Baby boomers, tengan cuidado. Si usted ignora a su cuerpo en envejecimiento mientras hace ejercicio o practica deportes, usted corre un alto riesgo de sufrir una lesión. Esas son palabras de the American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS) y the American Orthopaedic Society for Sports Medicine (AOSSM) en un mensaje sobre la boomeritis. La boomeritis es un número cada vez mayor de lesiones relacionadas con los deportes que les suceden a los baby boomers.

¿Qué Es lo que Hace que los Baby Boomers Sean Propensos a Lesiones?

Varios factores han provocado el creciente número de lesiones deportivas a los baby boomers. Para empezar, las personas están viviendo más tiempo. Además, cada vez más personas están practicando deportes.

Sin embargo, de manera más importante, los baby boomers son la primera generación en saber la actividad tan crucial que es vivir una vida más prolongada y más saludable. "Ésta es la primera generación tratando de permanecer activa en un cuerpo que está envejeciendo," de acuerdo con Nicholas A. DiNubile, MD, el presidente de Public Relations Oversight Group para AAOS. Por supuesto, siempre han habido algunas personas que permanecen activas a medida que envejecen.

DiNubile, un baby boomer que acuñó el término boomeritis, contrasta a los baby boomers con personas de la generación de sus padres que se volvieron inactivas a medida que envejecieron. "Si les dolía el cuerpo, detenían la actividad," dice. Ya no más.

Los baby boomers de hoy en día saben que el ejercicio ayuda a mantenerlos sanos y activos, pero no siempre reconocen los retos en sus cuerpos. Ellos tratan de hacer cosas que hacían cuando eran más jóvenes, y es ahí donde empieza el problema. "Tratar de recuperar su juventud mete en problemas a muchos baby boomers," dice Robert Stanton, MD, instructor de ortopédica en Yale University School of Medicine.

¿Qué Deberían Saber los Baby Boomers sobre Sus Cuerpos en Envejecimiento?

Desafortunadamente, los cuerpos cambian con la edad. Los tendones y ligamentos pierden algo de su elasticidad, lo cual conlleva a un rango reducido de movimiento en las articulaciones, haciendo que estas áreas sean más propensas a lesiones. Y cuando las lesiones atacan a nuestros cuerpos en envejecimiento, la recuperación por lo general tarda más tiempo.

Sin ejercicio regular, las personas también pierden masa muscular. La pérdida muscular relacionada con el envejecimiento por lo general empieza a mediados de los cuarenta años (antes si usted es inactivo) y podría disminuir tanto como el 10% después de la edad de 50 años. El ejercicio regular puede desacelerar esa pérdida considerablemente, pero si usted no usa sus músculos con regularidad, los tejidos se vuelven más débiles y menos capaces.

Aunque los baby boomers acumulan una variedad de lesiones, las lesiones más comunes involucran esguinces (estiramiento o desgarre de un ligamento) y torceduras (estiramiento o desgarre de un músculo o tendón) en los hombros, rodillas, y tobillos. "Las personas tratan de hacer demasiadas cosas demasiado rápido," dice Stanton.

Como resultado, los tejidos se desgarran lentamente, causando dolor. Con frecuencia, las personas no reconocen el dolor como un problema, y entrenan a pesar del dolor, causando lesiones y dolor adicionales como codo del tenista , tendonitis de Aquiles , y entablillado de espinilla .

¿Cómo Pueden Evitar Lesiones los Baby Boomers?

Si usted quiere vivir una vida más prolongada y más productiva, usted tiene que hacer ejercicio diariamente. Pero si usted es un baby boomer, también tiene que usar su cerebro. "Usted tiene que ser inteligente con respecto a lo que haga y dese cuenta que a los 50 años, usted no puede hacer lo que hacía cuando tenía 20 años," dice DiNubile.

Así que tal vez usted no pueda anotar canastas al nivel de sus colegas de 30 años de edad. Tal vez usted no pueda jugar tantos partidos de tenis consecutivos como alguna vez pudo. Haga modificaciones y juegue de manera inteligente para que no termine siendo víctima de su ego.

Para prevenir lesiones, siga estos consejos por parte de AAOS y AOSSM:

  • Sométase a una revisión médica básica. Si usted tiene más de 35 años y no ha estado involucrado en acondicionamiento regular, pida una revisión con su médico. Averigüe si usted tiene alguna condición que pudiera ponerlo en riesgo al hacer ejercicio.
  • Apéguese a un programa de ejercicio balanceado. No confíe solamente en su deporte para mantenerlo en forma, especialmente si usted sólo practica ese deporte uno o dos días a la semana. Siga un programa que incluya actividad cardiovascular, entrenamiento de fuerza , y estiramiento .
  • Haga calentamiento y estiramiento antes de la actividad física. Los músculos fríos son más propensos a las lesiones, por lo cual sería un problema si usted omitiera el calentamiento. Despierte esos músculos con trote ligero o caminata . Entonces, estire los principales músculos que va a usar; mantenga cada estiramiento 30 segundos sin rebotar.
  • Abandone la actitud de guerrero de los fines de semana. Tal vez usted no pueda obtener beneficios en el buen estado físico al meter su actividad en dos días. Propóngase el objetivo de 30 minutos de actividad física todos los días con actividades como trotar, caminar, nadar , andar en bicicleta, y entrenar la fuerza.
  • Tome clases. Contrate a un profesional capacitado para ayudarle a alcanzar y mantener la forma adecuada en su deporte.
  • Consiga el equipo adecuado para su deporte. Por ejemplo, si la pisada en el fondo de sus zapatos está desgastada, reemplace los zapatos. Si usted es ciclista, póngase un casco que le ajuste adecuadamente.
  • Siga la regla del 10%. ¿Listo para incrementar el nivel de su actividad? Está bien, pero hágalo en incrementos del 10%. Si usted camina dos millas actualmente, no espere caminar cuatro millas mañana. En lugar de eso, incremente gradualmente su nivel de actividad. Esta regla también aplica para entrenar con pesas.
  • Tenga precaución al agregar nuevos ejercicios. Si usted es un entusiasta experimentado del buen estado físico o si es nuevo en el ejercicio, evite realizar demasiadas actividades a la vez. Agregue las actividades gradualmente.
  • Escuche a su cuerpo. Cada día su cuerpo le envía mensajes sobre cómo se siente. Ponga atención en esos mensajes. ¿Le duelen las rodillas cuando esquía a través de montículos de nieve como lo hacía hace 10 años? Entonces no pase por esos montículos. No valen la pena a largo plazo.
  • Busque ayuda profesional si se lesiona. Consulte a un cirujano ortopédico para lesiones como tendonitis, artritis , fracturas por esfuerzo, o dolor en la parte baja de la espalda.