Facebook Pixel

Buscar Ayuda Profesional para un Nino Enojado--Parte Dos de una Serie de Dos Partes

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Buscar Ayuda Profesional para un Niño Enojado--Parte Dos de una Serie de Dos Partes

¿En qué punto el arrebato de ira de un niño asociado con el desarrollo normal, se vuelve un indicador de violencia futura, agresión y odio?

De acuerdo con un estudio reciente hecho por Children's Defense Fund, 316 niños estadounidenses son arrestados cada día por crímenes de violencia. Con el incremento de la preocupación sobre la cantidad de comportamientos violentos entre los niños, estamos forzados a una mirada más seria en la manera en cómo se desencadena y presenta la ira a temprana edad.

Cuando los niños demuestran constantemente comportamientos como ira intensa, pérdida frecuente de humor, irritabilidad extrema, impulsividad y frustración, se debe tomar en serio y no se debe subestimar como "una fase que pronto dejarán." Este tema complejo y problemático necesita ser examinado y entendido por los padres, maestros, cuidadores, empleados y otros adultos.

Señales de Advertencia

Había algo diferente acerca de Blake. Hora de dormir, hora de comer, hora de jugar, no importaba. Todo se tornó a un episodio. "Era mi primer hijo, así que pensé que había algo que no estábamos haciendo bien," dice la mamá de Blake. "La familia y los amigos pronto ofrecieron sugerencias. Leí cada libro acerca de disciplina y mi esposo y yo agotamos cada estrategia de comportamiento que conocíamos. Tratamos de razonar, redirigir, ignorar, el tiempo fuera, dar nalgadas, pérdida de privilegios. Nada parecía hacer la diferencia."

Desde que Blake tenía 18 meses de edad, las actividades diarias como vestirse, desayunar, jugar e ir a la escuela, muchas veces resultaban en derretimiento emocional. El comportamiento variaba, pero estaba caracterizado frecuentemente por gritos, golpes, golpes en la cabeza y lanzar cualquier objeto que estuviera a su alcance. Fue sacado de dos programas preescolares y constantemente estaba en problemas durante los primeros años de la escuela primaria. Como consecuencia de su comportamiento, frecuentemente estaba aislado de sus compañeros y era etiquetado como un problema de disciplina.

"Teníamos miedo de nuestro hijo. Una vez, cuando tenía siete años, se enojó tanto por ir a la cama que tomó a su gato del cuello y lo aventó por la habitación." Después de siete años de constante confusión, los padres de Blake decidieron buscar ayuda profesional.

Señales de Advertencia de que Se Necesita Ayuda Profesional

  • Berrinches de humor explosivos o "derretimientos"
  • Irritabilidad o impulsividad extremas
  • Agresión física
  • Peleas
  • Amenazas a sí mismo o a los demás
  • Intentos de dañarse a sí mismo o a los demás
  • Uso de armas
  • Crueldad hacia los animales
  • Incendio
  • Destrucción de propiedad y vandalismo
  • Pánico

En el momento que se observen estos comportamientos en los niños, se debe buscar inmediatamente la ayuda de un profesional en salud mental, como un terapeuta para niños, psicólogo o psiquiatra. El tratamiento temprano puede hacer la diferencia.

Busque Ayuda Más Temprano Que Tarde

De acuerdo con la consejera Dra. Kay Schrader, los padres deben buscar la ayuda de un profesional en salud mental cuando encuentren que las estrategias normales para el control del comportamiento no son efectivas para enseñar a los niños las maneras apropiadas de expresar la ira. Le sugiere a los padres que busquen ayuda cuando se den cuenta de que la expresión de ira no puede llevarse a rangos aceptables o que los compañeros rechazan al hijo debido a su comportamiento.

La intervención temprana es importante para el éxito del tratamiento, dice la Dra. Schrader. Entre más tiempo pase sin que el comportamiento sea tratado, éste se vuelve más afianzado y es más difícil de tratar.

Las investigaciones muestran que es muy probable que el futuro para los niños que no pueden controlar su expresión de ira, sea infeliz y destructivo, si es que no reciben tratamiento temprano, actual y exhaustivo. Sin tratamiento, tienen dificultad para ajustarse a las demandas de la edad adulta, mantener un trabajo y tener y mantener relaciones sanas. Esta espiral descendiente lleva al comportamiento violento que resulta en consecuencias legales.

Elegir un Terapeuta

Los padres pueden requerir una referencia del médico, consejero escolar o llamar al número de su tarjeta de seguro para buscar a los médicos aprobados. Pregunte acerca del entrenamiento del terapeuta, su educación, experiencia y filosofía. La terapia es un trabajo difícil; por lo tanto, es importante que usted y el terapeuta trabajen hacia el mismo objetivo y tengan una relación basada en el respeto y confianza mutua. El entrenamiento especializado en las áreas del desarrollo del niño, el control de la ira y las tareas de los padres son especialmente benéficas.

Métodos de Tratamiento

El tratamiento depende de las características únicas del niño y de la gravedad de los comportamientos. Es común que el terapeuta comience por recabar información de otros especialistas médicos, el niño, la familia, los maestros y cuidadores. Entender la raíz de la ira y los factores que contribuyen al comportamiento inapropiado, darán dirección hacia el tratamiento más efectivo.

  • Terapia
  • Hacer tareas en el área del problema para resolver y controlar la ira, terapia de comportamiento y psicoterapia, son métodos comunes usados por los profesionales para ayudar a que los niños expresen y controlen su ira de una manera más apropiada.
  • Medicamentos
  • Los medicamentos son otros medios del tratamiento, especialmente cuando está determinado que los arranques incontrolados de ira del niño están asociados con problemas de atención, incapacidad de tolerar la frustración o el cambio, trastornos psiquiátricos o inestabilidad extrema de humor. Dado que los medicamentos con frecuencia van acompañados de efectos secundarios, el terapeuta, la familia y el niño deben estar de acuerdo en que está es la mejor opción para la mejora.
  • Terapia en Pacientes Internados
  • En casos extremos, el tratamiento puede involucrar retirar al niño del ambiente del hogar y/o escolar para proporcionar una intervención más estructural e intensa. Es muy importante que la familia y el personal de la escuela continúen involucrados en la terapia para que puedan dar el apoyo necesario cuando el niño regrese al ambiente del hogar.

Ayudar a la Familia

La mayoría de los terapeutas trabaja con otros miembros de la familia, así como con el niño con el problema identificado. El comportamiento del niño impone gran estrés sobre las relaciones dentro de la familia. Además, ser padre de un niño difícil requiere habilidades paternales más avanzadas que la que la mayoría de los padres tiene que aprender.

Trabajar con la Escuela

Responder a las presiones de la escuela - frustración académica, presión de los compañeros, burlas, rechazo social, aislamiento - representa un desafío para cualquier niño, especialmente para uno que tiene dificultad para controlar la ira. Los padres y los maestros deben trabajar juntos para dar apoyo mutuo al niño. La consistencia es importante.

Si un médico en salud mental ha diagnosticado a su hijo con incapacidad emocional, se requiere que la escuela de asistencia si la incapacidad afecta el desarrollo escolar. Se desarrollará un I.E.P. (Individualized Education Plan) para determinar qué apoyo es necesario para ayudar al niño a que tenga éxito en la escuela. El terapeuta, consejero escolar, maestro de educación especial, maestro de aula, padres y el niño, deben aportar al I.E.P. Se le puede pedir al maestro que use estrategias específicas de control del comportamiento con el niño para apoyar el plan de tratamiento. Cuando los padres y los educadores trabajan juntos, mejoran la oportunidad del niño para tener éxito en la escuela, académica y socialmente.

El Futuro de Su Hijo

Con frecuencia, el tratamiento es un proceso largo porque el establecer nuevas actitudes y hábitos toma tiempo, pero la inversión lo vale. El tratamiento ofrece la esperanza de un futuro brillante y productivo.

Ver Parte 1: Taming Childhood Anger

Fuentes Adicionales de Información

American Academy of Child and Adolescent Psychiatry
http://www.aacap.org

Fuentes

Massey, Marilyn. "Early Childhood Violence Prevention." ERIC Digest. Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education, October 1998.

Ohio State University Website, Hughes, Robert. "Helping Children Deal with Anger at Friends"
Available at: http://www.hec.ohio-state.edu/famlife/divorce/pguides/sp4.htmAccessed November 2002

Ohio State University Website, Hughes, Robert. "Helping Children Deal with Anger at Parents" Available at: http://www.hec.ohio-state.edu/famlife/divorce/pguides/sp5.htmAccessed November 2002



Último revisado Noviembre 2002 por Larry Frisch, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!