El que los niños se enganchen con una actividad recreativa al aire libre les ayuda a crecer siendo físicamente activos. Las caminatas y el canotaje son deportes que ellos pueden empezar como preescolares y disfrutar para toda la vida.

"Yo creo que es importante enseñarle a los niños a ser activos de una manera que ellos puedan mantener como un estilo de vida," dice Andrea Muller, quien supervisa programas juveniles educativos para el Appalachian Mountain Club en Pinkham Notch, New Hampshire. Ella anota que con frecuencia, la participación en deportes en equipo se detiene cuando empieza la de tipo escolar.

Para niños pequeños, no establezca objetivos inalcanzables como escalar hasta la cima de una montaña. Comience gradualmente con una caminata corta para recolectar diferentes tipos de hojas o un viaje en canoa para reconocer tortugas y otros seres acuáticos. Sea flexible acerca de sus planes y deje que la curiosidad de su hijo sea su guía.

Caminata

Los niños pueden comenzar aventuras de caminata tan pronto como pueden caminar (o antes si se les lleva en una mochila para bebé). Las caminatas fortalecen las piernas, el corazón y los pulmones. Además provee una forma divertida de acondicionamiento para toda la familia.

Empezando
Para piernas cortas, tome caminatas cortas en parques o en senderos naturales con un terreno relativamente plano. Con niños grandes o adolescentes, encamínese hacia las colinas y cuente las millas.

Planeación
Planee caminatas con destinos emocionantes - una vista panorámica, una cascada o un lago para nadar. Los pre-adolescentes y adolescentes pueden participar en la planeación del viaje. Permítales escoger el destino, hacer un mapa de una ruta segura y ayudar a empacar las provisiones necesarias.

Consejos de seguridad

  • Nunca camine solo.
  • Manténgase juntos como grupo, caminando al paso de los caminantes más lentos. Si los niños más grandes quieren caminar más rápido que los pequeños, designe un punto de reunión fácil de encontrar.
  • Conozca su ruta. Siga un mapa o pregunte a un guardabosques acerca del sendero.
  • No corra en senderos rocosos o empinados.
  • Pise alrededor o sobre rocas y raíces cuando sea posible.
  • Manténgase en el sendero para limitar el daño a la naturaleza y evite la hiedra venenosa , roble venenoso y las garrapatas.
  • No espere hasta sentirse sediento para beber.
  • No beba de riachuelos, los cuales pueden estar contaminados con organismos infecciosos.
  • Tome descansos frecuentes (por lo menos cinco minutos cada media hora para novatos).
  • Esté preparado para el mal clima o para un viaje más largo de lo esperado. Lleve ropa, comida y agua extra.

Canotaje

Los niños pueden empezar a subir a una canoa aproximadamente a la edad de un año. Conforme van creciendo, ellos pueden empezar a remar , lo cual fortalece la parte superior del cuerpo. Asegúrese de seleccionar remos que sean apropiados en longitud y peso.

El bote
Para estabilidad y espacio, escoja un bote largo, plano. Los niños se pueden sentar al centro o, si son pequeños, en la proa frente a un adulto. Una vez que empiezan a remar, ellos se pueden rotar entre la proa y la popa para aprender cómo propulsar y gobernar el bote.

En una canoa abierta, usted querrá proteger sus pertenencias. "Necesitará una bolsa seca para la comida, un botiquín de primeros auxilios y capas extra de ropa," dice Muller. "Existen bonitas mochilas disponibles a prueba de agua que flotan y que son repelentes al agua."

Empezando
Empiece con salidas cortas en agua tranquila - pequeños lagos, estanques o ríos de movimiento lento. Con niños grandes y más experimentados puede probar ríos con corrientes más fuertes o incluso en agua blanca.

Planeación
Planee detenerse para un descanso y dar a todos una oportunidad de estirar las piernas. Escoja un punto donde usted pueda subir y bajar del bote.

Consejos de seguridad

  • Use un chaleco salvavidas personal (PFD por sus siglas en inglés) de talla apropiada - infantil, chico, mediano o para adulto. Evite los estilos de colla de caballo anaranjados, que pueden ser calientes e incómodos.
  • Aprenda cómo nadar o experimentar el flotar en un PFD.
  • Aprenda a remar y a hacer rescates acuáticos.
  • Mantenga la calma y sujétese de los gunneles (bordes superiores de los lados del bote) cuando baje o suba de la canoa.
  • Los niños de en medio deberían sentarse en la base del bote usando cojines de asiento que dupliquen la flotación del dispositivo.
  • No pase súbitamente de un lado de la canoa al otro.
  • Conozca su ruta - la dirección de la corriente, lugares para orillarse y estacionarse, presas, rápidos y otros peligros.
  • Si el viento o las olas son fuertes, arrodíllese en lugar de ir sentado en los asientos mientras rema.
  • Consulte los pronósticos del tiempo antes de salir. Si se ve envuelto por una tormenta, vaya a la orilla lo antes posible.
  • Lleve cuerdas extras para amarrarse a las orillas o hacer rescates.
  • Comience las excursiones de ríos, río arriba, así el viaje de regreso - cuando esté más cansado - será más fácil.

Qué vestir

Capas
Para cualquier actividad al aire libre, la vestimenta usa el "principio de la cebolla", - use múltiples capas como playeras, sudaderas y chamarras, las cuales pueden quitarse y ponerse fácilmente. Evite el algodón puro, que le puede causar frío y hacerle sentir desagradable al mojarse. Las mezclas de algodón, lana y pelo (como el Polartec) aislan mejor.

Caliente y frío
Tenga en mente que los niños se sobre calientan y bajan su temperatura más rápido que los adultos. También recuerde que un niño que se lleva en un porta bebé o se sienta en la popa de la canoa probablemente se enfríe más que los caminantes o remadores.

Lluvia
Lleve consigo un equipo para lluvias por si acaso y use un sombrero con ala para protegerle de los rayos solares y los insectos. Los lentes con protección UV también son una buena idea cuando se encuentra próximo al agua y a gran altitud.

Caminata
Para las caminatas, use zapatos para caminar o botas de montaña ligeras que tengan suficiente espacio para los dedos. Horme sus botas en casa antes de aventurarse en una caminata. Vista dos pares de calcetas para prevenir ampollas.

Canotaje
Para canotaje, use sandalias deportivas o zapatos para nadar para protegerse de rocas filosas o vidrios rotos.

Qué llevar consigo

  • Suficiente agua - un cuarto por persona para un viaje de cuatro horas y más en un día caluroso. (Deje que cada niño lleve su propia agua. Las cantimploras son convenientes.)
  • Botanas/comida - escoja comida compacta como fruta,queso , barras de granola. GORP o pasas y cacahuates son siempre los favoritos.
  • Lupa, caja para insectos, binoculares y guías para observar la naturaleza
  • Pañuelos o papel higiénico
  • Bloqueador solar (SPF 15+)
  • Repelente de insectos (para niños menores de seis años, use repelentes con concentraciones DEET no mayores de 10%)
  • Botiquín de primeros auxilios con parches adhesivos, cintas protectoras adhesivas, gasas, tela adhesiva, venda ace, seguros, pinzas, calmantes de dolor que no sean aspirinas, tabletas anti-diarrea y medicina para las alergias, si es apropiado
  • Navaja para acampar, lámpara y cerillos

Lo que más le gusta a los niños

Sobre el canotaje

"Remar en la puesta de sol y escuchar a las aves."

- Alex Garver, 10 años, Decatur, Georgia

"Ver la vida salvaje como grullas, martín pescador y tortugas."

- Lauren Rodda, 10 años, Acton, Massachusetts

Sobre las caminatas:

"Estar afuera en el aire fresco y espacio abierto."

- Chase Stonecipher, 13 años, Riverton, Wyoming

"Ir a mi lugar favorito (una vista panorámica del valle) y escalar a la punta de una gran roca. Me siento más alto y más poderoso."

- Sean Taber, 9 años, Albuquerque, New Mexico