Facebook Pixel

Una dosis saludable de optimismo

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Una dosis saludable de optimismo

Vea con detenimiento el vaso de agua. ¿Medio lleno? ¿Medio vacío? Lo que usted percibe puede hacer la diferencia, no solo en su salud diaria, sino con el tiempo que viva.

Esto lo dicen los resultados de un nuevo estudio de la Clínica Mayo que le siguió la pista a 839 personas por 30 años. En la década de 1960, los participantes del estudio contestaron una prueba estándar para determinar si eran optimistas, pesimistas o estaban en el medio. Aquellos que sacaron un resultado alto en la escala del pesimismo tuvieron un 19% más de probabilidad de muerte prematura que aquellos que tuvieron un resultado más optimista.

El poder del optimismo

"Creo que tenemos evidencia convincente que los optimistas y los pesimistas difieren marcadamente en cuanto tiempo van a vivir," dice el psicólogo Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania en la editorial que acompañaba este estudio. "Aún no está claro si el pesimismo acorta la vida, el optimismo la alarga, o ambos."

Seligman dice que hay por lo menos cuatro formas de que el optimismo pueda afectar la longevidad:

  • Los optimistas tiende a ser menos pasivos que los pesimistas y menos propensos a desarrollar la "impotencia aprendida" o respuestas negativas o debilitantes para las cosas que les suceden.
  • Los optimistas tienden a ser más propensos a practicar medidas de medicina preventiva porque creen que sus acciones hacen la diferencia.
  • Los optimistas sufren de depresión con una escala marcadamente inferior que los pesimistas; la depresión está asociada con la mortalidad.
  • Se ha mostrado que el sistema inmune de los optimistas funciona de manera más efectiva que el de los pesimistas.

Aprender a ver el lado brillante

Por décadas, los psicólogos han estudiado el vínculo entre el pensamiento positivo y la salud física y mental. De acuerdo con Seligman, autor de Learned Optimism: How to Change Your Mind and Your Life , es más importante cambiar los patrones de pensamientos negativos a positivos que preocuparse en ser optimista. El cuadro de optimismo que el pinta no es uno de Poliana-como la ceguera a la realidad, pero si el de optimismo aprendido, basado en la precisión y el pensamiento no negativo.

Basado en los resultados de varios experimentos de larga escala, de largo plazo y cuidadosamente controlados, Seligman descubrió que los optimistas son más exitosos que los pesimistas, los políticos optimistas ganan más elecciones, los estudiantes optimistas obtienen mejores calificaciones, los atletas optimistas ganan más competencias, y los vendedores optimistas ganan más dinero.

¿Por que tendría que ser así? En su libro Self-help Stuff That Works , Adam Kahn dice que es "Porque ambos, el optimismo y el pesimismo tienden a ser profecías que se autocumplen. Si piensa que un contratiempo es permanente, ¿Por qué tendría que tratar de cambiarlo? Las explicaciones pesimistas tienden a hacerlo sentir derrotado, haciéndolo menos propenso a tomar acciones constructivas. Las explicaciones optimistas, por otra lado, lo hacen más propenso a actuar. Si piensa que el contratiempo es solo temporal, está apto para tratar de hacer algo al respecto."

Optimistas vs. no optimistas

¿Cómo puede determinar si piensa más optimista o pesimista?

"No me gusta usar la palabra pesimista porque la mayoría de las personas nunca se consideran a ellos mismo pesimistas." Dice Khan, "pero muchas personas están dispuestas a admitir que no son optimistas."

Khan, como Seligman y otros expertos en motivación, definen a los optimistas y los no optimistas por la manera en cómo explican los eventos que les suceden en sus vidas. Los optimistas ven los contratiempos como algo específico, temporal y que pueden cambiar, y por lo tanto están motivados a tomar acción. Los no optimistas tienden a ver los contratiempos como algo general, permanente y sin esperanza, síntomas de una falla generalizada que no puede ser cambiada.

Por ejemplo, un optimista que no siguió su rutina de entrenamiento por una semana podría decir, "tuve muchas cosas que hacer esta semana, y no planeé mi tiempo muy bien, tendré que hacerlo mejor la semana entrante." Un pesimista en la misma situación podría decir. "no tengo disciplina, obviamente no seré capaz de alcanzar mis metas. El ejercicio no es para mi."

Un asunto de grados

El Dr. Pierce Howard, autor de The Owner's Manual for the Brain , confronta que la línea entre el optimismo y el pesimismo no está clara.

"Usted no solo es pesimista u optimista, es un asunto de grados," dice el Dr. Howard. "Usted puede ser exitoso en la vida en cualquier lado y continuamente." Señala que las personas que tienen pensamientos pesimistas son grandes contadores fiscales, mientras que los optimistas están más inclinados para las carreras en ventas.

Poniéndose de buen humor

El humor también tiene influencia en si los pensamientos optimistas o los pesimistas dominan su cerebro, de acuerdo con la Dra Susan Vaughan, psiquiatra, psicoanalista e investigador cuyo último libro, Half Empty, Half Full , explora cómo trabajar para conseguir el control sobre el humor para que resulte en un pensamiento más positivo.

"El humor es un filtro poderoso de cómo percibimos las cosas." sostiene Vaughan, quien ve a la mayoría de las personas como una mezcla de optimismo y pesimismo, dependiendo de la situación a la que se enfrentan.

Ella señala los tres métodos que la gente optimista tienda a usar para aligerar su humor:

  • Pensamiento alternativo
  • Cuando suceden cosas malas, los optimistas tienden a tomarlas menos personalmente y tienen múltiples alternativas del por qué pudo haber pasado, y luego ponen manos a la obra para arreglar la situación.
  • Comparación a la baja
  • Aunque suene cruel, los optimistas se comparan con otros que están en peores situaciones como una forma de iluminar su propio espíritu.
  • Relajación
  • Los optimistas tienden a hacer ejercicio. yoga , y aun el "poner buena cara" como forma de relajarse y por lo tanto mejorar su humor.

El optimismo no es siempre la respuesta

"La idea de que los optimistas son más saludables que los pesimistas es demasiado simple." dice el Dr. Howard Firedman, un profesor de psicología de la Universidad de California en Riverside. "Mucha veces, el optimismo excesivo puede ser dañino para la salud. Esto se hace especialmente evidente entre los adolescentes, quienes toman muchos riesgos.

Fiedman confirma que puede ser dañino el pensar de forma optimista cuando se trata de elecciones difíciles con respecto a la salud, como dejar el cigarrillo, usar condones o utilizar el cinturón de seguridad.

"No estoy de acuerdo en que en general deberíamos tratar de hacer que todos sean más optimistas. No existe evidencia en absoluto que al tratar de hacerlo vaya a mejorar la salud en general de la población." dice Friedman.

Elegir la estrategia correcta

Seligman está de acuerdo con que hay épocas en que el ser optimista cobra su precio, como cuando se hacen planes para un futuro incierto y riesgoso, cuando se aconseja a aquellos con pobres oportunidades para el futuro, y cuando se trata de ser compasivo con los problemas de los otros. Cuando el costo del fracaso es alto, advierte, el optimismo es la peor estrategia.

Aun así, todavía hay veces en las que el optimismo puede ser un aliado poderoso. Cuando la realización es la meta, utilice el optimismo. Si está luchando contra la depresión, los pensamientos optimistas puede estimular su moral.

Cambiando lo negativo a positivo

Seligman argumenta que el optimismo, como otras habilidades interpersonales, puede ser aprendido.

"La manera en la que se explica los contratiempos es un hábito muy parecido a la manera en la que se amarra los zapatos." está de acuerdo Kahn, "No es más fácil ni más difícil cambiar un hábito del pensamiento como lo es cambiar un hábito físico." El recomienda escribir los contratiempos y practicar discutiendo con sus pensamientos menos optimistas hasta tener una visión más realista de lo que pasó y qué va a pasar si se vuelve a presentar en el futuro.

"Toma trabajo, disciplina y enfoque," dice Khan, "Pero si usted cree que no tiene estas tres cosas, esos son los primeros pensamiento no optimistas que hay que romper."

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACION:

"Optimism is Associated With Mood, Coping, and Immune Change in Response to Stress," by S.C. Segerstrom, S.E. Taylor, M.E. Kemeny and J.L. Fahey. Journal of Personality and Social Psychology , Vol. 74, No. 6, 1998.
http://www.apa.org/releases/immune.html

"Positive psychology"
Martin Seligman Research Alliance at the University of Pennsylvania
http://psych.upenn.edu/seligman/pospsy.htm



Último revisado Junio 2000 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!