiciones de hacinamiento. También se disemina rápidamente entre personas enfermas o con sistemas inmunitarios debilitados.

Ingreso en los pulmones

Transmisión·por vía aérea
La mycobacterium tuberculosis se inhala a través de la boca y la nariz, se desplaza hacia los pulmones y causa TB.
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Factores de riesgo

Estos factores aumentan sus probabilidades de desarrollar TB:

  • Sistema inmunitario debilitado o enfermedades crónicas (riesgo más alto)
  • Infección por VIH
  • Desnutrición
  • Uso de drogas intravenosas
  • Alcoholismo
  • Leucemia, linfomas y otros tipos de cáncer
  • Diabetes mellitus mal controlada
  • Enfermedad renal grave
  • Corticoesteroides
  • Algunos de los medicamentos utilizados para tratar la artritis reumatoide y otras enfermedades son·etanercept, infliximab y adalimumab
  • Sistema inmunitario debilitado debido al uso de medicamentos, como fármacos para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado
  • Otros factores de riesgo incluyen:
    • Silicosis (una enfermedad pulmonar ocupacional).
    • Condiciones de hacinamiento y lugares cubiertos (p. ej., refugios para personas desamparadas, residencias, barracas militares).
    • Edad (bebés, niños y personas de edad avanzada).

Síntomas

En la mayoría de los pacientes, la TB no presenta síntomas. En otros, es fatal. La bacteria permanece latente en los pulmones. Puede permanecer allí de forma permanente sin provocar la enfermedad. Durante este tiempo, la persona infectada no puede contagiar TB a los demás. La infección se contagia una vez que la bacteria se·activa.

Si presenta algunos de estos síntomas, no considere que se deban a la TB. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Tos fuerte que dura más de dos semanas
  • Tos con sangre y esputo (mucosidad de los pulmones)
  • Dolor en el pecho
  • Debilidad o fatiga
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Sudoraciones nocturnas
  • Pérdida de apetito

Diagnóstico

Se utiliza una prueba de la piel para detectar la TB. Se inyecta una pequeña cantidad de líquido de tuberculina de prueba en la piel en la parte inferior del brazo. La prueba es positiva si, después de dos o tres días, aparece una roncha abultada y consistente en el sitio de la inyección. La roncha tiene 10 milímetros (mm) de diámetro o más (5 mm o 15 mm en ciertas ocasiones).

Una prueba positiva significa que usted ha estado expuesto a la TB, incluso si nunca estuvo enfermo. Las personas con alto riesgo de padecer TB deben realizarse una prueba de la piel con regularidad. Además, existe un nuevo análisis de sangre disponible para detectar la TB. Consulte con el médico para obtener más información.

Si tiene síntomas o signos de TB activa, su médico podría indicar lo siguiente:

Tratamiento

Algunos medicamentos pueden prevenir la activación de la TB. También pueden ayudar a curar la TB activa. Es muy importante que termine de tomar el medicamento exactamente según las indicaciones del médico. Tome todo el medicamento, incluso si los síntomas desaparecen. Si no lo termina, podría desarrollar TB resistente al medicamento. Es muy difícil curar esta forma de TB.

Para la TB inactiva

Las personas que obtienen un resultado positivo en la prueba de la piel pero no presentan signos de TB activa podrían necesitar medicamentos para prevenir la activación de la TB. Por lo general, la isoniacida se administra durante seis meses o más.

Para la TB activa

El médico probablemente le recete una combinación de los siguientes medicamentos:

Si padece TB activa, deberá estar aislado de amigos, familiares y colegas hasta que el médico le informe que la enfermedad ya no es contagiosa. Por lo general, esto sucede después de las primeras semanas del uso del medicamento. Esto ayuda a prevenir el contagio de TB. Puede reanudar sus actividades normales cuando el médico lo indique. Deberá continuar tomando los medicamentos hasta que el médico le indique que deje de hacerlo. Podría tomarlos hasta seis meses. En algunos casos, podría llegar a tomarlos hasta dos años.

Prevención

Si obtiene un resultado positivo en la prueba de la piel, podría prevenir que la TB se active tomando medicamentos. Existe una vacuna. No se utiliza de forma rutinaria en los EE. UU. debido a la protección poco confiable que proporciona. Consulte con el médico para obtener más información.

Si tiene TB activa, puede prevenir el contagio si sigue los siguientes consejos:

  • Evite el contacto con otras personas hasta que el médico le asegure que no existe peligro de contagio.
  • Tome todos los medicamentos, según las indicaciones, durante el tratamiento completo.