Definición

Los cálculos renales son partes de una piedra o de un material similar al cristal. Estos cálculos se forman dentro de los riñones o en las vías urinarias. Los riñones eliminan los residuos (en forma de orina) del cuerpo. Además, equilibran el contenido de electrólitos y agua en la sangre al filtrar la sal y el agua.

Existen varios tipos de cálculos renales:

  • El tipo más común contiene principalmente calcio con fosfato u oxalato.
  • Otros tipos contienen ácido úrico, estruvita o cistina.

Cálculos renales

© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Aproximadamente, el 50% de los cálculos renales se deben a causas desconocidas. Algunas de las causas conocidas incluyen:

  • Quimioterapia (es decir, cálculo de ácido úrico)
  • Demasiado oxalato en la orina (hiperoxaluria)
  • Muy poco magnesio en la orina (hipomagnesiemia)
  • Demasiado calcio en la orina (hipercalciuria)
  • Demasiado calcio en la sangre (hipercalciemia)
  • Muy poco citrato en la orina (hipocitraturia)
  • Bacterias pequeña alrededor de la cual se puede formar un cálculo
  • Demasiado ácido úrico en la orina (hiperuricuria, gota)
  • Bacteria que produce enzimas que aumentan la cantidad de amoníaco y estruvita en la orina
  • Una anomalía heredada de la forma en que el cuerpo maneja la cistina
  • Determinados medicamentos (tales como el indinavir)
  • Retención de orina

Factores de riesgo

Estos factores aumentan sus probabilidades de desarrollar cálculos renales: Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:

Síntomas

Algunas veces, los cálculos renales no provocan síntomas y abandonan el cuerpo a través de la orina. Sin embargo, la afección puede provocar un dolor intenso.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor agudo y punzante en la parte inferior de la espalda que puede manifestarse cada unos pocos minutos y durar de 20 minutos a una hora.
  • Dolor en la parte baja de abdomen y la zona de la ingle, los labios de la vagina o los testículos.
  • Náuseas, vómitos o diarrea.
  • Sangre en la orina
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Ardor y dolor al orinar
  • Fiebre
  • Infección de las vías urinarias

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de orina: para detectar sangre, pus, bacterias y cristales en la orina
  • Análisis de sangre: para controlar la función renal y los niveles de calcio y ácido úrico
  • Cultivo de orina: si se sospecha de infección
  • Tomografía computarizada (TC) en espiral: un tipo de radiografía que usa una computadora para obtener imágenes del interior del riñón
  • Ecografía: una prueba que usa ondas sonoras para examinar los riñones
  • Pielografía intravenosa (IVP, por sus siglas en inglés): radiografía especial que produce imágenes del aparato urinario (en la actualidad, se utiliza con menos frecuencia)
  • Orina de 24 horas: para controlar los niveles de numerosos factores, incluidos el calcio, el fósforo, el ácido úrico, el oxalato y el citrato

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño y de la ubicación de los cálculos renales. El tratamiento puede incluir:

Agua

Para cálculos pequeños, beber por lo menos dos o tres cuartos de galón de agua por día ayudará al cuerpo a eliminar el cálculo por medio de la orina. El médico le puede dar un recipiente especial para atrapar el cálculo cuando lo elimine de manera que se pueda analizar. Si tiene dificultades para retener líquidos, es posible que deba ser hospitalizado para recibir líquidos por vía intravenosa.

Medicamentos y estimulación nerviosa

El médico puede recomendarle que tome analgésicos. Es posible que necesite medicamentos que se suministran por vía intravenosa o intramuscular. Además, la terapia de estimulación nerviosa podría resultar útil para aliviar el dolor. * 2

Los medicamentos utilizados para tratar la presión arterial elevada (p. ej., bloqueantes de los canales del calcio y alfabloqueantes) pueden ayudar a que el cuerpo elimine los cálculos renales. * 1

Cirugía

Una cirugía puede ser necesaria si el cálculo:

  • Es muy grande o está creciendo
  • Causa sangrado o lesiona al riñón
  • Causa infección
  • Bloquea el flujo urinario

Los tipos de cirugía incluyen:

  • Colocación de una endoprótesis: se utiliza para permitir que pase la orina
  • Ureteroscopia y extracción de los cálculos mediante una cesta o litotricia láser: se utiliza una cámara para ubicar el cálculo y se emplea una pequeña cesta para retirarlo
  • Litotricia extracorporal de onda corta (ESWL, por sus siglas en inglés): usa ondas de choque para disolver los cálculos que son demasiado grandes para pasar
  • Nefrolitotomía percutánea: utiliza un visor ubicado a través de un tubo pequeño en la espalda para retirar un cálculo grande
  • Litotomía: cirugía abierta para extraer un cálculo (muy poco frecuente en la actualidad)

Si le diagnostican cálculos renales, siga las instrucciones del médico.

Prevención

Una vez que se ha formado un cálculo renal, hay más posibilidades de que se forme otro. A continuación, se encuentran algunas medidas para prevenir esta afección:

  • Tomar líquidos en abundancia, especialmente agua.
  • Consulte al médico para saber cuál es la dieta correcta para usted. De acuerdo con el tipo de cálculo que tenga, se le puede aconsejar que:
    • Evite los jugos de manzana y de toronja.
    • Beba más jugo de arándano.
    • Evite los alimentos con alto contenido de oxalato, como las espinacas.
    • Ingiera menos carne roja, de pescado y de ave. Estos alimentos aumentan la acidez de la orina.
    • Reduzca la ingesta de sodio (especialmente, si tiene cálculos de calcio).
    • Aumente la ingesta de magnesio.
    • Beba limonada a diario.
    • Aumente la ingesta de fibras.
    • Adelgace.
  • Si tiene una glándula tiroides agrandada, es posible que necesite que se la retiren quirúrgicamente.
  • Los medicamentos pueden incluir:
    • Medicamentos que controlan la cantidad de ácido en la orina
    • Alopurinol o fosfato sódico de celulosa: para tratar la orina con alto contenido de calcio
    • Hidroclorotiacida (un diurético): para tratar la orina con alto contenido de calcio
    • Thiola: para reducir la cantidad de cistina en la orina